Yo, delincuente

Por Daniel Pizarro

Como en Mayo del 68 en París, la poesía y la frase justa y profunda surgen en Santiago de Chile en Octubre del 2019. Una blanca sábana de un hogar modesto exhibe un mensaje: “No sentir rabia es un privilegio”. En la imagen que sigue, una ciudadana levanta un cartel que dice: “El pueblo unido, al saltar el torniquete, no evade: reacciona”. Aprendan políticos parasitarios, que hablan para no decir nada. Daniel Pizarro, en esta nota, asume ser un “delincuente y un vándalo”. O sea, un ciudadano.

“No me interesa escribir en caliente el análisis más sesudo o certero.

Me urge escribir.

En estos momentos en que nada se decide aún, pero la memoria de lucha popular despierta del letargo a la par del fascismo, sería una decepción muy honda ver que todo esto se diluye en nada. En más represión y castigo cotidiano y en invitarnos a seguir comiendo mierda con cara de contentos o huevones (siempre hay drogas, fútbol, alcohol y otras válvulas para salir del paso).

El capitalismo neoliberal, como vemos, funciona de maravillas con los milicos en la calle. Es su condición fluctuante, aflora y subyace, permanentemente renovada, en danza con el miedo de muchos a perder el trabajo: nuestra normalidad vasalla y reflejo condicionado.

Poner la violencia por sobre la desigualdad que la genera es y será la estrategia de la clase dominante. Poner al pueblo contra el pueblo para que los que creen que hay algo que perder pidan a gritos a los milicos. Ya conocemos la historia.

¿Habrá algún político para decir la verdad ahora ya, con fuerza y sin rodeos? Uno que se juegue el pellejo por dar expresión política a esta explosión de justo malestar, a riesgo de perder la apuesta.”

Palabras de un delincuente y vándalo.

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *