Home Agencia de Noticias Ya está en quioscos la edición mundialera de El Ciudadano: ¡Corra por ella antes que se agote!

Ya está en quioscos la edición mundialera de El Ciudadano: ¡Corra por ella antes que se agote!

by Juan Ortega

portada82Si bien el fútbol nos tiene a todos contentos, lo que no nos seduce tanto es el espíritu farandulero y la cantidad de negocios que lo circundan, alejándolo cada vez más del sentido lúdico que lo inspira.

En esta edición de El Ciudadano buscamos resaltar que el “planeta pelota”, como dice Eduardo Galeano, tiene lógicas que sobrepasan incluso la autodeterminación de los pueblos y, si bien nos encanta que gane la Roja de Todos, también hay otras causas en este Chile, que esperaríamos  tuvieran siquiera la mitad de la convocatoria que logran las pantallas, pequeñas, grandes y gigantes desplegadas por la ciudad cuando sale a la cancha.

En este, el número 82 de El Ciudadano, presentamos el lado B del Mundial Sudáfrica 2010. No todo lo que brilla es oro:

De pasión de multitudes a negociado billonario; Las leyes especiales y royaltis de la FIFA en Sudáfrica; Restricción a la libertad de prensa alrededor de La Roja de Todos; Niños son explotados para fabricar pelotas; Entrevista a Eduardo Galeano, quien dice que cada cuatro años se muda al “planeta pelota”.

Además de los temas futboleros:

El legado de Clotario Blest: un hombre del Bicentenario; La deuda del Estado chilenos con la población discapacitada; Otro lado del deporte, cuando se hace por puro gusto. Bruno Bernal, el atleta porteño de 80 años que acusa a la Maratón de Santiago por un error que lo deja fuera de los records históricos; Y, por otro lado, la denuncia de 2 mil cadáveres en Colombia, en la fosa común más grande de América.

Le invitamos a que adquiera la primera edición quincenal de nuestro periódico, a que se suscriba, que apoye esta nueva apuesta que hacemos por llevar las noticias que importan a los quioscos de Chile, dos veces por mes.

¡Corra por ella antes que se agote!

El Ciudadano

Te puede interesar

Deja un comentario