Uruguay: El país que se suicidó

Por Nazareno Roviello, desde Montevideo

Todo concluye al fin, nada puede escapar, todo tiene un final, todo termina: una premisa a la cual ningún ciclo de la vida puede escapar y tampoco logró hacerlo Uruguay, el país más progresista y estable de América Latina. Luego de 15 años de gobiernos del Frente Amplio, este domingo primero de marzo llega a su fin cuando, en el traspaso de mando, Tabaré Vázquez le entregue el poder a Luis Lacalle.

El ciclo lo termina el presidente que menos progresista fue del partido y el que perdió el ballotage también fue el candidato menos progresista de los que habían ido a la interna.

Quienes ganaron, van desde militares represores hasta quienes participaron llevando el país a la quiebra varias veces. Para que cualquier persona comprenda sin el contexto y bajo la polarización que siempre dominó el mundo, son los malos vs los buenos y más o menos, los liberales y negocios con amigos vs un programa de inclusión y desarrollo económico.

Parece que nadie puede escapar a la polarización y Uruguay no fue la excepción. El país que todo el continente idealiza sin saber mucho y que por ser el más progre más esperábamos. Al igual que en toda relación humana, idealizar solo trae desilusión y Uruguay fue durante los últimos 8 meses el gran y ya clásico: “amiga date cuenta”.

Entre la batalla cultural y el desconocer los datos empíricos

Poco se habló en la previa de las elecciones lo que se había hecho mal y mucho se habló durante y luego del resultado de noviembre. Algunos piensan que es fácil analizar con el diario del lunes, pero el problema de Uruguay es que antes de las elecciones tenía los diarios, las enciclopedias, la calle, la universidad y todos los resultados estadísticos que decían en gran parte qué cambiar, cómo y por qué, sumado a que todos los hechos señalaban que no había que votar a la derecha.

El vecino más cercano y más directo que mira a la banda oriental es Argentina. Aquí es de conocimiento popular lo que Argentina sufre todos los días, 40% de pobreza, una deuda comprometida sobre el 90% del PBI con acreedores privados y el famoso FMI que han sufrido todo los países. También se sabe el discurso de odio de Bolsonaro y los desprendimientos de toda la causa Odebrecht, la cual ya manchó al entorno de Luis Lacalle Pou. Lo que pasó con el correísmo en Ecuador, donde su ex vice presidente cuando asumió llamó al FMI y comenzó a trabajar en el detrimento del salario real. El estallido en Chile y la victoria de Alberto Fernández, el golpe de Estado en Bolivia. El suicidio del ex presidente de Perú por las causas de Corrupción, el estallido en Colombia luego de convertirse en el país con más migración interna debido al terrorismo estatal de los militares y grupos paramilitares donde en los últimos meses mataron a 200 líderes sociales y el propio Estado quiso encubrir un operativo que terminó en la propia matanza de 18 niños.

Estadísticas económicas, sociales y judiciales que una tras otra indican que el progresismo no ha solucionado nada de fondo pero que la derecha aprovecha siempre en profundizar toda desigualdad.

En estos debates sobre la realidad latinoamericana, muchos han subestimado y hasta quieren descartar la batalla cultural. Pero es una batalla que han perdido todos los países, Uruguay también es ejemplo. Crear conciencia y revolucionar el pensamiento es muy importante para sostener los proyectos a futuro. También lo es profundizar políticas, comunicar bien, hacer autocríticas y transparentar al Estado. Rubros en los cuales han fracasado todos los gobiernos del continente y uno tras otro han tenido los mismos problemas. ¿No será hora de que la militancia se ponga seria y asuma el momento?

En el microclima de Uruguay, un montón de gente estaba cansada por los mismos problemas de siempre, muchas veces creados por los medios monopólicos, pero también problemas reales que tiene la gente de a pie. La inseguridad y la falta de ascenso social son dos fantasmas que visitan a cada gobierno progresista. Se redistribuye cierto dinero y se invierte más, pero nunca alcanza para que los pobres dejen de ser realmente pobres y la clase media se estire cuanto quiera para invertir y llegar a ser ricos. No necesariamente el ascenso social hacia la riqueza es lo más importante, pero el mercado manda eso y es de lo que básicamente habla todo el mundo.

¿Cómo le fue a Uruguay en números?

Luego de la crisis del 2002, al igual que el resto de los otros países, Uruguay había quedado explotado: pobreza extrema, deuda y un pueblo cansado políticamente. En las elecciones de 2004, Tabaré llegó a la presidencia ganando en primera vuelta con más del 50% de los votos, por primera vez una coalición de izquierda en el poder. 

Contrario a lo que hicieron Venezuela y Argentina, Uruguay aprovechó el alza de precios de la época, lo que comúnmente se llama commodities, en lugar de quemar la plata, estableció un plan pseudo sustentable de progreso donde la economía creció al 67% durante 13 años consecutivos. Un logro para enrostrarle a cualquier país pero, como todo índice, por sí solo no dice nada. Se convirtió en el segundo país con más PBI per cápita de la región, sólo detrás de Chile, el oasis neoliberal donde la gente vive a crédito. Pero además, el índice promedio de cuánto produce cada persona al producto bruto interno total tampoco dice nada, lo que importa es la redistribución ya que, en los promedios, pocos producen mucho dinero y acumulan riquezas. 

Para esto, el índice mundialmente conocido que mide la desigualdad es el coeficiente GINI. Ese índice en Uruguay bajó, pasó de 0,468 en 2007 a 0,390 en 2017, convirtiéndose en el país menos desigual del continente. Ahí está el verdadero logro del Frente Amplio, que también se estancó cuando el precio mundial de los granos y otras exportaciones empezó a caer en conjunto con China. 

Pudo sostener el crecimiento en menor escala y sumar en estos años una infinidad de políticas sociales que mejoraron la calidad de vida de la población uruguaya. Creada la oportunidad, la nueva conciencia uruguaya, que veía crecer al país, también demandó más y un montón de propuestas no fueron atendidas. Si bien la inflación es baja comparada con Argentina, es un poco más alta que la media regional, el crecimiento de los sueldos también fue sostenido y bajaron la pobreza desde 2004, cuando superaba el 40%, hasta debajo del 5% en los últimos años. La indigencia ya casi no es un problema para el Uruguay aunque, al igual que en cualquier país, los índices marcan una cosa y la realidad otra.

La pobreza no mide todo lo estructural que limita la calidad de vida de las personas y, por supuesto, que solo mide necesidades básicas, muy básicas. Aún si hiciésemos un análisis profundo de todos los errores cometidos y el oído sordo frente a muchas temáticas importantes para la sociedad, definitivamente Uruguay fue el país de mayor éxito final en todo el continente. ¿El misterio? ¿Por qué la gente no quiso seguir profundizando el cambio?

Un mundo de posverdad, temática de inseguridad que nadie puede ni quiere resolver y los medios quemándole la cabeza a la gente las 24 horas, cosas obvias. Pero el resultado es que se le entrega un país estable a un grupo de personas que si tuviesen que atender un hospital de diabéticos, lo primero que hacen es llegar con golosinas de regalo. La mayoría tiene cero noción en políticas públicas y están ahí más por cuestiones ideológicas que pragmáticas, como los militares que finalmente se animan a meterse en política y los evangelistas que también van por todo en el continente. 

A quienes llegan al gobierno se los acusan de “duros” y, aunque la gente no pueda afirmarlo con pruebas, cierto es que Uruguay tiene dos problemas que no puede solucionar: el consumo de drogas y los suicidios. Si bien la droga más consumida y con menos trabajo de prevención es el alcohol, el paisito se encuentra en el sexto lugar de los países que más consumen cocaína y en el primer lugar mundial en cantidad de tratamientos. Por otro lado, es el segundo país de la región con más suicidios y con una tendencia que aumenta en los últimos años. Cada 100 mil habitantes, más de 20 de suicidan y son cifras alarmantes. La violencia y el consumo que crece y la salud mental que aunque tarde, poco a poco se va volviendo una temática mundial preocupante para resolver de manera pronta, ya que cada vez más habitantes padecen de algún problema. Poca expectativa de futuro, drogas baratas y discursos violentos, mucho se parece la sociedad a sus gobernantes.

Aunque parezca desatinado, parece que Uruguay, luego de ver la poca expectativa de futuro en sus vecinos y consumir drogas de manera barata, a pesar de ser el país que más recursos tiene para dejar el consumo, eligió finalmente suicidarse.

  25 comments for “Uruguay: El país que se suicidó

  1. Lua
    2 Marzo 2020 at 0:29

    Excelente reflexión, gracias compañero por levantar la voz del paisito y poner en palabras las distintas subjetividades del entramado social.
    Hasta la victoria!

  2. 2 Marzo 2020 at 2:30

    gracias por emitir información, que sea clara y que nos ponga a pensar y querer recibir más. Nuevamente gracias.

  3. 2 Marzo 2020 at 4:28

    Siempre aparece lo tonto de la educacion del pueblo . el que no aprende se equivoca una y otra vez.

  4. Pablo Alfredo
    2 Marzo 2020 at 7:43

    Triste artículo. Desde el olimpo juzga, sin tener la capacidad de advertir que el mismo demuestra que las políticas seguidas en los últimos 15 años aumentaron todos los problemas sociales. Uruguay es hoy es un barrio violento y dividido, con la mitad de su población llena de envidia y rencor. Es muy necesario el cambio.

  5. Mylenka
    2 Marzo 2020 at 18:16

    Hace unos meses el cómico argentino Enrique Pinti dijo lo siguiente: “Los uruguayos son unos pelotudos. Porque toda América tratando de parecerse a ellos y ellos quieren parecerse a nosotros”.
    El gobierno frenteamplista deja las arcas llenas (porque no se robaron nada) y el nuevo gobierno con tal de justificar la entrada del FMI (al que los sucesivos gobiernos frenteamplistas le pagaron toda la deuda) hablan de crisis y de finanzas desprolijas.
    Son tan impresentables que después de llenarse la boca diciendo que estaban preparados para gobernar, al día de hoy varias oficinas públicas de interés, les pidieron a los actuales directores que sigan en sus cargos porque no tienen personal para cubrirlos.
    Un integrante de este nuevo des-gobierno, el Sr. Isaac Alfi, es el representante de una firma extranjera multinacional que le inició juicio al Uruguay. Este Sr. integra el equipo económico del nuevo presidente y va a viajar al exterior a apoyar a quien le hace un juicio la país, reclamando una indemnización de U$S 3000 millones de dólares. Y así podría seguir.
    No tienen verguenza!!! Y si bien el pueblo los votó, cabe hacerles recordar que ganaron por un pelito.

  6. David
    2 Marzo 2020 at 19:55

    Pablo Alfredo aqui en estos comentarios es el típico ciudadano que votó a esta derecheta miedosa, incapaz y mentirosa.
    No le bastan los números, los datos, los estudios por organizaciones ajenas e idóneas, las encuestas, etc. Pide un cambio porque supuestamente, es necesario después de 15 años, pero vuelve a quienes estuvieron desde siempre, antes de esos 15 años. No se da cuenta que el cambio lo estábamos viviendo en estos 15 años justamente, que lo que viene ahora es una vuelta a lo mismo de antes.
    El uruguayo votó por nabo que es, nomás. Quisieron votar contra realidades desagradables que, infelizmente, existen en todo el mundo y que sólo crecen. Pero no se dan cuenta que gracias a estos 15 años que ellos tanto critican, estas realidades no azotaron tanto a Uruguay sí comparado a otros países de la región. Decir, por ejemplo, que la violencia en Uruguay es un problema enorme, teniendo a Brasil al lado, es de una ceguera terrible. O hablar mal de la economía, teniendo a Argentina al lado. O criticar la transparencia del gobierno, estando en la región sudamericana junto a países como Venezuela o Bolivia. Muy insólito. Y en eso, “éstos” votaron “cambiar por cambiar” nada más. Le creyeron a quien prometió que puede cambiar esas realidades desagradables, pero que no lo hicieron cuando tuvieron la oportunidad durante muchísimo tiempo. Le dieron el país a quien venía gobernando desde siempre antes de esos 15 años y que en tanto tiempo no habían sido capaces de poner a Uruguay en el lugar envidiado por muchos, que esos 15 años lo pusieron. Le dieron el país a quien no siquiera tuvo la mayoría verdaderamente. Se juntaron muchos desgraciados con poquitos votos y le ganaron a uno solo con muchos votos.
    Si hay un premio al cornudismo, Uruguay tiene que ganarlo.

  7. Selva L[opez Chirico
    2 Marzo 2020 at 22:21

    Al señor Pablo Alfredo hay que internarlo. Dònde està la mitad del paìs tomado por la envidia y el rencor?

  8. Elsa
    2 Marzo 2020 at 22:22

    Es excelente!

  9. Mario Ancel
    3 Marzo 2020 at 11:49

    Buenas reflecciones!!!!Comparto lo dicho en el artículo…El cambio era necesario para la oligarquía reaccionaria y para los tontos que se engañaron!!!!!

  10. Nicolás
    3 Marzo 2020 at 12:10

    Aclaro no soy partidario de ningún sistema político actual, soy libre y evaluó quien hace lo mejor en los 5 años, porque para eso le paga el pueblo. Y ahora una gran pregunta! Porque perdió el Frente Amplio? Si todo estaba de maravilla y toda la gente contenta con su gobierno, pregunto, porque no se. O será de un punto de vista partidario.

  11. Rodrigo L.
    3 Marzo 2020 at 14:05

    Lamentablemente la gente se acostumbra rápidamente a lo bueno y piensa que así fué y va a ser siempre. Lo peor de todo es que el nuevo gobierno está formado por la gente que siempre se opuso a las conquistas sociales y laborales de todos los uruguayos. Las perspectivas en estos próximos 5 años, son muy preocupantes.

  12. 3 Marzo 2020 at 14:30

    La verdad hay personas que aún ignoran el mal gasto de la gestión pasada y la anterior que hsn muerto muchos ciudadanos más que en dictadura que estamos presos de nuestros hogares por la delincuencia y el nuevo código de proceso penal que favorece al delincuente la educación el más alto índice de repetición grados de pobreza insólitos y un gobierno enriquecido !!! Corrupción como no se vio antes indice de subsidios nunca antes vistos en jóvenes !!! Hay gente que parece no ver la realidad !!!

  13. Ricardo
    3 Marzo 2020 at 14:53

    Opiniones de afuera …son opiniones de afuera…Respeto las opiniones de quiénes viven aquí…aunque no esté de acuerdo con ellas…Para contar la historia…hay que vivirla!!Los de afuera son de palo!!!

  14. Cacho
    3 Marzo 2020 at 15:51

    Que estupidez esto… habla de Tabare Garquez no??? Súper hizo la plancha! La gente desconoce a quien favoreció el FA en estos 15 años, yo no digo que el PN vaya a ser populista, ni mucho menos. Ellos no se disfrazan, son lo que son. Mi argumento no es de derecha, es lo que viví en carne propia, las corporaciones se beneficiaron como nunca en el gobierno del FA. Fueron gobiernos que favorecieron la venta de ganado en pie, desabasteciendo el mercado interno y colaborando al cierre de fabricas, privatizando el agua, mediante la ley de riego, se mantuvo a las afaps y se aclaró en caso de ganar, se iba a realizar la reforma de la seguridad social. decayó el nivel educativo de forma alarmante, se potenció que pasen los chicos, porque hay que demostrar a los organismos de credito que estámos mejor, Se modificó el contenido de las carreras universitarias en detrimento de los estudiantes y en benefició de los posgrados pagos. Con la nueva carga impositiva asfixián al trabajador y polulan las zonas francas. El boleto es el más caro de la región, los combustibles los más caros, cuando el barril de crudo llego a estar a la mitad. Se rescató empresas fundidas, que en poco tiempo dieron perdidas monstruosas. el déficit es uno de los más altos de la historia. Se benefició a la banca privada y a los intermediarios como abitab. Claramente los frentistas tienen visión parcial de los gobiernos frenteamplistas. Algunas de las políticas que se llevaron acabo aquí fueron: intentar privatizar el hospital universitario, beneficiar el mercado privado de la salud a través del fonasa, se desmanteló policlinicas públicas hasta cerrarlas, se utilizó las ppp para construir escuela, liceos, carreteras, etc. Cuando se cuenta con la mano de obra especializada en el estado para hacerlo y a un costo muchisimo menor que hacerlo con privados. Se reprimió a estudiantes, y a activistas medioambientales en marchas pacíficas. Se decreto esencialidad a la educación cuando los maestros reclamaban lo que se prometió en campaña el 6% para la educación. Se pagá y agrandó la deuda externa. Se extranjerizo la tierra como nunca antes, la mayoría de los latifundios pertenecen a las multinacionales extanjeras. Se exoneró de impuestos a las constructoras para que baje el costo de la vivienda y lo que se logró es perder de recaudar y enriquecer a los privados, el costo de una vivienda en uruguay sigue siendo inaccesible aprox. 100 mil dolares. Favorecieron la instalación de las multinacionales en el comercio, en la industria de la celulosa, en los frigorificos, de la cerveza. Terciarizaron los Entes públicos todo lo que les fue posible. Se Entregaron permisos a mega barcos chinos para la pesca a gran escala en nuestro río. Se perdonaron deudas millonarias a amigos corruptos, la Canasta basica está en casi $90 mil. Cuando el salario basico se encuentra sumergido en 16mil pocos pesos. El Dolar casi $40. Las tasas de desocupación maquilladas, hoy si haces una changa una vez al mes, no sos desocupado, si vendes en el bus lapiceras, no sos desocupado, si sos feriante, no sos desocupados. Podría seguir. Considero que las personas que creen en un cambio hacia la izquierda dentro del frente amplio despues de 15 años de gobierno con apoyo polpular y condiciones regionales optimas. Es como la mujer golpeada que jura que el marido va a cambiar y va a ser afectuoso. Y es más no cambia porque su cúpula se vendió, nos traen espejitos de colores, matrimonio igualitario, despenalización del consumo de marihuana, plan ceibal… y los cambios de fondo no se realizan. Mientras tanto juan pueblo sigue esperando. Cual es sino la respuesta de que se siga despoblando el campo, se sigan engrosando los asentamientos, aumentando la población carcelaria. Porque para cajero en el TaTa se presenten + de 500 personas? No es para esto que ganó en frente… para cambiar de asiento eso ya lo vienen haciendo los blancos y colorados desde hace años.

  15. Lujan Nuñez
    3 Marzo 2020 at 19:30

    Es triste escuchar estos comentarios.El País en estos 15 años a nivel Social perdió en todo .Hice la gente se acostumbrar a a tener una limosna en vez de trabajar.La inseguridad es tremenda.Vazquez una persona con piel de cordero q abajo de ella hace mucho dominó e hizo uso de ese poder con licitaciones q hizo q ganarán sus Clínicas y empresa de su hijo.Triste muy Triste.Mucha esperanza en lo q se viene.Viva el Uruguay

  16. 4 Marzo 2020 at 1:26

    Ahora se viene un aumento de todas las tarifas, dijo Alfie, con su habitual frialdad. Las empresas públicas tienen tres días para pronunciarse en ese sentido. Mi corazón tembló, porque no sé a cuanto subirán esas tarifas y son muchas. Los que tienen recursos sobrados, no lo notarán, otros muchos, sí. Muy linda la ceremonia de cambio de mando. Muy democráticos todos, tan lindos y tan bien vestiditos para los actos de asunción, con aparente ilusión. Todo papel pintado. Qué más se vendrá? El tiempo, que es sabio, irá mostrando la verdad. La quizá cruda verdad

  17. NESTOR
    4 Marzo 2020 at 9:50

    Parece que es una discusion interna de un comite de base, una nota escrita con gran inteligencia pero plagada de mentiras y medias verdades. Pretende idealizar una gestion que solamente deja numeros negativos, corrupcion, incremento de estado, entrega a los bancos, incremento fatal de la deuda, un desastre que idealizan? Por favor que esto se lo coma quien quiera pero a mi no me entra nada de esto. Suerte

  18. Seba
    4 Marzo 2020 at 9:53

    “Pero el resultado es que se le entrega un país estable a un grupo de personas que si tuviesen que atender un hospital de diabéticos, lo primero que hacen es llegar con golosinas de regalo” síntesis del gobierno multicolor

  19. Rosario Bottino
    4 Marzo 2020 at 13:08

    Una muy buena reflexión. Como “lo que es moda, no incomoda”, los uruguayos votaron a la derecha, que se ha puesto de moda en Latinoamerica. Lo bueno, es que las modas pasan. Ojalá en cinco años se vuelva a la izquierda nuevamente.

  20. Juan
    4 Marzo 2020 at 21:14

    El comentario de Cacho ya resume en números gran parte de los resultados del gobierno saliente y sobre lo cual no hay dudas. Ahora la discusión no debe ser esa sino la parcialidad que tienen los votantes de uno y otro lado a la hora de analizar la realidad!! La incapacidad de autocritica del uruguayo ha llegado a nivel Dios jaja. Personalmente me parece patético el artículo llegando a conclusiones sin datos sustanciales que lo avalen, cargado de subjetividad (ideología sería demasiado pretencioso porq ni eso tiene). Es el típico artículo o comentario de la venida a menos izquierda latinoamericana, donde alguna vez hubieron personas inteligentes y dignas de leer o escuchar hoy solo se trata de un grupo de pelotudos q no saben ni justificar porq votan lo q votan. Su único camino es descalificar sin argumentos, es decir que se vuelve 15 años atrás, y no entienden que lo que se votó es un cambio de gobierno porq lo viejo ya estaba enquistado… contaminado. Pero lo que me impresiona más es que hay personas que creen q van a estar mejor con uno u otro por el solo hecho de q haya ganado su partido político. Señor/señora déjense de romper los huevos… póngase a trabajar y preocúpese por cambiar para mejor usted no su gobierno… le aseguro que mal no le va a ir. Ahhh y para escuchar hinchas de fútbol podemos ir al estadio

  21. Alfredo María Villegas Oromí
    5 Marzo 2020 at 0:35

    Alguna de estas FOCAS ¡saben lo que es la democracia? El que gana gobierna y más de la mitad de los uruguayos elegimos a Lacalle Pou, El artículo es una vergüenza donde se miente descaradamente. El pseudoperiodista que lo escribe no tiene la menor idea sobre la “maravillosa gestión de Bonomi” sobre “la honestidad de Sendic”, el apoyo obligado por el gobierno para venderle leche a Venezuela que jamás pagó y obligó a la quiebra de dos empresas lácteas y a la frustración de tamberos “oligarcas” que trabajan 365 días por año sin parar, sin tomar empresas, sin impedir que los camiones salgan a repartir nada más ni nada menos que leche, Tampoco sabe sobre la muchacha que asesinaron a mansalva en Salinas, empleada de una estación de servicio y que alcanzados los delincuentes fueron liberados por la “fiscala” por una un tecnicismo. No sabe que la educación está en ruinas y los narcotraficantes se instalaron en Uruguay porque nadie controla nada. Tampoco sabe que estos “milicos represores” refiriéndose seguramente a Manini Rios, fue comandante de las Fuerzas Armadas designado por Mujica en su gobierno. Sería buenos que todas estas FOCAS fueran un tiempito a vivir a Cuba o a Venezuela (países que tanto admiran) y traten de hacer un paro, o decir del gobierno lo que dicen de nuestro presidente elegido democráticamente, seguramente si lo hacen quedarían inmediatamente presos por las “libertades” de Maduro o Castro. Lamentablemente estos frenteamplistas aplaudidores del “suicidio del Uruguay” son los que le pusieron la pistola en la cabeza a nuestro país. No soy de derecha, milité siempre en la Democracia Cristiana, pero tengo sentido de la crítica y no una venda en los ojos. El que le pone palos en la rueda a un gobierno democrático es un golpista como los milicos del 73, un traidor a la patria. Y se van a tener que hacer gárgaras con “Agua y Ajo” porque, pese a ellos, Lacalle Pou va a gobernar para TODOS los uruguayos, incluso a estos malparidos que le desean lo peor y por eso, va a ver gobierno multicolor por Laaaaaargo tiempo.

  22. Norma Rodriguez
    5 Marzo 2020 at 13:26

    EL Uruguay no se suicidó. El Gobierno entrante lo compró con mucha plata, narcotráfico incluído pagando a los más ignorantes del norte del país y con el apoyo de los terratenientes de siempre.

  23. Magenta
    7 Marzo 2020 at 16:34

    Ayer hablábamos con mi hija sobre lo que no hizo el frente socialmente para que se lo siguiera confiando: abandonar totalmente a las familias con sus jóvenes adictos a las drogas baratas, las drogas de exterminio ,no creando ninguna legislación real de apoyo al adicto y sus familias.
    Inadmisible verdad? Pero así fue.
    Yo estaba en un barrio donde había una “boca” de suministro de drogas, en un bar en la esquina de la misma cuadra donde estaba la comisaría policial!!
    Como esto pasaba impunemente?

  24. Walter Acevedo
    13 Marzo 2020 at 1:34

    Alfredito, alfreditooo…iba a comentar algo pero no puedo, no paro de reirme, jua, jua, juaaa…esa frase,”más de la mitad de los uruguayos voto a lacalle pou”…jua, jua juaaaa…me mató, no, no, no…29% alfreditooo !!!100% dividido 2 cuánto te da ???? Jua, jua, jua, juaaa…burrooooo !!!! No, no, no, la dejo acá, no vale la pena explicar algo a estas cabecitas, ja, ja, ja, ja, jaaa…estamos en el hornoooo !!!!

  25. Virulento
    29 Marzo 2020 at 8:52

    Me encantaria que se hiciera una nota a la fecha de hoy sobre el aporte del frente amplio y la solidaridad que tanto pregonan, sobre los sueldos de sindicales que salieron a la luz, en fin, sobre todo lo que se dijo siempre y ahora siesta saliendo a la luz…

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *