Home Agencia de Noticias Un candidato presidencial, la Escuela de las Américas (SOA) y el muñeco Pinocho el bueno

Un candidato presidencial, la Escuela de las Américas (SOA) y el muñeco Pinocho el bueno

por rdresdner

Chile: Un candidato presidencial, la Escuela de las Américas (SOA) y el muñecco Pinocho el bueno

por José Venturelli / Extraído de Kaos en la Red

Para el nuevo circo electoral en Chile es bueno saber la historia pasada y la muy reciente de sus candidatos. Esta tiene que ver con el ex-ministro de defensa, Andrés Allamand.

La Escuela de la Américas (SOA o School of the Americas) tiene un historial siniestro en América Latina. Historial para el cual fue precisamente, diseñada. Subvertir cualquier orden social y democrático que pudiera interferir con los intereses de los EEUU y de sus asociados en crimen y dictadura de América Latina. Los dictadores chilenos, argentinos, brasileños, uruguayos, sus oficiales de la represión, desapariciones, crímenes y administradores de la dictadura fueron mayoritariamente parte de esos “estudiantes becados” por el Imperio. Ya sabemos lo que pasó en Chile y de la herencia de la dictadura que sigue penando en este país… hoy transformado en el país del lucro y de la dicta-(no tan)-blanda. El drama de estos graduados se ha hecho sentir en forma terrible en lugares como Guatemala, donde la población indígena, que es mayoritaria, ha sufrido lo indecible.

Bueno, hay que saber que Andrés Allamand, hoy candidato por la derecha a Presidente de Chile, en el mes de marzo pasado, siendo Ministro de Defensa, recibió a una delegación del Observatorio de la Escuela de las Américas (es decir, gente que han denunciado a la SOA por sus repetidos crímenes en América Latina).

La idea era (y sigue siendo tarea para todos los queremos terminar con las dictaduras y las violaciones sistemáticas de los derechos humanos) de que Chile no siga mandando oficiales a “formarse” para ser golpistas, torturadores, abusadores y el recambio de los existentes ahora… Pues, resulta que Allamand, en esa reunión, primero negó saber nada, luego, que “la escuela de la SOA ya no existía”. Cuando se le indicó que había cambiado de dirección y nombre pero que seguía haciendo las mismas actividades anti-democráticas trató de desligarse y de decir que “ya no”…  De hecho, la escuela esta hoy se llama “Western Hemisphere Institute for Security Cooperation” (WHINSEC), ex School of the Americas, Obviamente, Andrés Allamand  sabe quien le pasa órdenes y quien es el amo, y por ello está dispuesto a mentir. Si fuera cierta la historia de Pinocho (“el bueno”, el muñeco de madera, al que le crecía la nariz cuando mentía y no el “malo”, ese dictador que sí fue apoyado por la SOA) tendríamos ahora un candidato cuya narizota no le permitiría mirarse de frente en un espejo…y menos ser elegido. Excepto como mentiroso.

Lo más grave es que, mientras negaba todo, este candidato a presidente, sabía que un mes después se establecía, con la participación del Ejército chileno y personal militar de EEU una nueva versión de la SOA, nada menos que en Ritoque… con caras nuevas y limpias pero con las mismas sucias intenciones. Y allí, bajo sus órdenes que trataba de ocultar, hay en Chile una Escuela formadora de golpistas y violadores de derechos humanos y de enemigos objetivos, con evidencia, de la democracia. ¡Buenazo el “candidato democrático” de la derecha”. Como si fuera poco, en esta “globalización del Imperio”, las han creado recientemente en Paraguay (donde hubo un golpe de estado este año con el beneplácito de los EEUU) y, la última, es en Perú. Sin embargo, la corriente de la historia también tiene cosas muy buenas: ya son varios los países (Venezuela, Bolivia, Ecuador) que han rechazado abiertamente seguir mandando gente a las actividades de la SOA… donde sea que estas estén instaladas. Las intervenciones y asaltos por estos “estudiantes graduados en anti-democracia” son conocidas en muchos países y se exige que esto se termine.

La semana pasada hubo reunión en Columbus, Georgia (EEUU) para exigir el cierre de esa institución maquiavélica del imperio. Desgraciadamente, no pude asistir. Pero los que lo pedían eran ciudadanos de varios países. Pero, fundamentalmente, había estadounidenses democráticos, progresistas y defensores de los derechos humanos. Interesados, al punto de que en Chile en marzo pasado, precisamente, expresaron esa solidaridad. Tuve la oportunidad de viajar con un miembro de esa delegación, el abogado norteamericano, Kent Spriggs, que trabaja por los DDHH’s en el mundo. Fuimos nada menos que a nuestra amenazada Patagonia, invadida entonces por las Fuerzas Especiales de ocupación y represión mandadas por el Presidente Piñera y su ministro ultra, Rodrigo Hinzpeter. Vimos también como salían derrotados por un pueblo que se unió a defender sus derechos.

La democracia recorre largos caminos pero hay luchadores por todos lados. Y recordemos quienes son los defensores y promotores -abiertos y escondidos- de las instituciones que “fabrican golpes y represión”. En Chile los hay de los dos. Pero también los que luchan por sus derechos y que van haciendo camino hacia la democratización de nuestro país.

te puede interesar