Testigos relataron sus vivencias luego del paso del tornado por el centro de Concepción

escrito por Sótero Suazo (TBB)

Foto: Sótero Suazo Véjares

Fue un fenómeno meteorológico complemente inusual el que se vivió a las 14 horas del viernes, en varias calles del centro de Concepción, con el paso de un tornado que no sólo provocó daños materiales, sino que causó una honda impresión y mucho pánico entre quienes lo presenciaron.

“Empezó con una lluvia muy intensa, y después se formó un viento muy fuerte, que venía desde calle Maipú hacia este sector, hacia calle Freire”. Víctor López atinó a cerrar su negocio de venta de accesorios telefónicos, ubicado en Freire con Caupolicán, todavía impresionado por el paso de un tornado que en minutos causó destrucción y pánico entre quienes circulaban por ese sector, a las 14 horas del viernes 31 de mayo.

Hacía poco que se había desatado una fuerte lluvia, cuando un viento inusual y violento sorprendió y atemorizó a transeúntes y comerciantes del lugar. Aníbal Pinto y Rengo, en sus intersecciones con Los Carrera, Maipú, Freire, Barros Arana, O’Higgins, San Martín y Cochrane, fueron parte del trayecto del tornado que venía proyectándose en forma directa desde Talcahuano en dirección hacia el Parque Ecuador.

Víctor López registró el momento exacto en que se desataron los poderosos vientos, “como buen periodista que llevo dentro”, dijo.

Según su testimonio, en ese momento “comenzó a dar vueltas el remolino, botando madera y latas de techo. Entonces fue cuando atiné a cerrar el local, para que no nos cayera un proyectil del mismo tornado y, ponernos a cubierto”.

Reconoció que fue un momento muy complicado: “Corríamos riesgo de que nos cayera algo encima, se cortara un cable, las latas que estaban sobrepuestas nomás o lo que estaba al frente en el mercado; en un tornado las cosas vuelan para todos lados”.

El comerciante aprovechó para comentar la lamentable situación del Mercado de Concepción, aún en ruinas desde que se incendió en 2013. “Hay que poner hincapié en qué van a hacer con ese mercado, porque ya es mucho el tiempo que está paralizado. Dicen que es monumento pero deberían remodelarlo, hacer la pega. Los escombros que hay ahí son un peligro, podríamos estar lamentando muertos. Gracias a Dios yo tuve buenos reflejos y, además de grabar, nos pude poner a salvo”.

En Maipú con Caupolicán, Tegualda Shopp, vendedora de verduras, reconoció que tuvo mucha suerte de resultar ilesa tras esos segundos terroríficos, cuando muchas latas volaron, convirtiéndose en un serio peligro. “No me acuerdo nada, porque el puesto y todas estas latas nos cayeron encima, antes no nos cortamos la cara con las latas”.

“Claro que me duele la cabeza, porque se me vino todo esto encima, pero estoy bien gracias a mi señor”, señaló.

Agregó que “de las cosas que tenía, se perdieron unas pocas. Harta suerte he tenido, tenemos un Dios vivo por eso”.

Según su explicación, “las latas volaron de mitad de cuadra, de al lado del Supermercado del Confite, donde eso se quemó, dejaron todo así no más y eso es lo que el viento arrastró hasta acá”.

Juan Carlos Soto, dependiente de la Florería Novoa, de la Pérgola de Caupolicán, también fue testigo de fenómeno meteorológico. Regresaba de almorzar por calle Maipú cuando escuchó que alguien gritaba: “¡¡Un tornado!!”. Se detuvo de inmediato y miró hacia calle Carrera.

“Ahí hay un estacionamiento, donde antiguamente estaba el Supermercado Santiago y claro, en el aire venían en forma circular volando latas, cartones, incluso palomas”, relató.

Rápidamente se refugió en una paquetería junto a otras personas, mientras los vientos huracanados pasaban por arriba de la pérgola, “y por eso los destrozos, voladura de techos, zinc”.

“En la esquina de carrera hay unos zinc del Ganga, del Unimarc, del Supermercado del Confite que miden más de 15 metros, porque son de la fachada, largos hacia arriba. Esos venían volando…” Las planchas quedaron en Maipú con Caupolicán.

Con las imágenes aún muy nítidas en su mente, Soto comentó que “donde está el ServiEstado de Freire se rompieron los ventanales del segundo piso, y cayeron y hubo personas heridas. Justo en ese sector fue un caos, y lamentablemente hay pérdidas; aquí por ejemplo se nos destruyeron nuestros arreglos”.

Con todo lo peor fue el susto que vivieron quienes presenciaron el tornado, como muy bien lo reconoció Juan Carlos Soto. “El temor que causa ver estos fenómenos que son poco usuales. Esto no es normal, se habla de una tromba, otros de un tornado, pero yo lo vi y traía ese movimiento circular”.

En lo que observó en ese momento, dijo que pudo apreciar que “venía de Talcahuano hacia acá, en un radio especifico. No abarcaba grandes dimensiones, sino que iba haciendo el daño por donde pasaba, y justo nos tocó a nosotros”.

Por  Sótero Suazo – Tribuna del Bio Bio

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *