Septiembre…

El mes de septiembre ha sido testigo de hechos relevantes en nuestra historia pasada y reciente, alguno que próximamente nos permitirá un largo y alegre feriado y otros que nos llamarán a la reflexión y recuerdo como lo serán el 11 de septiembre y la interrupción  armada del gobierno legítimo del Presidente Allende.
La historia, aquella que algunos no la quieren en los planes de estudio, la memoria que otros quieren (o prefieren) olvidar, el horror de una dictadura que, muchos aún, se niegan a reconocer, pondrán a prueba, como cada año, nuestro derecho a pensar diferente, a recordar y porque no a soñar con un mundo mejor.
Han pasado 46 años y muchos de los protagonistas, vivos aún,  no estamos por “dar vuelta la página” como nos piden algunos sectores, no, queremos conmemorar a los nuestros, queremos verdad,  justicia (como no),  reparación pero también exigimos no olvidar.
El proceso de “recuperación democrática” tuvo, sin duda, muchos frentes de  lucha, combate o como quieran llamarlo. Hubo actores relevantes en lo político, en lo social, en lo cultural y en la defensa de los derechos humanos.
También hubo miles, que están invisibilizados, que se la jugaron en el sindicato,  en el liceo o en la universidad, en el campo o en la ciudad… en Chile y en el exterior… Hace apenas un par de días, se reconoció a dos importantes dirigentes sociales: Ricardo Barrenechea y Antonio Deij, ambos con severos problemas de salud. 
Ese hecho me motivó a escribir un par de líneas para relevar no sólo el valor de la personas, sino de algunos lugares que se transformaron en verdaderos sitios de resistencia cultural y en los cuales artistas, poetas, cantores populares, payadores, en peñas o encuentros musicales favorecieron la lucha anti dictatorial.
El rol de sociedades mutualistas como la Lorenzo Arenas, Carpinteros y Ebanistas, Martínez de Rozas, Pedro de Valdivia entre otras; el Colegio Médico, los Sindicatos Petrox y de Suplementeros, el del Cuero y el Calzado, la Casa Azul en Talcahuano, etc. contribuyeron a la organización de verdaderos núcleos de defensa de la cultura y la democracia.
Luego, los lugares de en que funcionaron la Vicaría de la Solidaridad, la Comisión Chilena de DD. HH. o el CODEPU que cobijaron a las víctimas de la represión, las organizaron y llenaron de esperanza  a mujeres, jóvenes, agrupaciones de familiares de detenidos desaparecidos, de ex presos políticos, de exiliados, exonerados  y relegados…  no se pueden olvidar.
Y qué hablar de las Parroquias que con sus sacerdotes al frente que fueron focos de resistencia espiritual y física. Baste sólo recordar al Padre Carlos Puentes de la Parroquia Santa Cecilia de Talcahuano o la Parroquia Universitaria enclavada en un centro neurálgico de la lucha estudiantil.
Rescato el carácter amplio, unitario y sin sectarismos con que se trabajaba en esos lugares… ¡qué lejos estamos de eso hoy día!
Ojalá que los que estiman que el fin de Pinochet sólo fue obra de los partidos políticos o de una “cocina” con ingredientes militares conozcan que si bien la historia la escriben  “los de arriba”,  la hacen “los de abajo”, que con su trabajo a veces invisible van creando condiciones incluso para derrotar a una dictadura.

GABRIEL REYES ARRIAGADA

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *