Home ROMPER EL CERCO INFORMATIVO CON UNIDAD

ROMPER EL CERCO INFORMATIVO CON UNIDAD

by Patricio Rivera

DECLARACIÓN DE LA RED DE MEDIOS DE LOS PUEBLOS:

Con el propósito de contar con una orgánica de Red que permita visibilizar masivamente las luchas de los Pueblos de Chile y sus soberanos derechos, los días 8, 9 y 10 de mayo nos dimos cita en Valparaíso medios de comunicación: papel, web, radio y tv para conformar la Red de Medios de los Pueblos.

Nuestra intención: sonar más fuerte en conjunto; hacer masivas las reivindicaciones de derechos que la organización social tiene en regiones y en Santiago; elevar a discusión pública temas trascendentales para la soberanía de la ciudadanía trabajadora, como son el derecho al agua y a una educación de libre acceso en todos sus niveles, entre otros.

Creemos en la comunicación como herramienta política para la conquista de derechos restringidos por la Constitución actual, creemos en la fuerza de un movimiento amplio y transformador que, haciendo uso de las nuevas y clásicas tecnologías para la comunicación social, se hace valer como un Tercer Sector, una fuerza distinta al modelo dominante de Privados-Gobierno.

El primer sector, el empresariado, tiene todas las ventajas y los privilegios. El segundo sector, el Estado, está claramente al servicio de los primeros, en desmedro de los Pueblos que coexisten en este País, como el Pueblo chileno y los diversos Pueblos Originarios y, a su vez, de todo un vasto conglomerado de trabajadores, pobladores, estudiantes, campesinos, pescadores artesanales, estudiantes, minorías sexuales e inmigrantes, que conformamos el Tercer Sector… estamos condenados a la invisibilidad y al despojo si los medios de comunicación de esta tercera fuerza no tomamos un rol activo por equilibrar la balanza.

La naciente Red de medios ordenados por formatos periodísticos, estamos comprometidos con la justicia social y medioambiental, ajenos a temas partidistas, estamos organizados para informar sobre el actuar inescrupuloso del capital transnacional, para denunciar la corrupción a escala local y nacional, para romper el centralismo imperante pero, sobre todo, estamos llamados a trascender el ejercicio clásico de los medios de información, pasando a la articulación de acciones comunicacionales directas que tienen que ver con hacer carne demandas históricas de los pueblos de Chile.

Nos interesa que la minería transnacional pague impuestos reales no evadibles, que permitan financiar salud y educación de calidad con libre acceso para todos los habitantes de la Matria. Nos interesa que no se siga privatizando Codelco, pues es el colmo que nuestros gobernantes sigan permitiendo el saqueo del que estamos siendo víctimas, cuando el estratégico Cobre debiese estar al servicio del bien público. Nos interesa no seguir siendo un país exportador de materias primas, nos interesa que la participación ciudadana sea efectiva y real, (el derecho a revocación); nos preocupa la grosera inequidad de la distribución de la riqueza en Chile y que aún se mantenga un sistema electoral tan antidemocrático como es el binominal. No obstante, nos motiva el saber que no estamos solos y que somos muchos: David luchando contra un Goliat, que cada día que pasa nos omite en su egoísta soledad.

Respetamos la autonomía de cada medio integrante de la Red y compartimos ejes temáticos que nos hacen sentido. Creemos que el explorar caminos de financiamiento colectivo que hagan posible nuestra acción, es labor titánica que tenemos que tener en cuenta al momento de pensar en el derecho a existir que tienen los medios de comunicación que permiten la autorepresentación de intereses populares.

Sobre el acaparamiento ilegitimo…

De acuerdo a un estudio del Observatorio de Medios Fucatel, correspondiente a 2005, se invierten en publicidad 4.315 millones de pesos en prensa escrita por parte del gobierno central, terminando un 77% de estos recursos a manos de El Mercurio y Copesa, quienes cuentan con millonarios respaldos del avisaje del mundo transnacional y privado.

Entendiendo que hay fondos que son de carácter público, a los cuales todos contribuimos con nuestros impuestos, vemos que se hace justo, en bien de la libertad de expresión y la democracia, que haya una redistribución de dicha inversión estatal en materia de avisaje, puesto que si no hay reformulación al respecto, se estaría violando el artículo 19 Nº12 que garantiza a las personas la libertad de emitir opinión y de informar sin censura previa, y el artículo N°22 en su artículo 19 de la Carta Fundamental, que garantiza el derecho a la no discriminación arbitraria en el trato que deben dar el Estado y sus organismos en materia económica.

Entendiendo lo anterior es que la Red de Medios de los Pueblos ha tomado la decisión de apoyar la demanda que tiene hoy Punto Final contra el Estado de Chile y la Dirección de Compras y Contratación Pública, por infracción a la libre competencia y por propiciar un escenario de comunicaciones hegemónico, sesgado ideológicamente y que daña la libertad de expresión y que restringe la posibilidad de un diálogo democrático en igualdad de condiciones.

En el caso de las radios comunitarias, estas, pese al proyecto de ley que se encuentra en discusión en el parlamento y al que se le puso suma urgencia por parte del ejecutivo, siguen enfrentando un escenario de discriminación, ya que no pueden acceder a publicidad, tienen concesiones por menos de quince años, siguen sin aumentar su potencia y elevar sus antenas por sobre los 18 metros, y no podrán tener alcance provincial, regional o nacional, y además, sigue sin reconocerse el derecho al acceso equitativo al espectro radioeléctrico. Chile se encuentra muy lejos de la realidad de otros países latinoamericanos, donde se discute el repartir en tres tercios las ondas de radio: entre los medios estatales y gubernamentales, los sin fines de lucro y comunitarios, y los comerciales.

El caso de las televisoras comunitarias o ciudadanas es aún peor, ya que no tienen ningún reconocimiento legal, pues la ley vigente no contempla este tipo de medios, con una banda de canales colapsada y un Consejo Nacional de Televisión que sólo otorga concesiones a los que ofrezcan mejores condiciones técnicas. Así, las televisoras populares deben “colgarse” de la única señal libre de la banda e intentar autofinanciarse sin poder acceder a aportes fiscales ni a una discusión pública transparente, referente al nuevo escenario de la televisión digital que parece estar dejándolas fuera.

Inicialmente, y como Red de Medios de los Pueblos, queremos contarles que ya hemos emprendido un camino de cooperativismo, intercambio de contenidos y campañas comunicacionales conjuntas próximas a estrenarse. Este paso constituyente es sin duda un gran ejercicio solidario de un grupo importante de comunicadores sociales que, recobrando el sentido ético del periodismo, nos disponemos de lleno a trabajar para un nuevo Chile que florezca de la mano del poder soberano y constituyente de sus habitantes. Unidos en la acción de comunicar con, por y para los pueblos.

Red de Medios de los Pueblos Chile

Junio 2009

Fuente: Mapuexpress

Deja un comentario