Rigoberta Menchú: «En Chile se destapó una represión brutal»

La convulsión social se mantuvo este domingo 3-N en Chile con espectáculos artísticos e intervenciones callejeras que llamaron a mantener la lucha por una sociedad menos desigual, mientras activistas muestran preocupación por las víctimas fatales y los heridos en las protestas.

A 17 días del inicio de la crisis, la preocupación sobre la vulneración de derechos de los manifestantes se transformó en uno de los temas sobresalientes del mayor desafío que enfrenta el país desde el inicio de los gobiernos civiles en 1990.

«La preocupación es mundial sobre Chile por todo lo que ha pasado», dijo Rigoberta Menchú, premio Nobel de la Paz 1992, tras reunirse con autoridades del Instituto Nacional de Derechos Humanos (Indh) en Santiago.

La activista llegó en representación de organizaciones sociales de varias partes del mundo para solidarizarse con los familiares de los más de 20 muertos durante las protestas. Además busca conocer los detalles de las 179 denuncias interpuestas ante la justicia por el Indh por casos de maltratos, torturas y abusos sexuales sufridos por manifestantes.

“Ha caído el paradigma que existía sobre Chile en el sentido de que este era el país más avanzado de la región en cuanto a tecnología, economía, procesos eleccionarios y de repente se destapa una represión brutal, con un número nunca antes visto de detenciones ilegales, heridos en los hospitales, que realmente conmueve”, acotó la premio Nobel.

«No es posible vivir con esta represión y acá lo que hay que cuestionar es la doctrina de Carabineros”, añadió la líder indígena guatemalteca.

Menchú señaló que “el Estado es responsable para que indemnice a las víctimas, sobre todo a aquellos que a los cuáles se les dañó sus ojos (…) Acá el Estado es responsable de resarcir a las víctimas”.

El estallido social, que inició con estudiantes llamando a evadir el metro de Santiago en reclamo al aumento de tarifas, sumó violentas protestas, saqueos y cuestionadas intervenciones de las fuerzas de seguridad. En la primera semana del conflicto, militares patrullaron las calles junto a la policía amparados en un «estado de emergencia» decretado por el mandatario derechista Sebastián Piñera.

En cuatro de las cinco muertes en las que se investiga la participación directa de las fuerzas de seguridad, estarían involucrados efectivos militares, según las querellas presentadas por el INDH.

El instituto también mostró el sábado particular preocupación por 157 casos de lesiones oculares, ocurridas durante las manifestaciones.

Resumen Latinoamericano

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *