¿Qué tienen que hacer capitales noruegos en Wallmapu? ¡Nada!

Pilmaiken el río cuyo nombre en mapudungun significa golondrina, 
desemboca en el lago Puyehue y se une al Rio Bueno, en un verdadero 
espectáculo de la naturaleza, que cruza de cordillera a mar, siendo 
parte fundamental de la vida de los lof y comunidades mapuche del 
territorio williche.

Lo caudaloso del Río Pilmaiken y la rica biodiversidad que de él deriva 
despertó la ambición, primero, de la corona española y luego del Estado 
de Chile, que durante la mal llamada “pacificación” de la Araucanía, 
entregó las tierras mapuche a los latifundistas europeos. Hoy sobre esta 
base latifundista se levantan en el territorio las centrales 
hidroeléctricas. Para lo cual el gobierno ha llenado los bosques y la 
rivera del río de cámaras, desde donde alertan la presencia de cualquier 
“mapuche sospechoso”, acto seguido actúan las tropas de FFEE y del GOPE, 
siendo estas últimas las más violentas, llegando incluso a ingresar a 
punta de disparos de escopetas.

En los últimos años la arremetida de capitales imperialistas y la 
militarización que le sirve de garantía han ido en aumento. Tanto así 
que en la actualidad la empresa noruega Statkraft ha hecho excavaciones 
en lugares sagrados, incluyendo cementerios mapuche, de donde han 
extraído restos y utensilios antiguos, que si están ahí es porque fueron 
importantes para los antepasados y por lo mismo son importantes para las 
generaciones actuales.

Por su parte, los lof y comunidades williche, de forma justa, han tomado 
la decisión de ingresar a los fundos para proteger los lugares sagrados 
de toda esta depredación en curso y de la que podría venir. En esta 
lucha, los mapuche se han encontrado con que en contra suya están el 
gobierno con todas sus instituciones: policías, jueces, ministerios, 
Consejo de Monumentos Nacionales, etc. Sumado a ellos toda la reacción: 
las multigremiales de latifundistas como SAGO y SAVAL, la iglesia 
evangélica representada por Heriberto Ortiz y los matones a sueldo de la 
represas.

La situación no ha sido fácil. A la pobreza que se vive en el lugar, 
producto de la usurpación de tierras a las comunidades mapuche, se le 
suma la persecución del Estado a los peñi y lagmnen, quienes en forma 
constante son controlados, detenidos y allanados, de manera ilegal. 
Sobre los mapuche del territorio han recaído juicios racistas y 
acusaciones de terrorismo tan absurdas, que sus persecutores, 
apuntalados por los latifundistas y capitales imperialistas, han 
presentado como “pruebas” de terrorismo el poseer películas como “Scary 
movie” o “El padrino”. De esta forma, lo que para cualquiera es una 
película, para el gobierno equivale a material subversivo.

De esta forma, vemos como en la actualidad se desenvuelve la 
contradicción entre el pueblo mapuche que lucha por la vida y por el 
justo derecho de ser una nación en contra del gobierno y todas sus 
instituciones, que actúan como aval de las potencias imperialistas que 
nos saquean. Es claro que el Estado noruego, ni ningún Estado debiera 
decidir la suerte que del pueblo mapuche. Es por eso que hoy existen lof 
y comunidades en resistencia, con sus propias autoridades, según su 
propio kimun (conocimiento).

La empresa noruega Statkraft iniciará, la construcción de una nueva 
represa en el Río Pilmaiken, con todo lo que eso conlleva: despojo, 
contaminación a niveles altísimos, muerte de la naturaleza y mayor 
empobrecimiento del pueblo mapuche. Nuestro llamado es a respaldar las 
movilizaciones de los lof y comunidades que están en resistencia, 
avanzando en el control territorial, en perspectivas de una nación 
mapuche, sin latifundistas y sin imperialistas.

¡Fuera los imperialistas del Wallmapu!
¡Pilmaiken resiste!

Fuente: Periódico El Pueblo

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *