Home Agencia de Noticias Presos políticos mapuches cumplen 45 días de huelga de hambre

Presos políticos mapuches cumplen 45 días de huelga de hambre

por Juan Ortega

POR MANUEL DELANO / AZKINTUWE

A pesar de que organizaciones y activistas mapuches han efectuado marchas de apoyo y tomas de edificios públicos en diferentes ciudades, la prensa local ha prestado escasa atención al conflicto, mientras el Gobierno chileno busca mantener el problema circunscrito al terreno judicial. Familiares tienen previsto reunirse hoy con Arzobispo Ricardo Ezzati.

Un grupo de cuatro dirigentes mapuches encarcelados en Angol, 130 kilómetros al norte de Temuko, capital del País Mapuche, cumple hoy 45 días en huelga de hambre, en una medida de presión que iniciaron para exigir la nulidad del juicio, en que recibieron condenas de hasta 25 años de cárcel tras una investigación basada en los resortes que permite la Ley Antiterrorista, promulgada durante la pasada dictadura chilena.

Debilitados por otra prolongada huelga de hambre que efectuaron el año pasado, los comuneros han perdido una media de 14 kilos de peso y su salud se ha deteriorado, según denuncian sus familiares. A pesar de que organizaciones y activistas mapuches han efectuado marchas de apoyo y tomas de edificios públicos en diferentes ciudades, la prensa local ha prestado escasa atención al conflicto, mientras el Gobierno chileno busca mantener el problema circunscrito al terreno judicial.

El director regional de Gendarmería, David Espinoza, interpuso el martes un recurso de protección a favor de los cuatro dirigentes en la Corte de Apelaciones de Temuko, que de ser aprobado, como prevén fuentes judiciales, permitirá su traslado a un centro hospitalario en el caso de un empeoramiento de su estado.

A pesar de que presentan debilidad, cefaleas, mareos, calambres y baja temperatura corporal, los comuneros afirman que persistirán en su medida de protesta. Ellos encabezaron el año pasado una huelga de hambre que duró 80 días y culminó con la mediación de la Iglesia católica y un acuerdo entre los poderes Ejecutivo y Legislativo para una reforma que redujo algunas de las atribuciones de la polémica Ley Antiterrorista.

Aún así, los comuneros en huelga de hambre, Héctor Llaitul, líder de la Coordinadora Arauco-Malleco, y Ramón Llanquileo, José Huenuche y Jonathan Huillical, dirigentes de la misma organización, fueron condenados por homicidio frustrado y lesiones por haber supuestamente atentado contra el fiscal Mario Elgueta en 2008 y cometido robo con intimidación, todo ello en base al testimonio de “testigos sin rostro” y confesiones extrajudiciales.

Si bien no se les aplicaron las penas de la Ley Antiterrorista, el tribunal sí aceptó el uso de la investigación realizada por la fiscalía con las atribuciones excepcionalmente amplias de esta legislación. Las principales evidencias que utilizó la fiscalía se basaron en un testigo secreto. Uno de los acusados denunció torturas, que no fueron investigadas aunque existían antecedentes médicos, sostiene la defensa.

En las condenas se usó la confesión de uno de los comuneros, “obtenida claramente con infracción de las garantías mínimas”, según el abogado defensor Georgy Schubert. Un comunero permaneció dos años encarcelado por el mismo caso mientras la justicia investigaba, una atribución que permite la Ley Antiterrorista, y fue finalmente liberado de todos los cargos, al igual que otros 13 mapuches acusados. El caso prosiguió contra los dirigentes, que finalmente fueron condenados en marzo.

La Comisión Chilena de Derechos Humanos ha calificado el juicio como “político” y otros organismos humanitarios han pedido que sea anulado. Dirigentes mapuches alegan que tras esta condena estuvo la intención de desarticular las movilizaciones de las comunidades mapuches, que reivindican la recuperación de sus tierras ancestrales, reconocimiento a su calidad de nación y mayores espacios de participación política al interior del Estado.

En una carta enviada desde la cárcel hace una semana, Llaitul afirma que fueron condenados por su postura autonomista y por estar presentes en los procesos de recuperación territorial. “No hubo pruebas científicas ni de ningún tipo, la fiscalía no presentó coherencia de los hechos, no hubo relación lógica de los mismos (…) La condena es parte de una estrategia mayor de represión al movimiento mapuche”, dice.

Reunión con Arzobispo

Hoy jueves, una delegación de familiares de los comuneros en huelga tienen previsto una reunión con el arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, con representantes del Instituto de Derechos Humanos, y con el presidente de la Corte Suprema, Milton Juica. A este último, le enviaron una carta donde solicitan que el máximo tribunal del país anule el juicio oral del Tribunal Oral en lo Penal de Cañete que los condenó a un cuarto de siglo en prisión.

En la misiva, manifestaron su preocupación por las irregularidades presentadas en el procesamiento y pidieron la nulidad del juicio: “Una situación alarmante es que los Sres. Jueces consideraron en su sentencia el “testimonio de oídas” de un policía de investigaciones quien habría escuchado la declaración “voluntaria” de uno de nuestros familiares (igualmente imputado y condenado), quien supuestamente se habría auto inculpado e incriminado a otros comuneros mapuche”.

Al respecto, agregan “queremos insistir que este hecho fue denunciado ante la justicia y la opinión pública, pues dicha declaración fue obtenida bajo tortura constando con la certificación médica de las lesiones producidas. Sin embargo, en un hecho sin precedentes, la Fiscalía de Temuco decidió no perseverar la querella, archivando la causa, y no investigando los graves hechos de tortura denunciados por el comunero mapuche”.

“Por otra parte, la aberración jurídica más grande la constituyó el hecho del doble juzgamiento al que fueron sometidos nuestros familiares, quienes por el mismo hecho fueron procesados por la justicia civil y militar al mismo tiempo”, concluyeron.

Cabe recordar que el domingo pasado, en medio de la homilía que presidía precisamente Ricardo Ezzati, en la Catedral Metropolitana, interrumpieron la ceremonia. La vocera de los comuneros, Natividad Llanquileo, dijo posteriormente que “afortunadamente no hay terrorismo en Chile y menos lo va a haber dentro del pueblo mapuche. Estamos hablando del grupo más pobre de Chile y se ha comprobado que no habría forma de hacer terrorismo dentro de las comunidades donde están nuestros familiares”.

te puede interesar