Home Agencia de Noticias Pobladora en huelga de hambre pide voluntad política del gobierno para escuchar sus demandas

Pobladora en huelga de hambre pide voluntad política del gobierno para escuchar sus demandas

por rdresdner

Active ImageTribuna del Bío Bío
Ya lleva 37 días en huelga de hambre y Elisa Landero sigue luchando por lo que considera justo: una vivienda digna para los damnificados del terremoto en Coronel. Hasta ahora sólo se ha tratado de desvirtuar su protesta, indicándose por parte del gobierno que las soluciones habitacionales están y que no hay motivo para esta acción. Pero ella insiste en que este asunto requiere voluntad política y pide que el encargado de aldeas y campamentos, Felipe Kast, tenga un gesto y vaya a conversar con ella.

Con aspecto más cansado, con 11 kilos menos pero de buen ánimo, Elisa Landero, la profesora de Coronel que cumple 37 días en huelga de hambre en demanda de viviendas dignas para los damnificados, llegó hasta Concepción para hacer presente a la comunidad la nula voluntad de las autoridades por dar una adecuada respuesta a lo que plantea.

Active ImageEn una silla de ruedas y con mascarilla, Elisa recibía muestras de solidaridad en la Plaza de la Independencia. Como la de un grupo de estudiantes, que se acercó a saludarla y preguntarle por el motivo de su lucha.

En un segundo plano y como queriendo no ser notada, la acompañaba su madre, a quien representa en esta huelga, así como a otros dos adultos mayores, a quienes se les ha entregado solución habitacional en Camilo Olavarría, algo que Elisa nunca ha negado. Sin embargo, sus reparos apuntan a la calidad de esos departamentos que considera “indignos, porque están sin terminar, en precarias condiciones. Además el sector donde están no tiene buen acceso a locomoción ni a servicios de urgencia de salud, algo indispensable para adultos mayores”.

Y transcurridos 37 días de su huelga de hambre, Elisa dice que ninguna autoridad ha tenido siquiera un gesto de acercamiento hacia ella.

“No ha habido ni un gesto humano, de hecho ninguna persona de la Oficina Regional de Aldeas ha estado en mi mediagua. El señor Felipe Kast ha estado muy cerca de mi hogar pero tampoco hemos merecido un saludo. Del señor alcalde menos. Entonces en concreto esto no pasa por recursos económicos, pero tampoco son capaces de tener un gesto”, reclama Elisa.

De hecho la reunión en el Serviu que se concretó el 12 de noviembre luego de un mitin efectuado en Concepción el 30 de octubre, no arrojó ningún resultado positivo. A Elisa le pusieron como condición que depusiera su huelga para concretar la entrevista, pero ella se negó ya que no tenía confianza. “Y de hecho no me equivoqué. El asesor jurídico de la Fenpapo nos dijo que estaban estudiando alguna posibilidad y que nos darían por escrito la respuesta, pero hasta este momento no ha llegado. Fue solamente un acto protocolar, pero en concreto no se ve la voluntad política”, asegura.

Pese a ello, y aunque está decepcionada de la indolencia que ha visto por parte del gobierno, está de buen ánimo. Pero le produce impotencia que no se haya producido ni un gesto humano hacia ella, por último para tratar de convencerla. “La reconstrucción es mucho más que techo y murallas, también hay un aspecto psicosocial del cual ellos tampoco se han hecho cargo”, precisa.

Con todo, Elisa con su fe que la fortalece, no decae y aún espera que, en algún momento, las autoridades “nos sorprendan, ese es nuestro deseo…”

Active ImageDe la Plaza de la Independencia, Elisa acompañada de su asesor jurídico, Sergio Sandino y de algunas vecinas de Coronel, se dirigió hasta la oficina de la Secretaría Ejecutiva de Aldeas y Campamentos ubicada en calle San Martín.

Allí, en medio del bullicio de la locomoción colectiva, se instaló el grupo desplegando letreros explicativos y gritando consignas. Aunque permanecieron en el lugar alrededor de media hora, ningún funcionario de la entidad salió a consultar lo que estaba pasando.

Luego de ese mitin, la comitiva se dirigió hasta la Intendencia Regional, donde se entregó una carta dirigida al intendente Víctor Lobos. En ese momento, apareció un funcionario del Serviu a comunicarle que el director regional recibiría a Elisa y al grupo que la acompañaba. Pero los manifestantes pusieron como condición que a la reunión ingresara un equipo de prensa de un canal local, algo que no fue aceptado por los personeros del Serviu. Así que el encuentro no se produjo y Elisa y sus acompañantes regresaron a Coronel.

Según lo aseverado en una declaración que se entregó en la oportunidad, la única forma de “detener esta acción (se refiere a la huelga de hambre) es que el señor Felipe Kast se presente para dialogar. Tenemos buena disposición al diálogo, pero ya no más con los mentirosos del Serviu. Sólo detendremos esta acción con la presencia, la voluntad política y humana del señor Felipe Kast, en llegar a nuestra Aldea N° 1… En el caso de no presentarse, se sumarán otras ancianas a esta huelga de hambre”, advirtieron.

te puede interesar