Home Agencia de Noticias Persiguen radios comunitarias en México

Persiguen radios comunitarias en México

by Patricio Rivera

En días recientes ha aumentado la persecución de las radios comunitarias en México.

La radio comunitaria Tierra y Libertad en Monterrey, México sigue siendo perseguida penalmente no obstante haya realizado su solicitud de permiso. La situación se ha agravado ya que el asunto pasó a conocimiento de un juez federal con el riesgo de que se siga el procedimiento y se decrete pena de prisión más una multa millonaria por el “delito” de transmitir “sin permiso”.

Si quieren adherirse al comunicado de apoyo a la radio (adjunto ),  favor de mandar un mail a ésta dirección:  juntosconradiotyl@gmail.com

Carlos Treviño Vives

BREVE HISTORIA: RADIO TIERRA Y LIBERTAD “LA MERA MERA DE LA CONCIENCIA OBRERA”

Monterrey, N. L. a 2 de junio de 2009.

A todos los medios de comunicación, nacionales e internacionales.

A todos los medios libres y alternativos, nacionales e internacionales.

A todos lo organismos de derechos humanos no gubernamentales, nacionales e internacionales.

A todxs lxs adherentes a la Otra Campaña.

A la sociedad civil nacional e internacional.

Compañerxs:

La libertad de expresión, manifestada en la Constitución es un arma para el que atenta con el poder y el mal gobierno. Las leyes de la burguesía se hacen valer con todo rigor hacia el pueblo trabajador y organizado, mientras los verdaderos criminales pasan la charola para solventar sus costosas campañas electoreras de difamación, contaminación visual, auditiva y mental del pueblo. ¿Hasta cuándo?

Individuos y colectivos con presencia en Nuevo León emitimos el siguiente comunicado de solidaridad con la radio comunitaria Radio Tierra y Libertad, “La mera mera de la conciencia obrera” y específicamente, con el Dr. Héctor Camero Haro, compañero a quien podrían girar orden de aprehensión, por el simple hecho de participar en un esfuerzo digno de informar al pueblo trabajador y a sus familias. La investigación contra Camero por los delitos de utilización de los bienes nacionales, inició a raíz del operativo ocurrido en el mes de junio de 2008, donde aproximadamente 120 elementos de la Policía Federal Preventiva (P.F.P.) fuertemente armados, irrumpieron violentamente en las instalaciones para desmantelar la radio que llevaba 7 años al aire y con las puertas cerradas por parte de las instituciones gubernamentales para otorgar un permiso.

La Radio Comunitaria Tierra y Libertad realizaba su transmisión, de muy baja frecuencia, en el 90.9 de F.M. proporcionando a sus radioescuchas contenidos culturales y educativos, hasta programas infantiles, de lunes a sábado. Un trabajo realizado con apoyo voluntario y sin fines de lucro para sus realizadores, activistas y miembros de la Asociación Civil Tierra y Libertad.

Cabe mencionar, que días después de éste atraco, el Gobernador José Natividad González Parás develó en el Parque Fundidora una escultura llamada “La Radiodifusión”, inspirada en el logotipo de la Cámara de la Industria de la Radio y la Televisión (CIRT). Dicho acto, muestra el cinismo con el actúan las autoridades en todos los niveles, pues mientras se congratula con los grupos que monopolizan y lucran con la información y contaminan la cultura, se castiga a los que ceden los micrófonos a la voz del pueblo e informan con veracidad y compromiso.

De 2006 a la fecha, más de 100 radios comunitarias que operaban sin permiso concedido han sido clausuradas en distintas entidades: Estado de México, Sonora, Michoacán, Oaxaca, Puebla, Chiapas, Coahuila, Hidalgo, Jalisco, Sinaloa, Zacatecas, Campeche, Guanajuato, Yucatán, Baja California Norte, Baja California Sur, Chihuahua, Distrito Federal, Guerrero, San Luís Potosí, Tabasco y Nuevo León.

Lo anterior demuestra la intención del Gobierno Federal de criminalizar la libertad de expresión y deslegitimar el derecho de información y organización popular, basándose en leyes que se contraponen a tratados internacionales como el Pacto de San José de Costa Rica, al que México se adhirió en 1981 y que establece específicamente en su artículo 13°: “No se puede restringir el derecho de expresión por vías o medios indirectos, tales como el abuso de controles oficiales o particulares de papel para periódicos, de frecuencias radioeléctricas, o de enseres y aparatos usados en la difusión de información o por cualesquiera otros medios encaminados a impedir la comunicación y la circulación de ideas y opiniones”.

Ésta campaña de represión contra las radios comunitarias, se ha venido acrecentando fuertemente en el sexenio calderonista y consideramos de suma importancia denunciar una por una las acciones realizadas para golpear el esfuerzo del pueblo y no permitir de manera alguna que éstos abusos se escondan tras las cortinas de humo impuestas por los medios comerciales y oficialistas, llamándolas radios clandestinas, piratas y criminales. Al final éstos emporios se coluden con el gobierno cerrando el paso a la voz del pueblo, informando a medias o desinformando respecto a la situación.

Las radios comunitarias representan la necesidad y capacidad de los pueblos de ejercer el derecho a su libre expresión, contribuye al desarrollo comunitario y colabora con sus participantes y radioescuchas en la construcción de soluciones y alternativas a los problemas que se viven en la localidad. También en ellas se discute abiertamente sobre los problemas que atraviesa el país, el mundo y dialoga entre las comunidades para difundir y escuchar a la población más desprotegida. Considerar esto un crimen, es el signo más claro de que la democracia en éste país no se respeta por las autoridades en todos los niveles o bien: es inexistente.

A 2 de junio lanzamos la Brigada en Apoyo a la Radio Comunitaria Tierra y Libertad en solidaridad con sus miembros y en resistencia contra el golpe que da el gobierno federal al esfuerzo de quiénes participan en esta honesta labor. (Ver agenda anexa)

Por eso exigimos al juez que no ejerza acción penal en contra de Héctor Camero y Radio Tierra y Libertad “La mera mera de la conciencia obrera”, así como también le sea devuelto el equipo a la radiodifusora y se le otorgue el debido permiso para operar regularmente a toda radio comunitaria.

Alto a la represión contra las radios comunitarias.

Alto a la persecución en contra de los comunicadores populares e independientes.

Por el derecho de la libre expresión de los pueblos y el mundo.

Libertad a todos los presos políticos y de conciencia.

TODOS SOMOS CAMERO, LA RADIO ES NUESTRA VOZ.

Escribe a juntosconradiotyl@gmail.com

Enlaces relacionados: Radio Tierra y Libertad


Te puede interesar

1 comment

Citlali 17 Junio 2009 - 11:40

Desde Monterrey, N.L., de una voluntaria operadores de controles de la Radio Comunitaria “Radio Tierra y Libertad”, agradeciendo su apoyo a esta justa demanda por la libertad de expreción de los que menos tienen.

Reply

Deja un comentario