Palestina resiste: Israel, un estado criminal acusado de crímenes de guerra

“Los francotiradores israelíes dispararon intencionadamente contra los niños”

Se acaba de publicar el informe de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU sobre lo acontecido durante las manifestaciones palestinas conmemorativas de la “Gran Marcha del Retorno”. El informe señala que hay indicios suficientes de que Israel ha cometido Crímenes de Guerra Internacionales contra los manifestantes palestinos  durante  estas “masivas protestas civiles”.

El documento, de 22 páginas, ya ha sido condenado por del gobierno de Israel, pues se habla de su comparecencia ante el Tribunal Internacional de Justicia para ser juzgado por crímenes de guerra y violaciones de la legalidad internacional, contra unas manifestaciones que “fueron de naturaleza civil”.

La Comisión realizó 325 entrevistas y reuniones con víctimas, testigos, cargos gubernamentales y miembros de la sociedad civil, de todos los lados, y reunió más de 8.000 documentos entre los que figuran declaraciones juradas, informes médicos, contenidos de las redes sociales, informes y opiniones de expertos legales, grabaciones de vídeo y drones, y fotografías.

Las conclusiones más importantes del informe de la ONU son las siguientes:

1) Entre el 30 de marzo y el 31 de diciembre de 2018, de los 189 manifestantes muertos, 183 lo fueron por arma de fuego, incluidos 35 niños, 3 paramédicos y 2 periodistas. Sólo 29 eran miembros de algún grupo armado palestino.

2) Sólo hubo 4 francotiradores israelíes heridos leves, ninguno muerto a manos de los manifestantes.

3) Durante las manifestaciones de 2018, 23.313 palestinos resultaron heridos, 6.106 por arma de fuego, “lo que supone la tasa más alta de heridos que se recuerda en los Territorios Ocupados Palestinos desde 2005.

4) Sobre la matanza de niños manifestantes, la Comisión encuentra “fundamento razonable de que los francotiradores israelíes dispararon intencionadamente, sabiendo que eran niños”. Lo mismo se aplica a la matanza de paremédicos y de periodistas, a pesar de ambos iban clara y visiblemente identificados.

5) Los manifestantes, tanto hombres como mujeres, fueron disparados en las ingles. Las víctimas femeninas han declarado que es muy probable que no puedan tener hijos.

6) La política del Ministro de Defensa de Israel fue negar el paso a las personas heridas durante las protestas, causando con ello muertes innecesarias y heridas con consecuencias vitales.

Imagen relacionada

Según la Comisión, excepto en dos posibles casos, “el uso de fuego real por las fuerzas de seguridad israelíes contra los manifestantes fue ilegal”. Israel hizo un “uso desproporcionado de la fuerza”. Los manifestantes “fueron tiroteados en violación de su derecho a la vida o al principio de distinción que rige bajo la ley humanitaria internacional”, así como en clara violación de la Convención de los Derechos del Niño. Las graves violaciones de derechos humanos que se han investigado pueden constituir crímenes contra la humanidad y motivo para exigir a Israel que “levante el bloqueo a Gaza con efecto inmediato”.

Eso que Israel repite tan a menudo, de que las protestas están inspiradas y organizadas por los “terroristas de Hamas”, también es objeto de análisis en el informe, el cual concluye que las manifestaciones fueron inspiradas por el poeta y periodista palestino de 34 años, Ahmed Abu Artema, a través de Internet, y organizadas por “un comité superior nacional compuesto de 12 sub-comités”. El informe continúa diciendo que “aunque los miembros del comité mantienen diversas visiones políticas, estos declararon que se unieron en torno al principio de que la Marcha debía ser “totalmente pacífica de principio a fin” y los manifestantes debían ir desarmados. Actos como el uso de cometas incendiarias, el corte de alambre de espino o la quema de neumáticos fueron llevados a cabo por unas “auto-declaradas” unidades, pero la Comisión de la ONU “no halló prueba que señale la dirección o coordinación de grupos armados”. El informe también señala que Israel se negó a colaborar con la investigación y a aportar información.

Un periodista de internacional entrevistado por la Comisión declaró: “He cubierto guerras en Siria, Yemen, Libia. Nunca he visto nada parecido. Tiraron a dar lenta y metódicamente. Fue sencillamente vergonzoso”.

La siguiente es una muestra de los casos investigados:

Manifestaciones del 30 de marzo.

Mohammed Ajouri, de 17 años, estudiante y atleta, resultó herido de un disparo por la espalda mientras repartía cebollas para aliviar los síntomas de los gases lacrimógenos, hallándose a 300 metros de la valla de separación. Su pierna tuvo que ser amputada.

Abdel Fatah Nabi, de 18 años, muerto por un disparo en la cabeza mientras corría llevando un neumático, desde unos 400 metros desde la valla de separación.

Bader Sabagh, de 19 años, muerto por un disparo en la cabeza de las fuerzas israelíes mientras fumaba un cigarro a 300 metros de distancia de la valla de separación.

Una colegiala de 13 años, herida de bala. Mientras yacía en el suelo, cuatro hombres intentaron evacuarla. Las fuerzas israelíes dispararon a tres de ellos, matando a Marwan Qudieh, de 45 años e hiriendo a un vendedor de patatas y otro hombre en las piernas. A uno de los rescatadores se le tuvo que amputar una.

Alaa Dali, de 21 años, miembro del equipo de ciclismo palestino, fue herido por disparos de las fuerzas israelíes en la pierna mientras estaba parado sujetando su bicicleta, con atuendo de ciclista, viendo la manifestación a unos 300 metros aproximadamente de la valla de separación. Se le tuvo que amputar la pierna derecha, acabando así con su carrera ciclista.

Manifestación del 14 de mayo: siete niños muertos

Una niña, Wisal Khalil, de 14 años, y seis chicos: Izzedine al-Samak (13); Said al-Kheir (15); Ahmad al-Sha’ar (15); Talal Matar (15); Saadi Abu Salah (16); and Ibrahim al-Zarqa (17).

Mohammad Najar, de 33 años, oficial de la policía naval, muerto por disparo en el pecho cuando estaba sentado en una colina con un amigo, en torno a 500 metros de la valla de separación.

Yasser Abu Naja, de 11 años, muerto el 20 de junio de un disparo en la cabeza mientras se escondía con dos amigos detrás de un contenedor, a 200 metros aproximadamente de la valla. Los críos estaban cantando consignas nacionales a las fuerzas israelíes.
Nasser Mosabeh, de 11 años, muerto el 28 de septiembre de un tiro en la cabeza cuando estaba a 250 metros de distancia de la valla. Falleció ese mismo día.

Razan Al-Najar, mujer de 20 años, el 1 de junio un francotirador israelí disparó en el pecho a Razan, de la Sociedad de Asistencia Médica, que en esos momentos llevaba puesta su camiseta de paramédico y se hallaba con otros voluntarios paramédicos a unos 110 metros de la valla de separación. Murió en el hospital.

Yasser Murtaja, de 30 años, periodista de la ciudad de Gaza, fue disparado en el bajo abdomen por las fuerzas israelíes mientras filmaba la manifestación en Khan Younis para un documental. Llevaba un casco azul y un chaleco antibalas azul oscuro con el letrero “Prensa”. Falleció al día siguiente.

Abed Nofal, de 11 años, colegial del campo de refugiados de Bureij, recibió una herida de bala en la pierna mientras jugaba al fútbol cerca de la valla de separación. La pierna tuvo que ser amputada.

La versión completa del informe de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU está previsto que se publique el 18 de marzo de este año. La Comisión recomendó a los miembros de las Naciones Unidas que consideren imponer sanciones individuales, tales como prohibición de viajes o congelación de cuentas, a los responsables de estos crímenes.

por Eva Lagunero /Redacción Canaria semanal.org

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *