Organizaciones Indígenas Realizan Primer Encuentro Plurinacional Constituyente de Santiago

La Coordinación de Naciones Originarias de la Región Metropolitana (CONORM), realizó ayer 6 de noviembre un masivo acto político cultural en la Plaza de Armas de Santiago para visibilizar la demanda de una Asamblea Plurinacional Constituyente.

Alihuen Antileo, vocero de CONORM, señaló que su comunidad está “junto con nuestros hermanos chilenos, junto a mujeres, trabajadores, estudiantes, junto con todas las personas que están por un Chile nuevo. A todos ustedes le decimos que este es el primer trawün (encuentro) constituyente de los pueblos originarios de la Región Metropolitana”, lo que fue respaldado por organizaciones Aymara, Quechua, Rapa Nui y Mapuche.  

El comunicado realizado por los organizadores explica que es tiempo de una articulación participativa y deliberativa entre los diversos pueblos que conforman este territorio. “Los pueblos indígenas, los múltiples que habitamos Chile, buscamos dejar de ser adorno, repudiamos ser los objetos del folclor multicultural. Vamos, más bien, por nuestros derechos colectivos, por el territorio, por la autodeterminación en el marco una sociedad plurinacional”, indica el documento.

En ese sentido, dentro de las demandas centrales de CONORM se encuentran la desmilitarización de sus territorios,  la autodeterminación, la libertad a los presos políticos, el reconocimiento de sus derechos educativos, salud y culturales ancestrales; el respeto  a los derechos de la madre tierra.      

En la actividad artística participaron cientos de personas que se sumaron al llamado de diversos colectivos, entre los que se encuentran el Colectivo Epew, Kimvn Teatro, e integrantes de la obra de danza “Malen”.

Vestidos completamente de negro, con pañoletas azules y banderas de los diversos pueblos originarios, realizaron un purrun (baile ceremonial) y desde distintos puntos de la plaza se dirigieron hacia la pileta central.

En medio de trutrukas, pifilkas,kultrunes, flautas chinas y una inmensidad de instrumentos musicales, dieron la energía de la actividad.  

La Plaza principal de Santiago fue ocupada y  su pileta fue intervenida, según los artistas convocantes,  “para denunciar las violaciones a los derechos humanos ejercidas contra los pueblos indígenas”, comenta el dramaturgo Roberto Cayuqueo .

 “Esperamos que Chile cambie y que no se olviden que hemos estado siempre aquí, defendiendo esta tierra. Sepan que vienen derramando sangre nuestra gente desde hace más de 500 años pero no nos harán desaparecer porque somos semillas”, indicó Antonia Huentecura, vocera de CONORM.  

Para reflejar esa convergencia, los participantes transformaron la estatua de Pedro de Valdivia, y en sus propios términos la “saturaron de morenidad”. De forma simbólica dejó de existir para dar paso a  la representación de un pueblo abigarrado.

El comunicado cierra, con “Un Valdivia desacralizado es un principio básico de la refundación” entendiendo  que es un proceso necesario para las transformaciones profundas de una sociedad plurinacional.

¡Que Chile emerja desde sus entrañas!

Asamblea Constituyente Plurinacional Santiago Fütra!Waria!o!Capital!del!Reyno,!Día!20!de!la!Revuelta!de!Chilemapu.!

Plaza de Armas se anuncia como la espacialidad colonial por antonomasia. Es el punto cero de la fundación elitaria del país, un paisaje construido para venerar la historia patria, el embellecimiento burgués y la edificación como calco y copia de las estéticas europeas. La Catedral de Santiago y el neoclásico de los inmuebles, coronados por la monumentalidad del conquistador, sedimentan la temporalidad larga del colonialismo.

El país que emerge, al calor de la movilización, debe ser capaz de saturar el paisaje de todas aquellas otras temporalidades subyugadas por el relato unívoco de la nación señorial. Nos hemos convocado entonces en Plaza de Armas para representar el barroquismo que es Chile, ese abigarramiento no reconocido, esa condición jaspeada de un país que se ha pensado tan monocromático.

Los pueblos indígenas, los múltiples que habitamos Chile, buscamos dejar de ser adorno, repudiamos ser los objetos del folclor multicultural. Vamos, más bien, por nuestros derechos colectivos, por el territorio, por la autodeterminación en el marco una sociedad plurinacional.

En esta oportunidad nuestra táctica es la saturación, la sátira, el canto y la tragedia, siempre tan presente en la vida de nuestros pueblos. Un Valdivia desacralizado es un principio básico de la refundación de Chile. Don Pedro fue el jefe de la conquista, ajusticiado por el pueblo mapuche por genocida, y quizás por ello es celebrado y conmemorado por la memoria oficial. No soportan un fundador magullado, derrotado por la indiada.

Y ante esa conmemoración aristocrática, de blanqueamiento societal, nos rebelamos desde la capacidad de manchar, de saturar de morenidades el monocroma de la utopía blanquecina.

La constituyente de los pueblos de Chile será plurinacional o no será. Deberá desatar nuestro abigarramiento, para que los derechos colectivos de los pueblos indígenas sean reconocidos y respetados, para que los territorios sean recuperados, para que la democracia surja desde el principio de la autodeterminación de los pueblos.

¡Libertad a los Presos Políticos Mapuche!

¡Desmilitarización del Wallmapu!

¡Territorio y Autodeterminación para todos los Pueblos!

¡Asamblea Constituyente Plurinacional!

Fuente: Wallmapugrama

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *