Organizaciones exigen que Reserva Nonguén sea declarada en situación de catástrofe ambiental

Incendio forestal que se inició el viernes en la tarde en cerro Manquimávida de Chiguayante, se propagó a la Reserva Forestal Nonguen, donde ya habría consumido más de 100 hectáreas.
Organizaciones sociales reunidas en Nonguén exigieron que la Reserva sea declarada en “situación de catástrofe ambiental” lo que posibilitaría que se centraran los esfuerzos en controlar el incendio y extinguirlo, así como evaluar los daños producidos por el fuego y las medidas a adoptar para evitar que esta situación se vuelva a repetir. Junto con ello, exigieron la restauración de las hectáreas afectadas con especies nativas.

Asimismo, hicieron presente que la situación está desbordada, pese al despliegue de las brigadas de Conaf y las aeronaves, así como el apoyo de contingente de otras regiones para colaborar en las labores de control del fuego, ello no ha sido suficiente y no se ha podido controlar el avance del incendio.

Consideran también que ha habido escasa coordinación entre los organismos involucrados Municipalidad de Concepción, CONAF, Bomberos y personal de empresas forestales-, “existiendo información poco clara y veraz respecto a la contingencia”.

Para las organizaciones, el avance de las llamas da cuenta de “la nula priorización de la Reserva Nonguén en su calidad de área silvestre protegida, pronta a ser declarada Parque Nacional”, por parte de las autoridades.

Recordaron que la Reserva es “un entorno natural de gran riqueza en biodiversidad de alto valor tanto para los nonguenches como para la comunidad penquista, cuya declaratoria surge a raíz de la organización popular de las demandas de la comunidad nonguenche, siendo éste un caso único en el país”. Es así como a la fecha, la Reserva se encuentra rodeada de plantaciones forestales, “y no se ha materializado un proceso de planificación y ordenamiento territorial que delimite zonas de amortiguamiento para la protección de este espacio”.

La Reserva Nonguén mantiene especies de flora y fauna en peligro de extinción y endémicas de la región, como el pitao (Pitaviapuntata), Huillipatagua (Citronela mucronata), michay de neger (Berverisnegereana), monito del monte (Dromiciopsgliroides), güiña (Leopardusguigna), entre otras, que en el caso de continuar el fuego, afectaría aún más sus hábitat, generando serias dificultades para su conservación. Las afectaciones al bosque nativo de la Reserva también trae consigo graves consecuencias para las aguas de la cuenca, de calidad privilegiada y que abastece la comuna de Penco.

Las organizaciones denunciaron que el fuego entró a la Reserva “ a través de predios forestales y agrícolas que previamente habían sufrido incendios y que no fueron reforestados. El perímetro mantiene una alta presencia de pinos, eucaliptos y aromos, especies exóticas altamente inflamables que han propiciado la expansión del fuego”.

Es por ello que ante esta situación de emergencia, reiteraron que es fundamental “abolir el Decreto Ley 701 que subvenciona las plantaciones de empresas forestales, que son responsables de la catástrofe a la que nos vemos enfrentados, además de despojar a los pueblos de su riqueza natural y cultural a costa de su propio beneficio económico”.

Finalmente, indicaron que desde la comunidad nonguenche, junto con otras asambleas organizaciones, “nos convocamos para articularnos ante la profundización de la degradación ambiental de nuestros territorios”.

Por TBB

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *