Muerte del cabo Aroca: un crimen que no hay que olvidar

Al cumplirse 47 años del asesinato del cabo de Carabineros Exequiel Aroca Cuevas, ocurrido el 30 de agosto de 1972, en Concepción, quien fuera importante testigo de lo ocurrido, Jorge Schindler comparte un testimonio de lo que entonces le tocó vivir.

Este 30 de agosto se cumplieron 47 años del asesinato del cabo de Carabineros Exequiel Aroca Cuevas, ocurrido en confusas circunstancias en Castellón al llegar a Víctor Lamas, alrededor de las 21.45 horas. Fui testigo presencial de estos hechos. En compañía de un amigo, recogí al cabo Aroca antes de que se desplomara herido de bala. No pensé en el riesgo ni las consecuencias que esta acción tendrían en mi vida.

Tengo grabadas en mi mente las imágenes del cabo Aroca en mi auto, camino al Hospital Regional y sus últimos suspiros antes de fallecer en la Urgencia.

Un ambiente de repudio hacia este crimen y de reproche al Gobierno de la Unidad Popular se levantó en Concepción y muy especialmente contra el Partido Socialista, al que se acusaba que desde su sede, situada en calle Castellón, habrían salido los disparos que mataron al cabo Aroca.

El país estaba viviendo una difícil situación, con atentados perpetrados por Patria y Libertad a lo largo de Chile, y Concepción no era la excepción; el ambiente político era de enfrentamiento y ese 30 de agosto se habían realizado diversas marchas de apoyo y también de rechazo al Gobierno.

Días después fui citado a declarar a la Fiscalía ante el fiscal Gustavo Villagrán, recién ahí
pude darme cuenta de las contradicciones entre la versión de los propios carabineros y la mía, empezando una pesadilla que se alargó varios meses. Fui amenazado de muerte y en dos ocasiones fui perseguido por sujetos jóvenes en actitud amenazante, lo que se agravaba por
mi condición de militante de un partido de izquierda. Tanto fue el peligro que debí salir de Chile.

Dos inocentes pagaron por este crimen. Uno de ellos fue Héctor Figueroa Yáñez, militante del PS, detenido después del 11 de septiembre de 1973, acusado de ser el autor del asesinato del cabo Aroca. Estuvo encarcelado 9 años, siendo conmutada su pena por extrañamiento. Desde entonces vive en Noruega. El otro es Vladimir Orellana, quien fue cuidador de la sede del PS en Concepción, y estuvo detenido antes y después del golpe por los mismos hechos. En ambos casos se obtuvieron confesiones bajo tortura.

Fueron varios los militantes de izquierda que tras el golpe cívico militar fueron detenidos y acusados de esta muerte, que hasta el día de hoy permanece impune, sin justicia ni reparación hacia quienes injustamente se responsabilizó y tampoco hacia la familia del cabo Exequiel Aroca. Por eso es importante no olvidar esto hechos y buscar su verdad.

Escrito por Jorge Schindler Etchegaray
Presidente
Corporación Memorias del Bio Bío

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *