Home Opinión Mayo chilote y octubre chileno: dos caras de la misma moneda