Martes negro se vivió en Refinería Bío Bío: 82 trabajadores fueron despedidos

escrito por TBB

En total, 339 trabajadores/as de ENAP de sus distintas filiales fueron notificados de despido en la jornada de este martes, en un proceso calificado como “aberrante” por los dirigentes sindicales. La empresa adujo que la medida se deriva de la delicada situación financiera que vive la estatal y que ha obligado a la administración a impulsar un plan de contención de gastos y disminución de inversiones.
Aunque hicieron diversas gestiones y participaron en varias reuniones con la administración de ENAP, finalmente la intención de las organizaciones sindicales petroleras de evitar el despido de trabajadores no tuvo éxito. Fue así que este martes se produjo la notificación de cese de funciones para 339 operarios de la Empresa Nacional del Petróleo en sus distintas filiales.

Temprano, los dirigentes sindicales de Refinería Bío Bío en Hualpén instalaron globos negros en el acceso a la planta y un crespón negro en la bandera institucional, reflejando el día de luto que se viviría.

A medida que avanzaba el día, los trabajadores afectados iban siendo notificados de su despido. En total fueron 82 de Refinería Bío Bío, de los cuales 56 pertenecían al Sindicato de Trabajadores. Hubo ocho mujeres entre los notificados y la mayoría de los despedidos tenían entre 10 y 20 años en la empresa. Todas las áreas fueron afectadas, pero especialmente administración, pues salieron profesionales y ejecutivos.

Desde que el 18 de diciembre los dirigentes de la Federación de Trabajadores del Petróleo y sus sindicatos bases fueron informados de la intención de la administración de despedir trabajadores en el marco de su política de contención de costos, se han realizado numerosos esfuerzos para intentar impedir la pérdida de fuentes laborales.

“Esto es el resultado de la mala administración del gerente anterior Marcelo Tokman y de la corrupción que se instaló en la Enap, algo que como dirigentes hemos denunciado en distintas instancias, sin mayores resultados. Y hoy vemos, lamentablemente, que el costo de esa farra, lo están pagando trabajadores y trabajadoras que pierden su fuente laboral”, dijo Iván Montes, presidente del Sindicato Enap-Petrox.

El dirigente comentó que sostuvieron varias reuniones con el gerente de Recursos Humanos, Andrés León y otros ejecutivos de Enap, para hacerle ver el error que cometían al desvincular trabajadores para ajustar los costos, pues en la visión de los sindicalistas, hay otras vías para esto.

Ante lo que calificaron como tozudez de la administración en su insistencia por despedir personal de la Enap, las organizaciones presentaron una contra propuesta exigiendo algunas garantías y beneficios para los trabajadores /as que pudieran ser despedidos

La empresa respondió con un plan de apoyo, que permitirá que el trabajador que sea desvinculado cuente con algunas garantías para enfrentar de mejor forma la cesantía.

Iván Montes reiteró que se trata de una pésima decisión, pues no solo se afecta al trabajador despedido sino también a su familia. “Hemos dicho una y otra vez que esta no es la forma de abordar la crisis, una compañía como ésta no se puede manejar como una empresa de retail. Sus trabajadores son especializados y cuesta años formarlos”.

Asimismo, recalcó que como dirigencia sindical les preocupa que la actual administración de Enap aún no tenga claridad acerca de qué quiere hacer con la empresa, qué pasa con los planes de inversión, especialmente para Refinería Bío Bio y tampoco se vea un plan de acción de corto, mediano y largo plazo que garantice el futuro de la petrolera estatal.

Por la tarde, la administración de ENAP emitió una declaración, explicando que “se trata de una decisión muy dolorosa, pero las cifras actuales son una realidad de la que tenemos el deber de hacernos cargo para asegurar el futuro de ENAP. La fuente de trabajo de miles de trabajadores depende de que nosotros tomemos ahora las medidas necesarias”, explicaba el gerente general de la compañía Andrés Roccatagliata.

El ejecutivo señaló que, pese a los ahorros alcanzados durante el 2018 y los planes de contención de gasto para el 2019, las estimaciones de la administración siguen proyectando resultados negativos para este año, aunque las pérdidas serán mucho menores a las de 2018. Por ello, sostuvo, “tenemos la obligación de poner el futuro de ENAP por delante. Nos interesa proyectar esta compañía, adecuando su estructura y funcionamiento a las necesidades energéticas actuales de Chile. Este proceso apunta también a la reducción en el número de líneas jerárquicas dentro de la empresa, principalmente en directivos y jefaturas, de modo de agilizar la toma de decisiones y acercar a las gerencias al trabajo en terreno”.

En la misma declaración, se indicó que con estos despidos, se terminaba el plan de ajuste de personal en la petrolera estatal.

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *