Argentina: Marcharon en solidaridad con la rebelión popular chilena

Encabezados por una bandera con la leyenda “Viva la rebelión popular en Chile”, miles de manifestantes marcharon ayer en solidaridad con el pueblo hermano y exigiendo el fin de la represión. La movilización, convocada por la Asamblea de Chilenxs en Argentina y el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia partió desde el Obelisco porteño, donde previamente se realizó un acto de apoyo a la resistencia en Rojava, y se dirigió luego hacia la Plaza de Mayo.

Entre las insignias partidarias, pancartas caseras, banderas chilenas, mapuches y wiphalas se mezclaban también en las columnas, donde el grito común era “Fuera Piñera” y “El pueblo unido jamás será vencido”. Sobre un cordón lateral, una fila de jóvenes portaba carteles con los rostros y nombres de las víctimas de la represión de Piñera. Llevaban uno de sus ojos vendados, representando a las más de 130 personas que, al reporte de hoy, fueron mutiladas en sus ojos por los balazos de los “pacos” y otras fuerzas estatales chilenas.

“Hace dos semanas, Chile se levantó, no contra un ajuste en los precios del transporte, sino contra 46 años de modelo pinochetista”, expresó la representante de la Asamblea de Chilenxs en Argentina al comenzar el acto en Plaza de Mayo. Una vez más, una chispa incendia la pradera, y aunque no hay una dirección unívoca en ese inmenso movimiento popular que sigue resistiendo en las calles a la cruel represión, tampoco se trata de puro espontaneísmo: “hay una gran y acumulada factura histórica de les trabajadores de Chile que solo podría ser sorpresiva para los enajenados que se alinearon a las largas sombras de la dictadura”, continuó. “Hay precedencias, camaradas”, afirmó, y mencionó la resistencia histórica del pueblo mapuche, y uno a uno los hitos del movimiento estudiantil, de las mujeres y disidencias, la fuerte oposición a las AFP y las luchas en las “zonas de sacrificio” contra los proyectos extractivistas.

La respuesta de Sebastián Piñera fue dar rienda suelta a un atropello feroz y sistemático de los Derechos Humanos con asesinatos, masivas detenciones y desapariciones, heridos y heridas, torturas y violaciones, en medio de un cerco mediático que solo rompen las redes sociales y los canales alternativos. Pero ni aún así ha logrado amedrentar al pueblo, que parece dispuesto a continuar hasta verlo caer.

Tal es el jaqueo al gobierno chileno, que debió suspender las cumbres del APEC (Fondo de Cooperación Asia Pacífico) y la COP25 (Conferencia sobre Cambio Climático de la ONU) que tenían fechas próximas para parlamentar allí. Incluso el cierre de la Copa Libertadores de fútbol, previsto antes de estos hechos para el 23 de noviembre en el Estadio Nacional de Santiago de Chile, debió cambiar su sede.

Con estos eventos, señaló la asambleísta chilena, “Piñera pretendía exhibir a su gobierno como el de un país ‘oasis’, desarrollado y preocupado por el cambio climático, y [las suspensiones] representan un duro golpe a las relaciones internacionales”. Y por ello instó a continuar con la presión externa: “El rol potencial que tenemos todos aquellos que estamos fuera de Chile puede significar, como fue en la dictadura, salvar vidas”.

Representantes del Encuentro Memoria, Verdad y Justicia leyeron luego el documento consensuado por ese espacio, en el cual denunciaron la represión y exigieron al gobierno argentino romper relaciones diplomáticas con Chile, y subrayaron que “Los pueblos de toda Latinoamérica apoyamos y necesitamos el triunfo de esta rebelión, porque si gana la rebelión chilena ganamos también todos los pueblos de Latinoamérica que necesitamos cortar la soga con la que pretende asfixiarnos el Fondo Monetario Internacional».

Por Lucía Herrera/ Resumen Latinoamericano

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *