Home Opinión La “madre del cordero” constitucional