Home Opinión La declaración episcopal del 8 abril.