Home Opinión Geopolítica egocéntrica: pandemia, caos y reacomodo, ¿Qué cambios vienen?

Geopolítica egocéntrica: pandemia, caos y reacomodo, ¿Qué cambios vienen?

por sedec

Por: Nelson Aguilar Rodríguez desde Bolivia, Resumen Latinoamericano,

Parte I

Todo ser humano debe luchar por un mundo justo y necesario, para que no sea tarde.

El pánico al COVID–19: con escalada y desescalada en que se debate la humanidad, pasará y esperamos que no sea desbastadora como la peste negra o la peste española; será posiblemente parecido a la Inmunodeficiencia Humana (VIH), causante del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA); u otras enfermedades como la Viruela que convivimos y luchamos. Pero; seguirán brotando otros virus al futuro y seguiremos cohabitando y combatiendo con estas pandemias. Es más; a la par está el hambre y el desempleo debido a las cuarentenas con millones humanos aislados, que han acrecentado más las cifras de pobreza en la crisis económica que ya concurría. Y, los regímenes optaron entre la dicotomía de salud pública o economía y la gravitación fue para la economía y mucho tuvo que ver el tipo de gobierno en cada uno de los países, que al mismo tiempo aplicaron diferentes estrategias en el marco de la Organización Mundial de la Salud (OMS), hubo excepciones como Véneto (Italia) y EUA que suspendió los fondos económicos. Hasta hoy, son variadas las estrategias en los 5 continentes como: la asiática (China, Coreas), la europea (Noruega, Alemania, Italia, Rusia), Centroamérica con Cuba y México; la norteamericana con su crisis; la de Sudamérica con Brasil, Venezuela, Perú, Argentina; Bolivia o Uruguay, entre varios. Estas estrategias fueron con o sin cuarentenas, también combinadas o flexibles con recomendaciones básicas de: barbijo, higiene y distancia. buscando aplanar la curva estadística, la inmunidad de rebaño bajo normas de bioseguridad y todos en general, esperando nuevos medicamentos para tratamiento y a la espera de la carrera de consorcios para obtención de la vacuna; el mismo que debe ser de acceso universal (grupo de puebla y OMS), y; como el único camino de regreso a la vida anterior y muchos calificaron de “biopólitica-biopoder” global y/o de país; para ¿volver a profundizar el capitalismo salvaje?. Mientras tanto el poder de EE.UU se debate en su triple crisis de: pandemia, economía y conflicto racial, y ahora; saca a policías y militares en represión al estallido del conflicto racial: “no puedo respirar” (la agonía de Floyd asesinado por un policía blanco), o el grito “Black Lives Matter” (las vidas de los negros importan), ¿será su primavera árabe de los racistas ilustrados?. Pero; esta historia es repetitiva y matizada en muchos países y Bolivia no es la excepción, lo mismo o igual, cuando se enmascara la pandemia para fines político represivos, cuando en verdad se debe: “defender la vida, en libertad con democracia”,y no vulnerando los derechos humanos.Se puede evidenciar que la pandemia fue manejada mejor en países que tienen una salud publica aplicada por el estado, que en países donde la salud esta privatizada; lastimosamente las cifras humanas son el reflejo de ello. Los hechos ocurridos, ameritan un análisis geopolítico de los argumentos de sin número de concepciones humanas de este siglo XXI y de lo que se viene. Compartiremos diferentes puntos de vista:

El nuevo poder global asiático frente al poder occidental en decadencia: la mayoría de los indicios sugiere que China, la superpotencia emergente, prevalecerá e inaugurará el siglo de Asia oriental (Fischer J. 2020). Ya; se anunciaba antes del estallido de la pandemia, había una “alerta en la economía de EE.UU”. Y, lo sucedido con el COVIC-19, acelero la “crisis económica”, que tendrá como consecuencia la desestabilización del actual orden geopolítico. Pre Covic-19, se estuvo dentro de una guerra comercial, entre China, EUA y Rusia, las sanciones de: Irán, Venezuela, Cuba, otros, ahondado con el Brexit: salida de Reino Unido de la Comunidad Económica Europea (CEE), hizo que China suceda en la cúspide hábilmente con su estrategia de capitalismo dinámico, abierto y reactivado en pandemia, frente al capitalismo cerrado y proteccionista de EE.UU, y ahora; complejizado por ser el epicentro pandémico, en medio del estallido del conflictos y una reactivación económica en proceso. La competencia geopolítica entre Estados Unidos y China, en la carrera voraz de la supremacía del capitalismo, el actual orden geopolítico se desequilibró y está ganando China, y en ese contexto cabe preguntar si el desenlace de esta confrontación o sucesión será pacifica o violenta. Sin embargo; los 2 poderes en disputa son capitalistas, ambas cuentan con sus aliados como: EUA con la OTAN y China con Rusia y los gobiernos del resto del mundo se inclinarán de acuerdo a su posición ideológica, política y económica. Es más; compensaran sus debilidades y balancean los geoconflictos, con o sin guerra, para el reordenamiento del reparto del mundo. Las elites corporativas son quienes definirán o trasladaran sus intereses a guerras comerciales o bélicas, solo que ahora estará la tecnología como factor desequilibrante. Pero; ¿cuál es la diferencia de estos dos países capitalistas?, si en los dos hay “plusvalía” hay explotación al trabajador; resulta que el “Capitalismo Chino hay mayor presencia del estado” frente a los privados; hay empresas estatales fuertes y la tendencia es colectiva. En cambio, EUA conocemos al “capitalismo monopólico privado” y la presencia del estado es menor; y la tendencia es privada e individual, reflejada en la hegemonía de los gobiernos del orbe; exceptuando algunos gobiernos de tendencia socialista como la de Cuba, Corea del Norte, otros. En el actual sistema capitalista que vivimos, los viejos son un estorbo y las enfrentan con las generaciones jóvenes. Y, complejizándose para el año 2030, donde 2/3 de población mundial se concentrarán en grandes urbes de millones de habitantes que, batallarán por los derechos humanos, por el trabajo, contra la desocupación obligada que trae hambre y pobreza, contra la inseguridad de ser desplazados por maquinas a mediano y largo plazo; aquí cabe destacar que la tecnología con la máquina o el robot, no son seres vivos, son herramientas artificiales y no se puede concebir que son explotados, pues no generan plusvalía o el consumo de mercancía del que vive el sistema capitalista. A esto; se suma la amenaza presente del “Calentamiento Global”, donde las supranacionales como la ONU que fundo el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), alertan de la crisis ambiental, sobre el calentamiento del planeta y el riesgo que corremos como especie con el incremento de la temperatura de 1,5°C a 2°C; pese reinvenciones de conceptos como el de “Desarrollo Sostenible”, hace que sea menos creíble y siempre este supeditado a la economía; pero obstinadamente seguimos apostando a la hegemonía del sistema.

Hoy: en este momento de pandemia para unos y pos pandemia para otros, del día a día de nuestras vidas y para el futuro, el internet o las redes ciberespaciales (tele salud, internet, teletrabajo, otros), esto solo; no nos dará de comer, todos debemos trabajar para el pan, para beber un vaso de agua; por sí solo no se sembrará los campos, ni se desarrollará la producción para la alimentación; ni trabajaran solas las maquinas, requiere de las actividades socioeconómicas, incluso para prepararse hacia la guerra, a esto; los pobres para no morirse, echaron mano al conocimiento ancestral lo “tradicional” con mates y vahos de hojitas de: eucalipto, molle, paraíso, otros. Mientras tanto las deudas siguen, el capitalismo salvaje continua ahora revitalizada con la tecnología feroz y forzada para el dominio de elites privadas y de estados transnacionalizados, donde el dilema de inversión está entre lo público o privado. Las necesidades públicas o sea del “pueblo”, serán minimizadas por la inversión en “tecnología”, para desplazar a los trabajadores. Mientras tanto, el capitalismo salvaje, continúa absorbiendo nuestra existencia, por eso es necesario cambiar, fortaleciéndonos desde nuestras familias, dar paso al colectivismo, a la solidaridad y no al individualismo extremo que se pretende. Los socialistas tenemos sueños de un pos capitalismo, que sea armónico con la naturaleza, solidario, distributivo, equilibrado y humano con leyes de Dios, con nuevas reglas justas, pretender al ideal bíblico, sabemos que no lo será, conociéndolos a los humanos. Ahora, es tiempo de lucha por políticas públicas, por los demás, el postulado debe ser que el peso de la crisis económica en la pandemia y pos pandemia no puede caer en los pobres, más al contrario deben absorbida por los ricos poderosos. Es más; se deben parar los intereses de la banca, se deben bajar los intereses al pequeño productor; e incentivar la pequeña producción, debe haber más bonos que realmente sean universales; para que no se apodere el hambre, el sistema de salud pública debe ser fortalecido, con pruebas test, respiradores, y la salud debe ser un derecho y que no sea la pandemia el pretexto o la oportunidad de represión y para introducción de la feroz tecnología, despidiendo a millones de trabajadores y dejándoles en la calle. La deuda externa debe ser suspendida o condonada en parte, hasta que se controle la pandemia. Aunque no guste a los privatisantes, hoy es tiempo de solidaridad, de políticas de estado; de salud pública, de bonos universales para que la gente no se muera de hambre o pandemia, de incentivar lo pequeño. Dios esta con el pueblo primero y todos sin Dios y el pueblo no somos nada.

desde Bolivia para Resumen Latinoamericano

te puede interesar