Home Agenda Abierta Estudio de Mujeres en la Industria de los videojuegos evidencia que al menos un 81,3% ha vivido una situación de discriminación, abuso o acoso dentro de la comunidad

Estudio de Mujeres en la Industria de los videojuegos evidencia que al menos un 81,3% ha vivido una situación de discriminación, abuso o acoso dentro de la comunidad

by sedec

En una era cruzada por las nuevas tecnologías y los cambios, las industrias de los videojuegos no han estado exentas de críticas. El reciente estudio realizado por la organización Mujeres en la Industria de los videojuegos demuestra importantes desafíos contra la violencia de género y la igualdad de oportunidades para mujeres en una industria que tiene alto porcentaje de participación.

Por Valentina Luza Carrión/Resumen.cl

La organización lanzó el pasado 8M un estudio que cruza información de 2018 con 2021, con una muestra de 650 mujeres chilenas y migrantes, entre las que se encontraban jugadoras profesionales, aficionadas, desarrolladoras y todas las áreas que contempla la industria, siendo recopilados los dato a través de un formulario online.

Para ello, se realizó un análisis sobre las mujeres en la tecnología y cómo esto se va desenvolviendo en los diferentes ámbitos. De las encuestadas, un 60.5% jugaba juegos online antes de los 10 años. Asimismo, el 31.8% se considera profesional de los videojuegos.

Te puede interesar: Acusación por sexismo a PC Factory recalca urgencia de debate sobre machismo en la tecnología

Para Javiera Sepúlveda, vocera de MV, la necesidad de visibilizar estos temas recae en el machismo y discriminación que se vive en la industria, marcada por ideas sexistas sobre la relación de las mujeres y la tecnología. También, sobre la importancia de evidenciar que las mujeres siempre han existido dentro de estos espacios y que existe una fuerte necesidad por hacerse visibles.

Entre las principales cifras que se destacan es el aumento de las mujeres en la industria y también cómo la pandemia ha potenciado el interés ha ingresar a la comunidades de juegos, y cómo esto ha evidenciado la importancia de la conversación sobre la violencia en línea.

El aumento de la violencia en línea (y fuera de ella)

La presencia de las mujeres en el mundo de los videojuegos no es un hecho reciente, siempre ha existido. Muchas partieron, según comenta Javiera, jugando de manera profesional u aficionada, ocultando su género detrás de un alias masculino por miedo a la discriminación.

También ocurrió que, las primeras desarrolladoras de juegos o mujeres profesionales dentro de la industria tuvieron que luchar para la igualdad de oportunidades en una industria altamente masculinizada, contra los obstáculos de las brechas salariales y el acoso.

Según datos del estudio, en el presente año un 81.5 % de las encuestadas ha sufrido situaciones de violencia de género, tanto de manera online como offline. También, cerca de un 80% ha sido testigo de alguna situación similar hacia otras mujeres.

Entre las situaciones que más se repiten en las profesionales de la industria, es la discriminación por motivo de género, acoso sexual u acoso laboral.

Para la vocera, estas cifras retratan la importancia del debate a sobre cómo afrontar los diferentes desafíos de la violencia en línea y la importancia de configurar espacios de denuncia en las plataformas, y de paso, crear consciencia en la sociedad en general tanto cómo en las comunidades gamers y tecnológicas.
También, comenta, es un desafío gubernamental cómo comunitario “debemos parar en conjunto estas actitudes, si somos testigos de discriminación, acoso y/o abuso no dejar que se pase por alto”, haciendo hincapié a que en gran cantidad de casos de los juegos en línea, existe complicidad y permisividad ante situaciones de acoso.
“Estas prácticas van a existir mientras exista el machismo, si no avanzamos como sociedad en general, será difícil avanzar en los juegos específicamente. Nosotras hacemos un llamado a la comunidad a tomar esto como algo inaceptable, en los grupos de amigos esto se sigue permitiendo. Para erradicar estos comportamientos se debe entender que es algo inaceptable”, comenta.

Mujeres en la industria tecnológica

El negocio de los videojuegos mueve aproximadamente USD 8 millones anualmente, y existen más de 60 empresas locales en Chile, lo que se traducido en ser una carrera que se ha posicionado cada vez más cómo una altamente viable.

En Latinoamérica específicamente, según cifras de Mediacom agencia de medios de líder a nivel mundial, en 2019, los gamers o consumidores de los videojuegos son más de la mitad de la población online y de ellos, 49, 7 % son mujeres.

Según dato del estudio de Mujer en la Industria de los Videojuegos , existe un aumento a cerca de un 50% de mujeres que se desempeñan trabajando en una empresa como desarrolladoras de videojuegos en el país. También, existe un amplio aumento en aquellas que se desempeñan como streamers, caster, influencer y/o youtuber en temáticas de videojuegos.

Hoy un 38.5% ya lleva más de 5 años trabajando en la industria, en comparación al 2018, donde las cifras eran de 27%. Este aumento lo consideran sumamente positivo “El interés siempre ha estado y ahora las empresas ahora se han ido diversificando”, comenta la vocera.

Emparejar los bits

Entonces, ¿Cuáles son los principales desafíos que se afrontan? Para Sepúlveda, recaen principalmente en importancia de inspirar a otras mujeres y alentar a que se generen los encuentros para espacios seguros.
“El desafío que tenemos nosotras ahora es crear instancias de taller o eventos para que aficionadas se conviertan en profesionales. También el desafío de generar consciencia sobre lo malo de estas prácticas”, comenta.

Respecto a las cifras de este estudio y cómo ha impactado tanto en la organización de Mujeres en la Industria de los Videojuegos cómo en la profesional, comenta que estos serán fundamentales para los próximos pasos a seguir como sociedad.

“Me siento muy esperanzada. Nos gustaría llevar este estudio a una instancia internacional, hay harto trabajo en este estudio que nos permitirá crear más instancias.”, concluye Javiera Sepúlveda.

Te puede interesar

Deja un comentario