Estudiantes de universidades privadas denuncian persecución a raíz de la revuelta social

En cuanto a la Universidad Andrés Bello, serían 17 los alumnos expulsados y diez los suspendidos, todos ellos –explicó el estudiante de Sociología, Patricio Hernández- debido a su participación activa en la toma que afectó a esa casa de estudios.

La represión surgida a raíz de la crisis social también ha repercutido en los estudiantes de universidades privadas. Así lo denunciaron este jueves la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech), la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (ACES), alumnos de la Universidad Central, de la Universidad Diego Portales y de la Universidad Andrés Bello.

La presidenta de la Fech, Emilia Schneider, acusó que las tres universidades privadas ya mencionadas han perseguido a los estudiantes que han participado en tomas y manifestaciones, incluso han llegado a discriminar a quienes tienen una opción sexual distinta.

“Queremos aprovechar esta oportunidad para denunciar la persecución, la criminalización y la discriminación por orientación sexual que han vivido nuestras compañeras y compañeros de universidades privadas, en particular estamos hablando de los casos de la Universidad Diego Portales, de la Universidad Central y de la Universidad Andrés Bello. Queremos decir que es urgente que la educación sea un derecho y que sea democrática, que estas persecuciones políticas son inaceptables. Hoy las y los estudiantes están tomando medidas legales porque no vamos a tolerar esta persecución política en los establecimientos educacionales”.

Por su parte, Kevin Norambuena, estudiante de la Universidad Central actualmente sumariado, explicó que el comportamiento de las autoridades de su casa de estudios se debe a los intentos de frenar todo tipo de movilización hecha por los alumnos, movilizaciones en que exigen tanto demandas nacionales como internas.

“Las universidades privadas están sumariando, suspendiendo y expulsando a sus estudiantes. Esto lo hacen en un contexto posterior a lo que fue el estallido social del 18 de octubre utilizando métodos represivos históricos y que hoy se ponen al servicio para frenar cualquier tipo de movilización. En la Universidad Central somos seis estudiantes que estamos siendo suspendidos”.

En cuanto a la Universidad Andrés Bello serían 17 los alumnos expulsados y diez los suspendidos, todos ellos –explicó el estudiante de Sociología, Patricio Hernández- debido a su participación activa en la toma que afectó a la mencionada casa de estudios.

Pero en esta universidad hay un caso especial que se ha catalogado como discriminación, pues el estudiante de Historia, Jorge Rivas, fue sumariado –según indicó- debido a su orientación sexual.

Rivas explicó que, debido a un show de drag queen que hizo frente a sus compañeros, se le sumarió e incluso se le persiguió con guardias privados para amedrentarlo, se metieron a sus redes sociales para sacar fotos y acusarlo con injurias y calumnias.

Para el estudiante de Historia, la reacción de la Universidad se debió a que desafió el patriarcado existente en la institución.

“No podemos tolerar que a la comunidad LGTBI la sigan discriminando así, pues esto va en contra de la Ley Zamudio, necesitamos ir en contra de todo esto que está sucediendo. Esto es una discriminación sin duda alguna contra mí, contra un estudiante que rompió el patriarcado que tenía la universidad, que rompió el paradigma de universidad privada y universidad de bien, lo que yo quise hacer fue un show artístico para poder estar con ellos apoyándolos y sacarlos un poco de la burbuja social que teníamos en ese minuto”.

Por su parte, la ACES solidarizó con los universitarios afectados y aseguró que durante marzo las movilizaciones se intensificarán tomando en cuenta estos casos de persecución dentro del contexto de crisis social.

Radio UChile*

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *