Home Opinión Estafa Inmobiliaria y Corrupción Política: Las sombras de los grandes edificios en los barrios de Concepción

Estafa Inmobiliaria y Corrupción Política: Las sombras de los grandes edificios en los barrios de Concepción

por sedec

[resumen.cl] Para nadie es un misterio que las empresas constructoras e inmobiliarias son los principales financistas de las campañas políticas en Chile, fenómeno que se repite a nivel central como local en cada municipio.  Los reiterados escándalos por modificaciones de planos reguladores, modificando uso de suelo o alturas permitidas son una constante en las últimas décadas en nuestro país, el más bullado de estos el ocurrido en Machali (Región de O Higgins) que involucro al hijo de la entonces presidenta Bachelet.

Resulta más que sospechoso que tras el terremoto del 27 de febrero del 2010 en Concepción se produjeran tantos edificios dañados, prácticamente todos ellos nuevos de reciente construcción, como el emblemático caso del edificio Alto Rio, al cual debemos agradecer que aun muy pocas personas se habían trasladado a vivir allí, de lo contrario la tragedia pudo ser aún más grave.

Sin embargo es aún más sospechoso que tras esa tragedia, se levantaran innumerables edificios de altura y se fijara como norma la no existencia de límites de altura o “cielos abiertos”, en esta zona geográfica con una de las mayores historias sísmicas del continente americano y probablemente del mundo.  Con la tragedia, los muertos, heridos y damnificados ahí, sufriendo las consecuencias de nuestro último cataclismo.

No es de extrañar que en la municipalidad de Concepción, donde supuestamente trabajaron muchas de sus autoridades, desde el mismo día del terremoto muchísimas horas, como se develo en el caso de los millonarios pagos de horas extras, las carpetas de los proyectos inmobiliarios siniestrados, extrañamente desaparecieran.

Hoy el municipio de Concepción, juega a retrasar el cambio de plano regulador que demanda la ciudadanía penquista, mientras gana tiempo para que cientos de proyecto de edificios de gran altura comiencen a concretarse, en un desarrollo caótico e inorgánico solo al arbitrio de las ganancias del inescrupuloso negocio inmobiliario, el mismo que tiene una seria de beneficios tributarios y subvenciones estatales.

Hay barrios históricos de Concepción, como La Pampa, Oriente, Matadero y Puchacay que se verán invadidos de estas edificaciones, no solo ahora con estos proyectos en marcha, sino también más adelante, pues el nuevo plano regulador que establece el límite de 5 pisos para el centro de la ciudad, permite que en estos barrios periféricos continúen instalándose torres de 12 o 15 pisos.

Este jueves se inicia por fin una consulta retrasada por años, las preguntas sobre las cuales se deben pronunciar los vecinos aún se mantienen ocultas, entre tanto el negocio inmobiliario ha desatado una campaña a favor de los grandes edificios, se olvidan de la tragedia del 27 de febrero del 2010 y los muertos, heridos y damnificados de aquella oportunidad, pretenden seguir levantando grandes edificios en sectores como Puchacay donde investigaciones científicas alertas sobre el grave peligro que representan los suelos de aquel sector, tradicionalmente rellenos y zonas de inundación, malos terrenos para la construcción donde las ondas sísmicas amplifican sus fuerzas.

El crecimiento demográfico de Concepción no necesita grandes edificios, basta con densificar a 5 pisos y con ello se garantiza viviendas para los habitantes que lleguen por décadas, no es necesario instalar la amenaza, el riesgo de la catástrofe en barrios que además este tipo de edificaciones atentan contra su propia identidad y vida cotidiana que los habitantes de estos lugares han tenido por décadas.

Por resumen.cl

te puede interesar