El TPP es más pobreza para las naciones oprimidas

El TPP (Tratado Integral y Progresivo de Asociación Transpacífico) es un tratado comercial que se viene negociando desde el año 2010. En febrero de 2016 fue suscrito por 12 países: Brunéi, Nueva Zelanda, Singapur, Australia, Canadá, Japón, Malasia, México, Perú, Chile, Vietnam y Estados Unidos (el cual se retiró en enero de 2017). Los 11 países actuales representan el 40% de la economía mundial y casi un tercio de todo el flujo del comercio internacional. ¿A quién sirven estos tratados? Detrás de la demagogia y el balbuceo sobre la integración, ¿qué intereses de clase defienden?.

Vivimos la época de barrimiento del imperialismo

No podemos olvidar que la economía mundial se rige por las relaciones de producción impuestas por los países imperialistas. Un puñado de países groseramente ricos y una mayoría de naciones oprimidas, asoladas por las ambiciones de estos mafiosos internacionales.

El imperialismo, principalmente yanqui, es la superpotencia hegemónica única y principal enemigo de los pueblos del mundo.Donde se instala actúa según su esencia, creando caos, disturbios y saqueando lo que pueda de las naciones oprimidas. Al mismo tiempo, se relaciona en colusión y pugna con los otros imperialistas, como Rusia, China, Alemania, Francia, etc.
El imperialismo es la última fase histórica del capitalismo. Su carácter específico tiene tres peculiaridades: el imperialismo es 1) capitalismo monopolista; 2) capitalismo parasitario o en descomposición y 3) capitalismo agonizante. El imperialismo es la manifestación de la sustitución de la libre competencia por el monopolio, es su rasgo económico fundamental.

El imperialismo yanqui se debate en crisis cada vez más profundas y desde los años 80 ha entrado en su periodo de barrimiento de la faz de la tierra, pero no caerá por sí solo, de allí la necesidad de la unidad de los pueblos del mundo para dar una decidida lucha contra sus bestiales intereses.

La salida de EE. UU. del TPP

El TPP es parte de las tareas reaccionarias del imperialismo yanqui, esto es, reimpulsar su economía en crisis. El gobierno de Obama impulsó el TPP junto con sectores ligados al capital financiero acunado en Wall Street y el Partido Republicano, logrando obtener la vía rápida o “Fast Track” en el Congreso para su tramitación. Sin embargo, en la campaña presidencial fue objetado por los candidatos, con el argumento que las reducciones arancelarias destruirían millones de empleos en los Estados Unidos. Pero los analistas Uri Dadush y Beatriz Leycegui, en “El TPP, los países del TLCAN y la integración de las Américas”, desmienten eso: “la objeción más común que se esgrime contra el TPP respecto a que destruirá millones de empleos en Estados Unidos carece de validez, porque Estados Unidos no se ha obligado a otorgar liberalizaciones comerciales que vayan más allá de lo que ya otorga, mientras que las otras partes, sobre todo Vietnam, sí se han comprometido a más”.

Cuando el archireaccionario Donald Trump, asumió como presidente no ratificó el TPP, porque está más interesado en renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Se entiende, ya que Canadá, Estados Unidos y México en conjunto representan la mayor parte del PIB del TPP (72%) y la mayor parte del intercambio comercial (62%).
Por ello está presionando a México, con lo del muro por ejemplo y a Canadá, para así obligarlos a renegociar el TLCAN. Entonces, no se trata de un quiebre, sino tan solo de un reajuste de su política, apuntando a obtener condiciones aún más leoninas (abusivas) para la exportación de capital yanqui y el comercio. De pasada, Trump pretende “recuperar” algunos empleos, para decir que cumple con sus falsas promesas electorales.

¿Qué implica el TPP para Chile?

Los gobiernos de Chile históricamente han servido totalmente a los planes imperialistas. Siguiendo su guión para las naciones oprimidas, han hecho que Chile tenga más de 26 tratados de libre comercio con más de 64 países. La consecuencia es tener una de las economías más dependientes a las oscilaciones de los precios de las materias primas y del dólar, todo lo cual encarece nuestras condiciones de vida.

El TPP es profundizar más de lo mismo: Los ejes más relevantes que denuncian las masas son: cortes supranacionales que resguardarán intereses de grandes capitales extranjeros, pudiendo querellarse incluso frente a medidas como el nivel de sueldo de los trabajadores o legislación ambiental que no esté acorde a sus intereses; Imposición del tratado UPOV 91, conocido como Ley Monsanto, para entregarle practicamente el monopolio de la producción de semillas a esta empresa norteamericana de químicos y fertilizantes tóxicos; Monopolizar y extraer enormes rentas del desarrollo digital que es utilizado cada vez más en la producción y en la vida diaria.

Es necesario oponerse a esto planes imperialistas y sus tratados desiguales, por eso denunciamos el TPP y nos preparamos para la Cumbre APEC, sumándonos al pueblo que repudia y alista la protesta contra los que solo saben traer pobreza, violencia y opresión a los pueblos del mundo.

Editorial de Periódico El Pueblo 2 de abril

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *