Home Opinión El racismo sin límite de Piñera y la violencia lingüística, cultural y política del Mineduc