Home Opinión El poder y lo nuevo

El poder y lo nuevo

por Patricio Rivera

Por Wilson Tapia Villalobos

Parece de Perogrullo, pero es necesario repetirlo a menudo.  No es que se olvide, se utilizan numerosas estratagemas para ocultarlo: El poder jamás será verdaderamente innovador.  Podrá utilizar las nuevas herramientas que le ofrece la tecnología, el pensamiento que haga más efectiva su gestión.  Pero nunca ayudará a abrir las puertas de la libertad.  Sea ésta de pensamiento, o que ayude a concebir acciones que puedan cambiar lo establecido.  En definitiva, que amenacen con crear un nuevo orden en que el poder pase a otras manos. O, incluso, que sea compartido.

Esto se está viviendo con extraordinaria crudeza a nivel mundial. Y los chilenos somos actores destacados en la trama. No por la importancia económica del país o por su gravitación desequilibrante en cualquier área.  Simplemente, porque desde los años ´70 y hasta la fecha hemos sido el laboratorio en que el neoliberalismo lleva a cabo sus experimentos.  Antes sin ningún tipo de resguardo.  Ahora pareciera que hay más miradas interesadas en denunciar las atrocidades económicas que se están realizando.

Y la realidad resulta impactante. Es posible que Chile llegue a ser un país rico, pero no desarrollado.  Ello significa que lo que produce seguirá en manos de unos pocos.  No es nuevo el hecho que tres familias chilenas están entre los cien súper multimillonarios del mundo, según la revista Forbes.  En la lista se encuentran Hors Paulmann, la familia Matte y la familia Luksic. Luego, entre los cuatrocientos personajes más adinerados del planeta se ubica el presidente Sebastián Piñera. Lo que manejan estos cuatro grupos equivale al 80% del ingreso anual de la población total del país. Y mientras ello no cambie de manera drástica, Chile seguirá sin alcanzar el desarrollo. Aunque parezca paradojal, entre nosotros tenemos más súper multimillonarios que Suecia o Dinamarca.  La diferencia está en que aquellos sí son desarrollados y nosotros, no. Acá la concentración de la riqueza llega a ser vergonzosa.

Mientras tanto, se sigue escuchando la cantinela que todo se arregla con mejorar educación.  Sí, mejorar la educación ayudará.  Pero de nada servirá si eso no va acompañado de otras medidas estructurales muy lejanas al asistencialismo con que la Concertación y el actual gobierno han tratado de congraciarse con los más pobres. El cambio tiene que ser profundo y amplio. Incidir, por ejemplo, en el control estatal que impida la concentración exagerada de la riqueza. Es indispensable la creación de políticas públicas que eviten la segregación y sean un incentivo para crear una sociedad más integrada e igualitaria. La integración territorial también es esencial.  E igual ocurre con la necesidad de contar con mecanismos que entreguen mejores herramientas de defensa a las organizaciones de trabajadores. Paralelamente a todo ello, el Estado debe asumir un rol protagónico en educación y salud.

Cuando se observa la historia de Chile de los últimos doscientos años, lo que se ve no es alentador. Cualquier atisbo de insubordinación a lo establecido fue reprimido violentamente. Y quienes osaron aspirar a grados mayores de libertad, recibieron castigos ejemplarizadores. A menudo incluían cuotas elevadas de muertos. Así se fue formando la cultura del chileno que permea su manera de ser. Aparentemente, una de sus características es la sumisión.  Pero cómo no, si la aspiración libertaria se pagaba con la vida. Por eso es que se ha ido a la zaga en asumir los cambios. El divorcio es un logro reciente.  Chile fue el penúltimo país del mundo en reconocer que el matrimonio no era para toda la vida.  Hasta hoy, la mujer no puede ejercer la libertad de disponer de su cuerpo.  El tema del aborto es tabú. No se puede discutir acerca de él. Es la demostración de cómo opera el poder en cuestiones valórica, un campo en que la libertad personal debiera ser resguardada con celo máximo.  Y de estos ejemplos surgen los contornos que dibujan a la democracia chilena.

Pareciera que nadie quiere asumir verdaderamente la responsabilidad que nos cabe en la creación de nuestras instituciones. Cuando, en diversa magnitud, todos somos responsables.  Lo que no significa esparcir de tal manera la carga que, finalmente -como hoy-, nadie asuma su cuota. Lo que está ocurriendo en la actualidad es responsabilidad de una generación de políticos que no fue capaz de encauzar debidamente el caudal de libertad de los chilenos. En el pasado reciente, la responsabilidad no corre sólo por cuenta de quienes usurparon el poder. Ellos debieron ser juzgados como asesinos. Pero la justicia no sea hace en la medida de lo posible, porque significa siempre en la medida que acepta el poder.  Y eso no es democracia y tampoco libertad.

Dentro de aquella generación de políticos que trajeron nuevamente la democracia a Chile hay personajes respetables. Pero cual más cual menos, fue autor de este incordio. Y hoy creen que pueden mostrar un futuro esplendoroso para Chile sin asumir ningún riesgo nuevo.  Sin aceptar que el mundo cambió y que la sumisión de ellos al neoliberalismo a ultranza no fue más que una traición.  Es posible que empujada por el miedo, pero traición al fin.

Eso no se resuelve con que ahora algunos dirigentes políticos intenten ganarse a la juventud propalando su consumo de marihuana u otras drogas.  Tal actitud sólo hace más miserable el engaño.

te puede interesar