Home Opinión El perdón y la realidad