Home Memoria El nuevo Día del Joven Combatiente

El nuevo Día del Joven Combatiente

by sedec

Por José M. Carrera/ Resumen.cl

Buscando en las páginas de internet o en documentos oficiales de los gobiernos postdictadura, se pueden observar las conmemoraciones referidas a la “chilenidad”. Muestran una infinidad de fiestas religiosas y paganas muy conocidas, y cuando se hace referencia a las fiestas “oficiales”, llama la atención que varios hechos que se celebran sucedieron en territorios que no eran de Chile, como el Combate Naval de Iquique, la Batalla de la Concepción y otros. No aparecen conmemoraciones que son tradición en el pueblo chileno, ejemplo de ello, la del 29 de marzo, “Día del Joven Combatiente”.

La versión “oficial”, borra totalmente la participación de los combatientes y de las organizaciones populares en la lucha contra la dictadura, pero a pesar de ello, en nuestro país se conmemora sagradamente el 29 de marzo. En esa fecha, en 1985, los hermanos Rafael y Eduardo Vergara Toledo fueron asesinados por carabineros en la Villa Francia, y al llegar la noche, la joven Paulina Aguirre es ejecutada por la CNI en el sector El Arrayán. Un año antes en Pudahuel, el mismo día, había sido asesinado Mauricio Maigret Becerra, al enfrentarse a las fuerzas represivas. Todos militaban en MIR. Ese día no se ha borrado de la memoria de los chilenos y chilenas, siendo considerado además, como de homenaje al pueblo rebelde.

Este año 2021 a pesar de la pandemia y las cuarentenas, por las redes sociales se anuncian varios homenajes en recuerdo a los jóvenes chilenos que se enfrentaron en la lucha directa con la dictadura, en el combate poblacional, en las jornadas de protestas y barricadas, en las universidades y liceos, en los centros de trabajo, en los grupos de combate, en los enfrentamientos armados contra las fuerzas represivas, en las acciones de notoriedad contra la “normalidad” que nos pretendían imponer la clase pudiente, en la lucha clandestina, y en reconocimiento también al exilio combativo y al internacionalismo de cientos de jóvenes fuera de Chile. También es un homenaje a los presos políticos que mantuvieron firme sus ideas, luego de ser detenidos, torturados y encarcelados. Es recordar con orgullo sus huelgas de hambre, desde el mismo 11 de septiembre de 1973.

Revisa: Javier Rebolledo, coautor de RATI: “No se ha hecho juicio político de lo que hizo La Oficina”

Los combatientes fueron los actores directos de las acciones político-militares, de propaganda y agitación: miles de hombres y mujeres cumplieron más de una de esas tareas o misiones, según sea el caso. La mayoría de ellos se vieron obligados a aprender el arte militar y conspirativo con éxito, para brindarnos alegrías y justicia popular.

Combatientes son los y las que no se arrepienten de su actuar y están orgullosos de su pasado, son los y las que desprecian con más fuerza la vergonzosa voltereta ideológica de los otrora conspicuos y fulgurantes dirigentes políticos de izquierda, hoy devenidos en “demócratas neoliberales”.

El “29” se rememora la lucha desplegada por los jóvenes de otra época, aquellos de las primeras resistencias al golpe de Estado en las filas socialistas del grupo de escoltas de Allende en La Moneda, la Plaza de la Constitución y en las poblaciones populares. Recuerda con orgullo la Resistencia de los combatientes del MIR, los Grupos Cero de los comunistas, las acciones audaces del FPMR y de los jóvenes lautaristas.

El pacto de la Transición transformó a estos combatientes en “terroristas”, por obra y gracia de los intereses espurios que hoy salen a la luz, debido a la connivencia corrupta y monetaria entre empresarios de la dictadura y la ex Concertación (partidos de izquierda incluidos) que representaban a los opositores frente a Pinochet y la derecha a finales de los años ochenta.

Hoy esa tradición de lucha, es parte de nuestra juventud y se caracteriza por el rechazo al modelo neoliberal heredado de la dictadura. Los y las combatientes de estos días, héroes de la Plaza de la Dignidad y de las primeras líneas desde octubre de 2019, reivindican con mayor convicción esta fecha, sienten admiración por los jóvenes luchadores asesinados en “democracia”: Alex Muñoz, Fabián López, Marco Antonioleti y Claudia López Benaiges. Solidarizan con el pueblo mapuche y toman como banderas a sus jóvenes weichafes, Matías Catrileo, Alex Lemún y Jaime Mendoza Collío. Y a sus propios caídos, heridos, mutilados, encarcelados en el Chile de hoy.

No debemos olvidar que todavía muchos de esos ejemplares combatientes siguen exiliados por el mundo, impedidos de vivir en Chile. Los hay también encarcelados en duras condiciones, como Mauricio Hernández Norambuena. Debemos apoyar su libertad, el “Día del Combatiente” es un homenaje también para él y todos los presos políticos chilenos y mapuche, libertad para ellos y ellas ahora.

Santiago, Chile, 29 de marzo de 2021.

Te puede interesar

Deja un comentario