Home Agencia de Noticias El mono que manda a la noticia – (opinión)

El mono que manda a la noticia – (opinión)

por sedec

andha231
Por Julio Sánchez director periódico La Diagonal
Hace poco más de una semana, me tocó ver una singular protesta en pleno centro de Santiago. Seis mujeres, representantes de la conocida Andha Chile, yacían sobre una grúa protestando por los abusos en el pago de sus viviendas y en el trato indiferente del gobierno frente a tanta injusticia. Obviamente mucha prensa llegó al lugar enfocando sus lentes hacia las alturas, donde estas mujeres levantaban sus consignas. Todo era expectación, suspenso, misterio, como si se tratara de la final de la copa mundial con Chile atacando los últimos minutos en un empate a cero.Por cierto me encontré con varios colegas periodistas, algunos amigos, que cubrían aquel hecho. Y claro. El mono, como se habla en jerga televisiva, eran estas deudoras a más de 15 metros de altura. Todos alineados, apuntando sus cámaras como cuál cantón de fusilamiento, y registrando una manifestación que tenía mucho más que esa imagen desde la grúa. Ahí estaban, ahí estábamos, contagiados con esa imagen.

Así entonces dejé a esos amigos míos periodistas y rondé el lugar. Conversando con espectadores arrumados junto a la vereda, me di cuenta que ellos mismos eran deudores habitacionales también. Y no tardaron en soltar la lengua. Denunciaros serias irregularidades en el pago de sus viviendas, tienen dividendos que bordean los 90 mil pesos pagando sus miserables casas de vivienda mínima en más de 10 veces, acusaron abandono de la responsabilidad del gobierno en todo esto, que les trasladó a la banca privada sus pagos y no al Serviu, quien debiese ser el receptor de los pagos, alegaron contra todos mis estimados colegas que en ningún momento lograron darse cuenta que la noticia estaba lejos del mono de la grúa, sino con quienes excitados me contaban las demandas. Y por eso el ambiente era tenso. Hacía minutos se habían llevado detenidas a unas deudoras, y ahí se prendieron las cámaras, los flashes y todos los comunicadores pidiendo informes a Carabineros de la cantidad de detenidos. Pero cuando una vocera quería hablar para explicar las razones de la manifestación, ya ningún micrófono estaba en escena, todos dormían haciendo gala de un cinismo impuesto no por los periodistas, sino por los editores, por la editorial, por la ignorancia que lamento tanto en mis colegas periodistas. Y cuya responsabilidad viene dada por la mala formación académica y por el medio en el que se desenvuelven.

Y lo que digo lo expreso por conocimiento empírico. He trabajado en dos de esos grandes canales y conozco muy bien ese funcionamiento. Por eso lamento y entiendo la ofensiva que cualquier manifestante como estos, los deudores, tienen con la prensa. Y claro, si cuando finalmente bajaron las mujeres de la grúa en los noticieros de las 21:00 horas sólo se informó del hecho, de la grúa vacía, que cierto que es noticia, pero no se buscó el trasfondo, el origen, la génesis que motivó a humanos como ellos mismos, como yo, como usted lector, como todos, a concretar semejante y tan arriesgada acción.

El problema, y que más me avergüenza, es que sólo era cuestión de voltear las cámaras de esa grúa, si quiera por 5 minutos, y poner micrófono a cualquier deudora estacionada en esas veredas. Con ello, habrían estado esas razones. Ahí, sin duda al menos, se hubiese cumplido la rigurosidad periodística.

Y es cierto, el mono (la imagen) manda la noticia. Pero la verdad también.

te puede interesar