El Gobierno central no escucha a las provincias

Lebu es la capital de la provincia de Arauco, una típica ciudad de fin del camino. Quiero decir que no se encuentra en una ruta hacia otro lugar y por eso quizás no ha presentado aún contagios de la pandemia que se extiende por nuestro país. Sus habitantes y sus autoridades locales han solicitado reiteradamente que se instale una barrera sanitaria protectora, lo cual ha sido negado por el Gobierno central. Más grave aún es que tampoco se haya querido colocar una de dichas barreras para quienes viajan a Isla Mocha, lugar donde no existe infraestructura adecuada para tratar a posibles contagiados de COVID-19 y sería difícil traerlos al continente en forma oportuna.

Ante esta situación la Municipalidad de Lebu ha financiado un control sanitario que consiste en tomar la temperatura a los pasajeros que ingresan a Lebu y pedirles que respondan algunas preguntas para descartar que sean portadores del virus.

El alcalde de Lebu Cristián Peña Morales señaló que “el control sanitario de la ruta 160 y P-40 son los únicos que tienen carácter comunal en la provincia y son financiado por iniciativa municipal”, así mismo planteó que “mientras la autoridad sanitaria no determine una barrera sanitaria provincial, los lebulenses y los habitantes de la provincia no vamos a estar tranquilos. Hemos sido majaderos en pedirlo, pero en esto lamentablemente nos han dejado solos, ni siquiera para Isla Mocha el gobierno ha decretado un cordón sanitario que debiese ser lo mínimo.”

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *