Home Opinión El espíritu participativo de la Convención Constitucional debe permanecer