Home Opinión El centro, error -y horror- antropológico