Home DDHH EE.UU.: La furia de un pueblo contra el orden

EE.UU.: La furia de un pueblo contra el orden

by Juan Ortega

Enojo masivo en protestas por todo EE.UU. contra el asesinato policial de George Floyd.

Han estallado protestas y manifestaciones en todo Estados Unidos en una reacción explosiva al asesinato policial de George Floyd en Minneapolis, Minnesota.

En Minneapolis, miles se reunieron en la misma cuadra donde Floyd fue asesinado y marcharon al tercer recinto policial de Minneapolis. Varios incendios ardían el jueves, incluso el en el tercer recinto policial, que seguía ardiendo en el momento de redacción. La Guardia Nacional de Minnesota anunció anoche que 500 soldados habían sido activados y se estaban preparando para desplegarse.

También el jueves por la noche, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, amenazó con desplegar a los militares contra los manifestantes y disparar contra los manifestantes. “No puedo quedarme quieto y ver que esto suceda en una gran ciudad estadounidense, Minneapolis”, tuiteó Trump. “O el muy débil alcalde de izquierda radical, Jacob Frey, actúa y pone a la Ciudad bajo control, o enviaré a la Guardia Nacional y haré el trabajo bien”.

Trump llamó a los manifestantes “MATONES” y dijo que “acabo de hablar con el gobernador de Minnesota, Tim Walz, y le dije que los militares lo apoyan incondicionalmente. Ante cualquier dificultad, asumiremos el control, pero, cuando comience el saqueo, comenzará el tiroteo”.

La protesta en un área de las manifestaciones el 28 de mayo, 2020 (AP Photo/Julio Cortez) St. Paul, Minnesota.

Un reportero negro de CNN fue arrestado por la policía cuando transmitía en vivo aproximadamente a las seis de la mañana el viernes. Omar Jimenez y tres miembros del equipo, todos blancos, fueron llevados en esposas. Jimenez cooperó plenamente con las direcciones de los policías, ofreciendo trasladar al equipo para reportar en otro lugar si les molestaba, cuando un grupo de patrulleros estatales de Minnesota los acorralaron.

Uno de los miembros del equipo de filmación se escucha diciéndoles a los policías, “Están arrestándolo en vivo en CNN. Les dijimos antes que estamos con CNN”. Otro reportero de CNN, a una cuadra de distancia y que es blanco, fue hostigado por la policía, pero le permitieron seguir su transmisión, con las palabras “OK, tú estás bien”.

También se llevaron a cabo manifestaciones en la ciudad de Nueva York, donde 33 manifestantes fueron arrestados después de una aglomeración con la policía. Cientos de personas también participaron en manifestaciones en Columbus, Ohio; Albuquerque, Nuevo México; Pensacola, Florida; Louisville, Kentucky; y Los Ángeles, California. En Columbus, los manifestantes intentaron irrumpir en el edificio gubernamental de Ohio.

Cientos de personas se reunieron en el centro de Louisville y marcharon por las calles para exigir el arresto de los policías que mataron a Breonna Taylor en marzo. En Denver, Colorado, un manifestante fue atropellado por un automóvil que se abrió paso entre la multitud.

Floyd fue asesinado el lunes después de ser capturado por cuatro policías de Minneapolis que respondían a una supuesta “falsificación en curso”. Hasta el jueves, ninguno de los policías involucrados en el asesinato había sido arrestado o acusado.

Floyd pidió ayuda en repetidas ocasiones, gritando “No puedo respirar” y “Voy a morir” cuando Derek Chauvin se arrodilló sobre su cuello y Tou Thao ayudó a evitar que la multitud interfiriera.

Durante una conferencia de prensa el jueves por la tarde, el alcalde demócrata Jacob Frey intentó calmar a los manifestantes y les suplicó que fueran “mejores de lo que hemos sido”. El jefe de policía de Minneapolis, Medaria Arrodondo, se unió a la petición de restablecer el orden en la ciudad. “Sé que actualmente hay un déficit de esperanza en nuestra ciudad … Pero no permitiré que nadie continúe aumentando ese déficit al volver a traumatizar a esas personas en nuestra comunidad”.

La ira popular se avivó aún más el jueves por los comentarios del fiscal que tiene jurisdicción sobre el caso, el fiscal del condado de Hennepin Mike Freeman. Dijo a la prensa que hay “otra evidencia que no respalda una acusación criminal … No me apresuraré a dictaminar la justicia”.

Freeman es responsable de la decisión de no presentar cargos contra el oficial que mató a Jamar Clark en 2016, lo que provocó días de protesta, así como el retraso de más de medio año en decidir acusar y arrestar al oficial que disparó y mató a Justine Damond en 2017.

La erupción de ira no se debe solo al asesinato de George Floyd. Esta es solo la última de una serie interminable de asesinatos y tratos brutales. Todos los años, la policía en los Estados Unidos mata a mil personas en ciudades y estados de todo el país, administrados por demócratas y republicanos.

A la indignación por la violencia policial se agrega la situación explosiva creada por la respuesta de la clase dominante a la pandemia de coronavirus. Se han entregado billones a los ricos, mientras que decenas de millones de trabajadores no tienen trabajo y no tendrán un trabajo al que regresar.

La Administración de Trump busca utilizar la angustia social masiva para forzar un regreso al trabajo que conducirá a un aumento dramático en casos y muertes. Ya han muerto más de 100,000 personas por el coronavirus.

Los representantes de la élite gobernante han pronunciado sus habituales declaraciones hipócritas que siguen a cada horrible asesinato policial. El candidato presidencial demócrata Joe Biden, quien fue vicepresidente bajo Barack Obama, declaró que el asesinato de Floyd es “parte de un ciclo sistémico arraigado de injusticia que todavía existe en este país”. El Departamento de Justicia de Obama en repetidas ocasiones minimizó los asesinatos de la policía, negándose a presentar cargos federales contra policías asesinos.

Esto se combina con los esfuerzos de figuras del Partido Demócrata como Al Sharpton y Jesse Jackson para enmarcar la violencia policial como producto de un conflicto racial, como lo hicieron en los discursos en la protesta de Minneapolis el jueves.

No hay duda de que el racismo estuvo involucrado en el asesinato de Floyd y otros incidentes de horrible violencia policial. Las capas más atrasadas y fascistas son reclutadas deliberadamente en la policía. La Administración de Trump en particular ha promovido una violencia policial con impunidad sin límites.

Sin embargo, la policía es fundamentalmente un instrumento de gobierno de clase. A medida que las tensiones sociales alcanzan un punto de inflexión en los Estados Unidos, la clase dominante está girando cada vez más directamente hacia la movilización de su aparato de represión.

Fuente: https://www.wsws.org/es/articles/2020/05/30/minn-m30.html


Videos: Manifestaciones y declaraciones en EE. UU contra el racismo.

por Anthony Bertolt.

Fuente: Correo de los Trabajadores

Te puede interesar