Home Cultura Dejando un enorme legado a la ilustración latinoamericana falleció Quino a los 88 años, creador de Mafalda

Dejando un enorme legado a la ilustración latinoamericana falleció Quino a los 88 años, creador de Mafalda

por sedec
Quino

Joaquín Salvador Lavado, conocido como Quino, falleció esta mañana a los 88 años en la ciudad de Mendoza. Creador de una serie de trabajos y viñetas de una ácida crítica social, así como de un humor que a ratos rozaba lo surrealista, sin duda su personaje más icónico y su trabajo más difundido a nivel internacional: Mafalda.

«Se murió Quino. Toda la gente buena en el país y en el mundo, lo llorará», informó a través de twitter Daniel Divinsky, jefe de Ediciones La Flor donde realizó su trabajo.

Joaquín Salvador Lavado nació en la ciudad de Mendoza el 17 de julio de 1932 en el seno de una ciudad de inmigrantes andaluces. A los 13 años ingresó en la Escuela de Bellas Artes, pero en 1949 abandonó esa carrera «cansado de dibujar ánforas y yesos”, según reseña Página 12. En 1954 publicó su primera tira en el semanario «Esto es».

«En 1963, aparece su primer libro de humor, ‘Mundo Quino’ y en 1964 la revista Primera Plana presentó en sociedad la tira cómica de Mafalda. La pequeña de ideas progresistas y sus amigos se convirtió en un símbolo de los años 60 en la Argentina y su fama llegó a todo el mundo iberoamericano.» agrega el medio trasandino.

En cuanto al contenido de su trabajo señaló en una entrevista en 2014 a este periódica «De la relación entre los débiles y los poderosos. Eso siempre me ha obsesionado. Esa sensación de impotencia que tienen los pobres frente a los ricos, de los mandados frente a los amos, no sé, a veces pienso que debería dejar de dibujar por un tiempo, para no vivir la angustia o el miedo a repetirme. Pero cuando pienso en que voy a abrir el periódico y no van a estar mis dibujos, me da más angustia y sigo dibujando. Es como ese jefe de estación que se jubila, pero vuelve todos los días para ver si los trenes pasan a horario. No me puedo imaginar esperando pasar los trenes. Además, en mi oficio no hay trenes».

por Resumen.cl

te puede interesar