Home DDHH Declaración ante los hechos de violencia policial y violaciones a los derechos humanos de los últimos días

Declaración ante los hechos de violencia policial y violaciones a los derechos humanos de los últimos días

by sedec

Este domingo 21 de marzo, un grupo de militares detuvo y golpeó violentamente a un joven ciclista en el la población Las Torres en Puente Alto, dejándolo con graves lesiones. El día sábado 20 de marzo, al pasar por la feria San Miguel en Bajos de Mena, también Puente Alto, una patrulla de Carabineros de Chile lanzó gas pimienta afectando gravemente a familias, feriantes, personas mayores, niños y niñas, y hasta un bebé de 4 meses. El día anterior, viernes 19 de marzo, nuevamente hubo hostigamiento y agresiones a personal de salud y de derechos humanos, incluyendo a trabajadores del Instituto Nacional de Derechos Humanos, en el marco de un nuevo día de copamiento policial de Plaza de la Dignidad o Plaza Italia, en Santiago.

El domingo de la semana pasada, un allanamiento de alta violencia se realizó en un comedor popular y sede comunitaria en Villa Francia, comuna de Estación Central. El viernes anterior, primer día tras el simbólico retiro de la estatua del General Manuel Baquedano, personal de Carabineros bloqueó el paso de una camioneta de periodistas, quebrándole sus ventanas y deteniendo violentamente a su conductora, entre otros tantos hechos de extrema violencia policial. A inicios de este mes, Fernanda Mendoza, una profesora y vecina de Plaza Dignidad, que se manifestaba sola, con un cartel, fue víctima del disparo de un carabineros, ocasionándole un trauma ocular que se suma a los aproximadamente 500 casos de este tipo desde octubre de 2019.

Sumado a lo anterior, la militarización en numerosas comunas y barrios populares con el extremo caso de las zonas rurales con presencia de comunidades Mapuche, la continua represión ante cualquier manifestación y protesta social, el uso masivo de agentes químicos, las irregularidades e ilegalidades en los procedimientos de detención, la violación recurrente de los protocolos de actuación de la fuerza pública, han sumado y seguido sin parar, no dando muestra alguna de mejoría. Al contrario, las abundantes gastos en elementos represivos que se ha realizado incluso con las dificultades económicas que atraviesa el país y el mundo entero, parecen agravar el escenario descrito, amenazando con agravarse aún más para cuando las manifestaciones y protestas vuelvan a la masividad previa a la pandemia.

Así, semana tras semana, mes tras mes, siguen acumulándose hechos que corroboran amargamente la grave crisis de derechos humanos y la preocupante regresión autoritaria y represiva que se vive en Chile. Frente a esta situación, se hace imperativo y urgente extremar las acciones para contener y revertir tal escenario, activando todas las vías institucionales disponibles, la denuncia pública, y la presión ciudadana. En ello, se hace relevante que la atención y la denuncia internacional vuelva a los niveles que tuvo en las semanas y meses posteriores al inicio del estallido social y revuelta, la que, más allá de tomar otras formas y aparecer de otras formas con la situación pandémica, sigue vigente y provocando numerosos hechos de extrema gravedad y vulneración y violación de los derechos más fundamentales de las personas.

En ese marco, el Foro Latinoamericano de Derechos Humanos (FOLADH), declaramos:

La vigencia del Estado de Excepción Constitucional de Catástrofe no puede ni debe ser una vía para continuar la vulneración y violación de derechos humanos por parte de agentes policiales y militares. En las condiciones señaladas, es de urgencia emprender acciones para cuestionar la puesta en práctica de esta medida, que bajo una justificación sanitaria, ha implicado y está implicando una serie de acciones de la más alta gravedad en cuanto a violación de derechos de las personas.
Se hace urgente activar todas las vías institucionales posibles para establecer un control efectivo de las acciones de las fuerzas de seguridad pública, como asimismo, interpelar al Gobierno por su mando y responsabilidad política en los hechos descritos, constitutivos, sin duda, de ataques generalizados a la población y graves violaciones de derechos humanos. En el plano interno, conminamos a las autoridades y órganos y organismos del Estado que tienen algún grado de responsabilidad y competencias sobre situaciones como las descritas, a cumplir sus roles y con la protección de los derechos tan gravemente afectados y vulnerados. En particular, los tribunales de justicia, la institucionalidad de derechos humanos, la Contraloría, el Congreso, tienen en a su disposición una serie de atribuciones cuyo ejercicio lamentablemente no está dando los resultados que la Constitución y las leyes vigentes, y la sociedad democrática y el pueblo de Chile, esperan y necesitan.
Hacemos un llamado a las instancias internacionales a pronunciarse y procesar las denuncias sobre las situaciones y los hechos relatados. En particular, invocamos la acción y denuncia más decidida de instancias como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, y la Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU, esta última instancia, pendiente de entregar el informe de seguimiento comprometido para la situación chilena, tras el informe que en su momento publicó sobre la situación en los últimos meses del 2019. Ante la complejidad del escenario institucional y político en Chile, solicitamos la solidaridad de las organizaciones de derechos humanos, los medios de comunicación comprometidos con la información veraz, para lograr superar los silencios y las omisiones de las instancias e informaciones oficiales.
Para terminar, desde el Foro Latinoamericano de Derechos Humanos manifestamos , las violaciones graves, masivas y sistemáticas de violación a derechos humanos que vive el país, el cuadro represivo y las señas de una regresión autoritaria y de una agravada falta de vigencia de los derechos más básicos, configuran un escenario en el que un proceso de cambio constitucional tiene un alto riesgo de adolecer de legitimidad y de condiciones para un debate realmente democrático y con participación y adhesión de la ciudadanía y la sociedad en su conjunto.

www.foladh.org

Te puede interesar

Deja un comentario