Home Opinión De Chile a Colombia o al Líbano, de Hong Kong a París o Argelia, pasando por Ecuador y Bolivia, la violencia policial y estatal es la misma