Home Opinión Cotidianamente doloroso: La monarquía de las influencias