Home Opinión Contradicciones ¿democráticas?