Home Agencia de Noticias Construir la comunicación para una nueva sociedad

Construir la comunicación para una nueva sociedad

by Juan Ortega

Por Camilo Espinoza, Escuela de Comunicación Popular

La clase comenzó más tarde de lo recurrente. La segunda semana de junio nos avisó con lluvias que el invierno se acercaba y nos dio un breve momento de sequedad para dar rienda suelta a esto de hacer crecer y multiplicar la comunicación popular, no sin que el frío nocturno empezara a calar los huesos, las micros del Transantiago se volvieran a repletar en horario punta y las pozas de barro demoraran el caminar.

No obstante, estaban allí nuestros invitados, encargados de la quinta sesión de la Escuela de Comunicación Popular, hablamos de Patricio Rivera y Enrique “Kike” Ortega, miembros del área de comunicaciones de la ONG ECO y quienes sostienen la Agencia de Noticias Medio a Medio. El plan era el siguiente: poder hacer una revisión del escenario de las comunicaciones en el país. Ambiciosa idea que en su transcurrir produjo una serie de debates que profundizaron el tema.

Antes de comenzar, a los muchachos de ECO les interesó saber quiénes éramos sus interlocutores. Para sorpresa de varios, contábamos ese día con tres visitas ilustres que estaban atentos a la sesión: Carlos Figueroa, estudiante de historia de la Universidad de Valparaíso; Evelyn Dieben, estudiante de periodismo de la Universidad de Amsterdam y que se encuentra en Chile realizando su práctica en Radio Biobío; y Francisca Villegas, estudiante de la carrera de historia de la Universidad de Chile y tesista con el tema“Construcción de Comunicación Popular en Lo Hermida: Contraste de la práctica y discurso de los comunicadores populares en la transición de Dictadura a Democracia (1978-2012)”.

Para los expositores, su experiencia en la comunicación popular se remonta a los años 80, con el apoyo que entregaba esta antigua ONG a lo que entonces era la Red de Prensa Popular y los boletines emergentes de resistencia a la dictadura. Kike Ortega es enfático en señalar “cuando hablamos de apoyo no nos referimos a hacer asesorías a los distintos medios, sino mas bien en fortalecer una serie de aspectos con que los medios ya cuentan, como la identidad”.

Gente importante que conquistó la democracia

Luego, durante los 90 se habla de un supuesto cambio de paradigma: la abertura a la democracia y, por ende, la abertura de señales y de las comunicaciones. La irrupción de las radios comunitarias era cada vez más acelerada por la disminución de los costos de los implementos y por la identidad territorial de resistencia que se había visto fortalecida en algunas poblaciones. No obstante, esto generó una serie de desventajas para el movimiento de comunicadores populares en tanto los auto-limitó y los cohibió para poder generar una disputa, conformándose con las respuestas que el modelo les entregó tanto para la ley de mínima cobertura (1994), como la reciente ley de radios comunitarias (2010) e incluso la entrada en vigencia de la Televisión Digital.

¿Por qué? Para ECO, esto es una mezcla de dos procesos. El primero tiene que ver con las restricciones legales que en este país son draconianas, pero que para Patricio Rivera “el tema legal es sólo una parte del cuento”. “Existe una exclusión y una segmentación social desde la dictadura, lo que impidió la existencia de una coordinación que pudiera expresarse políticamente”, agrega, por lo que hubo una conformidad en que la comunicación popular en Chile tenía que ser local, a lo que el Estado respondió con un modelo de radios chicas.

El contexto de la comunicación chilena

Para Kike Ortega, “el desarrollo de las comunidades de resistencia a la dictadura supuestamente debía convertirse en la base de la democratización del país en todas sus áreas, sin embargo, lo que quedó después de la dictadura fue solamente desarticulación social”. “El mundo popular tiene un problema de gestión, también. El mundo social le tiene miedo a la plata porque en un contexto de resistencia la base del trabajo estaba en la autogestión y no supo leer las condiciones de una democracia”, agregó provocativamente su compañero Patricio Rivera.

Esta última pregunta abrió el debate en torno al rol del Estado para la comunicación ¿es compatible la comunicación que queremos con la sociedad capitalista? Para ECO existe un modelo liberal-democrático que no se está cumpliendo, en donde los medios permiten la interlocución entre el gobierno y la opinión pública, representada por los distintos actores sociales ¿sus causas? la mercantilización que existe en la industria de medios, la irrupción de grupos económicos de otros rubros en la propiedad de medios de comunicación a mediados del siglo XX y el imperio del avisaje.

Este modelo hegemónico se basa en dos pilares fundamentales: la propiedad (los medios no pertenecen a los periodistas, a los editores, sino que a sus dueños) y el modelo de gestión (donde el marketing prima más que la información) y afecta por igual a todos los formatos (televisión, prensa y radio). Además tiene una característica exclusiva en el mundo de hoy: los medios son actores que no podemos dejar de lado.

En ese sentido, Chile está a la vanguardia de ese modelo al no tener medios públicos. Para ECO “los Estados siempre deben tener herramientas informativas” que permitan dar cuenta de las cuestiones públicas que al país competen, desde campañas de prevención hasta avisos de importancia nacional. Ahí la discusión se generó en torno a que el Estado era dependiente no sólo de otros Estados, sino también de las singularidades económicas (capitalismo, socialismo) como políticas (gobiernos de turno en una democracia representativa), por lo que lo público no termina por responder y no asegura un desarrollo integral de las comunicaciones, es decir, no necesariamente afecta sistemáticamente e influye en todas sus áreas con una determinada idea, sino que varía y lo único que se perpetúa es un “instrumento”.

Campaña del movimiento de Freirina contra la planta de Agrosúper que fue invisibilizada por los medios

Impacto produjo en los asistentes el momento en que nos percatamos quiénes financiaban los noticieros del país: las distintas cadenas de farmacias (Cruz verde, Ahumada, Salcobrand), bencineras de todo tipo (Terpel, Copec, Shell), empresas del retail (Lider, Jumbo, Tottus, Santa Isabel, Falabella, La Polar) e industrias alimenticias (Agrosuper, Superpollo), lo que terminaría por explicar el sesgo informativo para el tratamiento de ciertos temas, como la colusión de las farmacias, la estafa de La Polar, el alza de la bencina, la colusión por el precio del pollo, el conflicto en la localidad de Freirina, los ratones en el supermercado Jumbo, etc.

Los tres sectores de la comunicación

Para el desarrollo de las políticas públicas, el Estado debiese considerar, según ECO, la existencia de por lo menos tres sectores de la comunicación: comercial, pública y comunitaria. Ésta última la desarrollan organizaciones sin fines de lucro y permiten dar cabida a otros actores que comúnmente no salen a la palestra mediática.

No obstante, en Chile las políticas públicas para el tercer sector de las comunicaciones son sumamente restrictivas y promueven la competencia como lógica de desarrollo, a pesar de que el tratado de la OIT establece que el Estado debe regular un acceso equitativo al espectro radioeléctrico.

Para tratar ello, revisamos las características de la ley de mínima cobertura (1994) y la ley de radios comunitarias (2010), y a partir de la comparación hacer un análisis.

Ley de mínima cobertura (1994)
– Máximo 1 watt de potencia, antena 6 metros.
– Dial FM.
– Diversas personalidades jurídicas.
– 3 años de concesión.
– Sin publicidad de ningún tipo.
– En caso de empate, se va a sorteo público (azar)
– Sanciones según Ley General de Telecomunicaciones (LGT)
– Regula la SUBTEL.

Ley de radio comunitaria (2010)
– Máximo 25 watts de potencia, antena 18 metros.
– Segmento exclusivo en el dial FM: 105.9 a 107.9
– Personalidad jurídica sin fines de lucro y fines comunitarios (SEGEGOB)
– 10 años de concesión.
– Menciones publicitarias territoriales.
– En caso de empate, se va a sorteo público (azar)
– Sanciones según Ley General de Telecomunicaciones (LGT)
– Regula la SUBTEL.
Para ECO, se siguien presentando irregularidades: La SUBTEL tiene una constante presión por parte de la ARCHI denunciando radios comunitarias; la nueva ley genera un gueto en el dial, arrinconando la frecuencia comunitaria; menciones publicitarias territoriales son relativas ¿qué pasaría con una radio local en Putre o alguna radio que quiera ser financiada por la ONU?; la LGT mantiene el artículo 36.b que penaliza con cárcel a quienes violen la normativa, etc.

El taller: lectura y estrategia territorial

La idea del taller que se realizó después del recreo era que cada uno de los integrantes de la escuela respondiera una guía de trabajo que nos permitiera realizar una lectura del territorio en el cual trabaja y elaborar una estrategia de intervención en él a partir de la experiencia de cada uno. Fue así como surgieron las siguientes ideas:

– Reactivar la Junta de Vecinos de la población La Faena y reutilizar los espacios que tiene disponibles.
– Un parque infantil.
– Un canal audiovisual web para el pedagógico organizado por un colectivo universitario.
– El traslado del canal 8 de Peñalolén a la Junta de Vecinos número 18.
– La resignificación del deporte barrial en el sector que divide Ñuñoa de la Población Jaime Eyzaguirre.
– Dar cuenta del proceso de patrimonización de Valparaíso organizado por un grupo interdisciplinario de memoria y patrimonio del puerto.
– Fomentar las relaciones de los vecinos mediante el “hacer dedo” ante la ineficiencia del Transantiago a la altura donde termina Departamental, en la comuna de La Florida.
– Problematización del Transantiago a la altura del metro Grecia.
– MAPA y el proyecto de privatización del agua en Maipú.

Videografía

Documental “Distorsión Armónica” retrata la experiencia de distintas radios comunitarias en Chile, Argentina, Uruguay y Paraguay.

Pueden descargar los siguientes documentos de la clase:

– Exposición Educación y Comunicación

– Guía para las estrategias de la comunicación comunitaria

 

Te puede interesar

1 comment

Patricio Rivera 18 Junio 2012 - 12:13

“El mundo popular tiene un problema de gestión, también. El mundo social le tiene miedo a la plata porque en un contexto de resistencia la base del trabajo estaba en la autogestión y no supo leer las condiciones de una democracia”, precisar que no corresponde exactamente a lo expresado, el mundo popular si tiene variados, creativos y en algunos casos exitosos modos de gestion, donde si hay un tema es con la disputa de los recursos publicos, que no son entendidos como tales sino como prebendas estatales lo que se ve agravado por el modelo de asignacion de recursos que obligan a la competencia y la disputa entre las organizaciones, y que no ha despertado alternativas mas solidarias de trabajo conjunto (salvando las debidas diferencias).

Por otra parte, efectivamente, constatamos en algunos sectores un distanciamiento con el tema del dinero y la gestion economica, casi como si esto constituyera un contrasentido con el quehacer o el espiritu del movimiento popular, o una puerta abierta a contaminarse con elementos del capitalismo, entonces o se elude el tema o se rechaza su discusion, lo que no temina de resolver la cuestión de como hacer comunicacion con la dignidad que el pueblo se merece, superando las precariedades, con la calidad tecnica adecuada para que nuestras historias puedan oirse o verse y con posibilitar que tengamos a compañeros o compañeras dedicados al quehacer comunicativo y no restringidos solo a las horas libres que la subsistencia permite, lo cual por cierto es en si un gran valor de la comunicacion popular comunitaria y en general del accionar social popular, pero es tambien una de sus grandes amenazas… un abrazo y gracias por permitirnos estos diálogos.

Patricio Rivera Moya (Periodista ECO)

Reply

Deja un comentario