Condenan a 21 agentes de la dictadura a penas ridículas por desapariciones disfrazadas de enfrentamientos

Dos militantes de izquierda, uno del MIR y otro del PS, fueron asesinados en el marco del montaje comunicacional conocido como “Operación Colombo”.

La Corte Suprema confirmó las sentencias que condenaron a 21 ex agentes de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) por los secuestros calificados de los militantes de izquierda, Héctor Zúñiga Tapia y Bernardo de Castro López, ambos detenidos desaparecidos y víctimas en el operativo de desinformación conocido como “Operación Colombo”.

En el primer caso, el de Héctor Zúñiga, la Segunda Sala del máximo tribunal condenó a César Manríquez Bravo, Pedro Espinoza Bravo y Miguel Krassnoff Martchenko a 10 años de presidio por su responsabilidad como autores del secuestro, ocurrido a partir del 16 de septiembre de 1974.

En tanto, Alejandro Astudillo Adonis, Demóstenes Cárdenas Saavedra, Manuel Avendaño González, Nelson Paz Bustamante y José Aravena Ruiz deberán purgar una pena de 5 años y un día de presidio por su responsabilidad como autores en el delito antes señalado.

Zúñiga Tapia, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), fue detenido ese 16 de septiembre y trasladado al recinto clandestino denominado “Cuatro Álamos”. Allí fue severamente golpeado y amarrado, y la última vez que fue visto con vida fue un día no determinado del mes de octubre de 1974, sin que hasta la fecha existan antecedentes sobre su paradero.

En el segundo caso, el de Bernardo de Castro, el máximo tribunal condenó a César Manríquez Bravo, Pedro Espinoza Bravo, Gerardo Urrich González, Manuel Carevic Cubillos y Raúl Iturriaga Neumann a 10 años y un día de presidio por su responsabilidad como autores del secuestro ocurrido a partir del 14 de septiembre de 1974.

Por otra parte, se condenó a los agentes Pedro Alfaro Fernández, Armando Cofré Correa, Héctor Flores Vergara, Enrique Gutiérrez Rubilar, Hugo Hernández Valle, Manuel Rivas Díaz, Juan Duarte Gallegos, Manuel Avendaño González, Alfredo Moya Tejeda, Alejandro Astudillo Adonis, Demóstenes Cárdenas Saavedra, Hernán Valenzuela Salas y Alejandro Molina Cisternas a 5 años y un día presidio por su responsabilidad como autores del delito.

Bernardo de Castro López, militante del Partido Socialista (PS), fue detenido ese 14 de septiembre y llevado primero al recinto clandestino llamado “Venda Sexy” y luego a “Cuatro Álamos”. En ambos lugares fue continuamente sometido a interrogatorios bajo tortura por agentes de la DINA. La última vez que fue visto con vida por otros detenidos ocurrió un día no determinado del mes de octubre de 1974 y hasta hoy no existen antecedente sobre su paradero.

Los nombres de ambas víctimas de la dictadura cívico militar de la derecha chilena aparecieron en un listado de 119 personas publicado en la prensa nacional luego de que figuraran en las revistas O’DIA de Brasil y LEA de Argentina en junio y julio de 1975, respectivamente. En estas supuestas noticias se daba cuenta de que Héctor Zúñiga y Bernardo de Castro habían muerto en Argentina junto a otros militantes de izquierda a causa de rencillas internas.

La Justicia ha establecido que las publicaciones que dieron por muertos a ambas víctimas tuvieron su origen en maniobras de desinformación efectuadas por agentes de la DINA en el exterior, y en Chile fueron replicadas por los medios de comunicación La Tercera, Las Últimas Noticias, El Mercurio y La Segunda, pasando este último a la historia de la infamia del periodismo chileno al titular esta masacre como “Exterminados como ratones”.

Politika

Resumen Latinoamericano

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *