Home Mujeres y Géneros Canela: La comuna de la RESILENCIA y la organización de MUJERES rurales

Canela: La comuna de la RESILENCIA y la organización de MUJERES rurales

por Patricio Rivera

Por Jorge Robledo Z./Consorcio por los Derechos Ciudadanos y el Desarrollo Sustentable

Crónica post terremoto del 16-S en el norte

En medio de una modesta parcela, en la localidad de Canela Alta, lugar donde se conmemoraba El Día Mundial de la Mujer Rural y la Soberanía Alimentaria, iban llegando desde muy temprano en la mañana las más de 60 mujeres, que hacían encuentro a esta jornada de carácter internacional (I). Pero también iban llegando historias reales, cargadas de vivencias de luchas familiares, de solidaridad y de ternura humana, eran las integrantes de la Agrupación de Mujeres Rurales de Canela (AMARUCA), un ala de la Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas (ANAMURI), que conjuntamente a la ONG, Estudios Territoriales Aplicados (ETA), organizaban un significativo encuentro de saberes ancestrales, talleres de auto-conocimiento, feria artesanal y un importantísimo diagnóstico respecto a la actual situación material y emocional, luego del acontecido terremoto que afectó fuertemente a su comunidad.

Vivir en una nación donde casi todo está centralizado y disperso, en términos de conectividad y de precarios avances en las políticas públicas en regiones, y sumado también a que ´Chile es un país de Terremotos´, o sea, es un epíteto que se repite constantemente a lo largo del territorio, por lo que, no se hace para nada fácil sobrevivir en una de las comunas más azotadas por el pasado terremoto del 16 de septiembre, cuyo epicentro habría sido justamente en la comuna de Canela Alta y sus alrededores.

A unos 50 kilómetros aproximadamente hacia el nor-oriente de Los Vilos, entre illapel y Ovalle, en la Provincia del Choapa (IV Región de Coquimbo) se puede apreciar este invisibilizado pueblito llamado Canela, que en lengua Quechua significa: centello del sol o “kanannay”… y así es, porque a luz del día se podían apreciar algunas fisuras de la bodega de abode, al igual como está fabricada la casa de la organización AMARUCA y la mayoría de las viviendas por allí, que de inmediato al recorrer el lugar se pueden ver los rasgos propios del sacudido de tierra de 8,4 grados Richter, que dejó a cientos de viviendas con daños severos, y miles y miles de damnificados, pero que para la prensa oficialista sólo se enfocó en la noticia del Tsunami en Coquimbo o las olas descomunales que arrasaban a Tongoy, o los daños estructurales de los Vilos, que no fue menor. Sin embargo, en esta comuna la anegación de los pobladores se manifiestan de igual manera, con un siniestro natural llamado: “Terremoto Mentiroso”, puesto que las viviendas fueron afectadas en su interior, no evidenciando a simple vista los daños ocasionados.

Reconstrucción de Canela…

“El daño es casi total, porque casi todas las casas que tenemos acá son de adobe; la mayoría de las casas quedaron malas. Donde yo vivo por ejemplo, la mayoría de la gente está viviendo en carpas o con los vecinos, incluso en sus propias casas pero con el riesgo que se puedan caer por los temblores”, relató Margarita Pastén (26), dirigenta vecinal de AMARUCA y de la Red Comunal por la Defensa del Agua de Canela.

Ella confiesa además que vive con su hijo de 4 años junto a sus padres en Matancillas, y con tono ofuscado dice que “el mismo día del terremoto, en la noche, trataba de sacar la mayoría de mis cosas, sobre todo ropa para abrigarnos y hacer una carpita. Tampoco teníamos luz. Pasábamos casi toda la noche despiertos porque no podíamos entrar a la casa y teníamos que estar afuera durmiendo”. Si bien su casa no se desplomó, pero la pobladora asegura que “está partida por todas partes, ya no está habitable”, agregó.

Respecto a las reacciones del gobierno local del Choapa, Pastén dijo que, “nos han ido a ver y nos hicieron ya las fichas de protección social. Nos han entregado cajas, pero no nos han ido a dejar viviendas de emergencia, ¡ninguna!… ¿y dónde vamos a vivir? Primero nos tienen que ir a dejar las casas para después dejar nuestras cosas”, se cuestiona la joven vecina quien se expresa muy preocupada.

Sin embargo, para ella en el marco del Día Internacional de la Mujer Rural y Campesina conmemorado en sus tierras, dice estar contenta porque según lo expresado “uno comparte con toda la gente conocida del Chopa. Tener una experiencia con otras personas y contarnos nuestras vivencias y nos darnos apoyo unas con otras, porque eso es lo que más necesitamos, apoyo emocional y darnos abrazos”, cuenta emocionada la joven madre.

Otra vecina  que también participó del encuentro de mujeres, fue la señora,  María Castro. Ella es Presidenta del Comité del Adulto Mayor y miembro del Consejo Consultivo de Salud de la Comunidad Agrícola de Mincha. Esta es una localidad aledaña a Canela Alta, a unos 45 kilómetros aproximadamente.

Ella relata que para llegar hasta acá tuvo que tomar una camioneta hasta el cruce y de ahí  “me recogió un bus para acá, porque en la parte que une Confluencia con Huente se cayó el cerro, afectando a cerca de 1 kilómetro de camino;  estamos totalmente aislados. Estuvimos sin teléfono, totalmente incomunicados. Ahora hace poco llegó el teléfono, y sólo algunas personas se comunican por internet, porque no todos tenemos”.

La dirigenta social señala además, que ya fueron del gobierno central a verlos pero “se demoraron, y llegaron con la ayuda de cajas del gobierno. Hicieron una encuesta y evaluaron la situación de cada casa pero ayuda prácticamente no ha llegado de materiales de construcción, porque yo creo que nadie quiere demoler sus casas porque no tienen donde dormir poh´. Entonces estamos a la expectativa. Y no sé qué va a pasar con las personas que están con los trámites del SERVIU, ¿no sé qué va a pasar? Si les irán a dar casita ¿o no?, o les van a dar una mediagua de emergencia para aquellos que están en mala situación”.

“Y de algunas localidades también se acercaron para ayudar con abarrotes, como por ejemplo de Andacollo. Nosotros también nos hemos contactado con las personas que han tenido problemas, porque hay muchos adultos mayores por acá, y de verdad que uno en estos casos ve la situación de cada una de las personas afectadas (…) yo salí muy mal de algunas casas..  las viviendas están afirmadas con postes no más; ponen muebles para reparar un poquito y tapar el frío y el viento, en medio de las piezas”. Sin embargo, la líder social dice ahora estar más tranquila la situación “porque ese día del terremoto fue una cosa muy caótica”.

Por su parte, Julieta Cortés, agente territorial de ETA, una ONG que emana del http://consorcioporlosderechosciudadanos.cl/, y también Tesorera de AMARUCA, confesó que, “nosotros tenemos 7 socias que quedaron en la calle prácticamente, así que rápidamente empezamos a movilizarnos de tal forma de poder ir en ayuda de aquellas socias y de sus niños, porque habían dos de ellas que tenían “guaguas chicas”, que quedaron durmiendo a la intemperie. Luego hicimos una compaña que nos ha permitido recolectar material e ir en ayuda en forma de emergencia”.

Acerca de la gestión que ha venido haciendo el gobierno, la dirigenta señala que “ojalá que en este tipo de emergencia se coordinen con organismos locales, lamentablemente, no se ha hecho la coordinación que corresponde con el municipio, ni con las organizaciones sociales de los territorios, o sea, el gobierno central ha ido canalizando la ayuda, y eso significa que muchas veces la ayuda no llega a los casos más urgentes primero, y después a los que pueden esperar un poco más. Y sobre todo con el tema del SERVIU por ejemplo, que todo el catastro se ha hecho paralelo al municipio, cosa que a nosotros, las organizaciones sociales no nos parece, porque nosotros conocemos mejor el territorio y a su gente”.

Julieta agrega además que, “a medida que van pasando los días vamos sintiendo que hay nuevas necesidades”, y se refiere al diagnóstico que han podido realizar ellos como ONG (ETA), pues asegura que según su percepción “nos vamos dando cuenta que necesitamos el apoyo psicológico de profesionales, así que en eso estamos ahora. Estamos tratando de coordinar la ayuda de doctores o psicólogos que puedan venir a apoyar en los traumas post terremoto” (II).

En tanto, Cortés se refirió también a AMARUCA, y señaló que la agrupación está constituida por alrededor de 122 mujeres de 20 localidades distintas, de las 56 que tiene la comuna. Y hoy día “a este encuentro llegaron mujeres de Villa Norte, tenemos a gente de Telcura Alta, de Agua Fría Baja, Agua Fría Alta, Matancilla; por el otro lado tenemos personas de Cortadera, Poza Honda, Canela Alta, El Llano y Canela Baja… creo que esas son las localidades que lograron llegar, ya que las otras están más aisladas, como: La Parrita por ejemplo, se quedaron las mujeres esperando la locomoción porque no pudo cruzar a buscarla por el tema de la bajada del estero”.

Globalizar la lucha y la esperanza

En esa línea, Lirayén Gálvez, Directora Nacional de la Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas http://www.anamuri.cl/, encargada de jóvenes. Ella cuenta que viajó desde Concepción para estar en esta jornada social en la IV región. Y el llamado que hace, es a “empoderarse como organización, el plantearse como decimos en ANAMURI: globalizamos la lucha y la esperanza, pero tenemos que pasar a la acción, a que estos miedos, estos temores, y lo que producen los terremotos y las inundaciones nosotras podemos generar soluciones desde nuestras organizaciones, desde nuestra lectura, desde nuestras necesidades y proponerle al gobierno claramente”.

Haciendo un recuento de lo que se desarrolló por El Día Mundial de la Mujer Rural y la Soberanía Alimentaria,  se realizaron talleres para comprender mejor la situación emocional y material de las participantes, las cuales fueron separadas en tres grupos; hubo también un sabroso almuerzo comunitario acompañado de un dúo musical de mujeres cantautoras populares. Y además se realizó una feria de productos artesanales, los cuales se exhibieron en algunos estand, y uno de ellos fue el de la señora, Aurora Flores, quien llegó desde Salamanca para enseñar su artesanía de cerámica en greda, que le enseñó su madre cuando era niña y que ahora quiere traspasar a sus pares féminas.

Para esta artesana local, su impresión del encuentro, es que  la “conmueve mucho y felicita a las mujeres y a las dirigentas sociales (…) es bonito y positivo compartir aquí; tomando mate con sus churrascas, me emociona mucho”.

A la actividad también se hicieron presentes algunas autoridades de la Provincia del Choapa, como fue, Marcela Carreño Mardones, la Directora Regional del Servicio Nacional de la Mujer (SERNAM) de la IV Región. Y es en la instancia donde se le consultó:

¿En qué va el proceso de reconstrucción de las zonas afectadas por el terremoto? Y ella dijo que, “el proceso de reconstrucción viene ahora, en la primera etapa, se hicieron los levantamientos de las fichas FIBE (*Ficha Básica en Emergencia) del Ministerio de Desarrollo Social para poder acceder a los bonos y a los beneficios post terremoto, y con esto me refiero a la entrega de los subsidios de enseres que es justamente para que las personas que habían perdido todo, pudieran recuperar parte de su equipamiento”.

También la cara representativa del SERNAM en esa zona explicó que, “en el levantamiento de la ficha MINVU, qué es un catastrado elaborado por el Ministerio de Vivienda para poder ver en terreno, cuál es el nivel de daños estructurales que tienen las viviendas, y de esa manera, poder saber qué tipo de subsidio se le va a poder otorgar a aquellas familias, que en algunos casos lo perdieron todo. Así que cuando hablamos de la etapa de reconstrucción, estamos hablando de la aplicación de estos subsidios y de cómo levantamos la infraestructura dañada”.

Por último, casi al culmine de la jornada organizada por la Agrupación de Mujeres Rurales de Canela llegó el alcalde de dicha comuna, Bernardo Leighton, quien expresó que “sin lugar a dudas el mayor daño fueron las personas, si bien no resultaron lesionadas, pero hay bastante daño en el ámbito psicológico. El terremoto causó un trauma y eso hace daño psicológico que hay que trabajar. Por ejemplo, la actividad que se está realizando aquí con las mujeres rurales creo que es una instancia para poder trabajar el tema, que las personas puedan desahogarse y contar su experiencia de este terremoto, y compartirlo, sociabilizarlo y liberarse de este tema”.

El edil aseguró también, que el sistema de vialidad y los caminos rurales están despejados, “se puede transitar aunque no decir que el tránsito está el expedito”.

Y respecto al sistema de salud, la autoridad comunal señaló que, “están funcionando las 9 postas que hay, los médicos rurales también. Los centros de salud se han mantenido. Los establecimientos en su totalidad están en un 100% funcionando. Uno de Canela Alta con 322 alumnos matriculados, que tuvimos que reubicarlos acá en el liceo; las escuelas del Totoral y Matancilla que fueron unas de las más dañadas. En la de Matancilla tuvimos problemas para entregar la alimentación, porque el comedor y la cocina fueron dañados severamente, por lo tanto, no se puede usar. Y la escuela del Totoral también quedó dañada, pero ya se reubicaron los alumnos y todas las actividades en la sede social del sector, por lo que ya están recibiendo educación”, enunció el alcalde de Canela respecto a lo consultado por los servicios básicos para la comunidad.

De esta forma, poco a poco comienza a levantarse en dignidad y en términos materiales una localidad rural, que hace más de un mes fue azotada por un fuerte terremoto, dejando evidentes daños en sus viviendas, y también un post trauma en sus habitantes, quienes están a la expectativa respecto a su futuro, pero que hacen de la organización social y de la de solidaridad, una verdadera arma para afrontar su devenir, luego de la salvaje manifestación de la Pacha Mama en el Valle del Choapa.

(I) El primer Día Internacional de las Mujeres Rurales se observó el 15 de octubre de 2008 y así quedó instaurado, pero en cuyo encuentro en la casa de AMARUCA, en Canela Alta, se celebró el día viernes 16 de octubre este día internacional establecido por la Asamblea General en su resolución 62/136, del 18 de diciembre de 2007, con lo que se reconoce «la función y contribución decisivas de la mujer rural, incluida la mujer indígena, en la promoción del desarrollo agrícola y rural, la mejora de la seguridad alimentaria y la erradicación de la pobreza rural». Fuente: http://ow.ly/TJqQc

(II) En vista de que urge el apoyo profesional de psicólogos o psiquiatras a la comuna de Canela para hacer un diagnóstico médico a los y las vecinos, niños y los adultos mayores, contactarse con Julieta Cortes (Tesorera de AMARUCA). Su correo es: julietacortes26@hotmail.com. O llamar a los números celulares 89565681 ó 66335494.

Set completo de fotografías del encuentro en facebook: http://ow.ly/TJFfy

Fuente: CPDC

te puede interesar