Home Destacadas Brasil. El MST del sur del país donó más de 850 toneladas de alimentos en 2020

Brasil. El MST del sur del país donó más de 850 toneladas de alimentos en 2020

by Juan Ortega

Los campesinos sin tierra siembran alimentos reales, cumplen la función social de la tierra y comparten su producción, reforzando su proyecto de sociedad y de salud en medio de la pandemia.

2020 estuvo marcado por la solidaridad entre la clase trabajadora. Las acciones se intensificaron en medio de la pandemia de Covid-19. Durante este período, incluso con la pandemia, las políticas de seguridad social fueron desmanteladas en el ámbito de la política nacional. Se han aprobado más de 300 nuevos pesticidas para relajar las leyes. El sistema de salud colapsó a medida que aumentaron las infecciones por el nuevo coronavirus. Una vez más, hubo registros de deforestación e incendios en biomas brasileños, y el humo se extendió por todo Brasil. Se instauró un ambiente de inseguridad e incertidumbre en el día a día del brasileño promedio, que quedó desempleado al ver que los costos de la canasta básica de alimentos aumentaban y el hambre llamaba a la puerta.

Según lo presentado en datos del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), publicados en septiembre de este año, el hambre, la inseguridad alimentaria severa, afectaron entre el 4,6% de la población del país entre 2017 y 2018. En ese momento, había más de 10 millones de brasileños con menos acceso del necesario para satisfacer las demandas nutricionales. Cifras preocupantes, que aún no consideran los impactos de la pandemia Covid-19 y que se agravan rápidamente con el desmantelamiento de la política de seguridad alimentaria.

Frente a las amenazas, los desalojos, el aumento de la intolerancia y la violencia, la población periférica, rural y sin tierra resiste. El Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) en el sur del país fue responsable de grandes acciones de solidaridad entre el campo y la ciudad. Muchos, realizados en alianza con otros movimientos de Vía Campesina, movimientos populares, partidos de izquierda, mandatos, pastoral social, organizaciones juveniles y Periferia Viva. Cerca de 856,4 toneladas de alimentos saludables producidos por la Reforma Agraria fueron donadas en el sur del país. Separando los números, había alrededor de 501 toneladas en Paraná, 65,4 toneladas en Santa Catarina y 290 toneladas de alimentos en Rio Grande do Sul.

Donación de compuestos de miel y azafrán producidos por el sector de la salud del asentamiento en disputa, y donados en Marmitas da Terra en Curitiba (PR). En la foto, Doña María (Foto: Wellington Lenon / MST)

Las donaciones estuvieron compuestas por una variedad de alimentos agroecológicos, orgánicos y saludables. Por nombrar algunos, distribuimos arroz, frijoles, mandioca, lechuga, acelgas, repollo, chayote, calabaza, aguacate, harina de maíz, hierbas medicinales, remolacha, papa, repollo, especias, zanahorias, fresas, repollo, sandías, cebollas, naranjas, pepino, pimientos, calabacín, tomates, batatas, mandioca, maíz verde, miel, huevos, panes, dulces, cucas, pasteles, galletas, leche, bebida láctea, queso, pasta casera, productos herbales, productos de higiene como 70% de alcohol, jabón casero, e incluso muebles. La variedad de frutas, verduras, cereales y tubérculos superó aproximadamente los 100 tipos de alimentos.

Las acciones solidarias son parte del proyecto popular de sociedad, defendido por la Reforma Agraria Popular, que incluye la plantación de árboles, distanciándose de la asistencia. Como observa Ceres Hadich, sentada y miembro de la dirección nacional del MST en Paraná, “la solidaridad con un sentido de construcción de clases no es caridad. No le damos nada a nadie. Estamos construyendo posibilidades con la clase trabajadora ”.

Donación realizada en Rio Bonito do Iguaçu (PR) (Foto: Jaine Amorin)

Las acciones abarcaron un amplio espectro de actividades místicas y formativas, articuladas a nivel nacional e internacional a lo largo del año. Podemos mencionar el Día Nacional de la Alimentación Saludable y Contra el Hambre, acciones del Grito de los Excluidos, Día Internacional de las Luchas Antiimperialistas, Día de los Sin Tierra, Día Nacional de la Juventud Sin Tierra, Plan Nacional para Plantar Árboles y Producir Alimentos Saludables, Día Internacional de Lucha contra la Violencia contra la Mujer, Noviembre Negro y Día de la Tierra, Techo y Luchas Laborales: Reforma Agraria Popular.

La producción de la Reforma Agraria llegó a familias vulnerables en barrios periféricos, hospitales públicos y Santas Casas, trabajadores de salud y trabajadores, ocupaciones urbanas, periferia de pequeños pueblos, comedores colectivos, tierra indígena, sindicato de trabajadoras del hogar, sindicato de trabajadores que recolectan materiales reciclables, hogares de ancianos, asociaciones de vecinos, recicladores, albergues y personas sin hogar.

Donación de alimentos a familias asentadas y acampadas en Paraná (Foto: Wellington Lenon / MST-PR)

Se compartieron alimentos plantados en el esfuerzo colectivo, que fueron recolectados frescos, preparados por manos voluntarias y entregados en forma de loncheras, resultado de este vínculo consciente y respetuoso con la tierra. Solo en el estado de Paraná se produjeron más de 38 mil loncheras de la tierra hasta el 23 de diciembre. Alimentos compartidos de forma gratuita con personas sin hogar, trabajadores de aplicaciones y residentes de barrios de la periferia de Curitiba y la Región Metropolitana. La acción involucró a un colectivo de aproximadamente 130 personas voluntarias, entre miembros de colectivos, movimientos, mandatos populares y campañas.

Qué significa la solidaridad para el Movimiento Sin Tierra

Al analizar el año 2020, Ceres Hadich observa que “la pandemia es una consecuencia de este modelo agroalimentario hegemónico, y el resultado de esta crisis estructural del capitalismo, que no solo tiene sus dimensiones económica, social, ambiental, sino también alimentaria, y con Covid- 19, sanitario ”. Destaca la importancia del MST en la crítica del sistema capitalista y en la construcción y propuesta de alternativas para la sociedad brasileña.

Ceres destaca la articulación nacional del Movimiento al tener sus acciones guiadas por un plan de acción orientado a un proyecto de sociedad. Y observa: “el programa agrario apunta a un proyecto de desarrollo para el campo y la ciudad en Brasil, pasando por la reforma agraria como una vía para desarrollar no solo las fuerzas productivas, sino también, para desarrollar humanamente nuestra sociedad”.

Indígenas de los pueblos Kaingang y Guarani, en Lomba do Pinheiro, en Porto Alegre, reciben productos de las cooperativas de las familias asentadas del MST-RS (Foto: Leandro Molina)

“La solidaridad de clase siempre ha sido un valor muy presente en el Movimiento en estos casi 37 años de existencia. El Movimiento siempre ha cultivado la solidaridad como valor de la clase trabajadora ”, señala Ceres. Parte de las acciones impulsadas durante la pandemia por el MST surgen de la respuesta del campesinado a la necesidad de intensificar estas actitudes. Fue un año de masificación de estas acciones en todo el país y fortalecimiento de redes de cooperación y búsqueda de soluciones colectivas.

Plantar árboles como tarea de construir una nueva relación con la naturaleza

Para Álvaro Santin, del Asentamiento Dom José Gomes y de la cúpula estatal del MST en Santa Catarina, el gran legado del MST en este período histórico está ligado a la tarea de desarrollar otra relación con la naturaleza, y destaca la importancia de poner en marcha el Plan Nacional de Plantar árboles, en un momento en el que el planeta exige cuidados y cambios. “Desde el punto de vista político, fue de gran importancia para nosotros colocar en este plan la plantación de 100 millones de árboles en todo Brasil”, observa.

La donación de alimentos en Florianópolis (SC) fue parte del plan de emergencia RA 2 (Foto: MST)

Álvaro explica que para el Movimiento, plantar árboles tiene el significado de continuidad de la vida en el planeta, de contribuir al medio ambiente, la producción de alimentos, la ganadería y el embellecimiento. “En el Asentamiento Dom José Gomes dedicamos un espacio de tierra, que para nosotros tiene un simbolismo, un significado, el de un gran legado, que es Dom José Gomes, obispo de los Sin Tierra que contribuyó enormemente en la lucha por la tierra aquí en la región. al sur donde comienza el MST ”, dice. Este año, los árboles plantados en el bosque son en honor a las víctimas del Covid-19, los hombres y mujeres de la sociedad en su conjunto. “Sembramos vida, esperanza, futuro”, observa al hablar de la participación de niños, jóvenes y familias indígenas.

Para Álvaro, el plan de plantación de árboles tiene un significado místico de “adorar la memoria, pensar en un planeta equilibrado y justo y pensar también en el futuro preservado”. Para él, el bosque agroforestal es un símbolo de que es posible tener una relación más equilibrada con la naturaleza, producir con diversidad de plantas y tener mejores resultados que el monocultivo. “Es una forma de movilizar a la sociedad en corresponsabilidad con el planeta tierra”, concluye Álvaro.

Cultivar buenas relaciones con las periferias

Según Gerônimo Pereira da Silva, miembro de la Dirección Estatal de Rio Grande do Sul (RS), el trabajo desarrollado en el estado fue diverso, “armando áreas de juegos, donando muebles, loncheras solidarias, registrando familias en auxilio, entregando canastas la creación de cocinas comunitarias. Todo lo hacen varias brigadas en las regiones Metropolitanas, directamente con la población de la periferia ”, explica.

Mutirão de colheita em São José dos Pinhais (PR) (Foto: Ednubia)

Para él fue una acción de trabajador a trabajador, “la ayuda [de emergencia] fue poca y ahora se acaba. Especialmente en Navidad, nuestra intención es que las familias tengan comida en la mesa. Ahora nosotros, del MST de Rio Grande do Sul, estamos donando otras 12 toneladas de alimentos a la Región Metropolitana de Porto Alegre en la campaña Natal Sem Fome y otras 10 toneladas distribuidas en todo el estado ”.

Además de ayudar a quienes más lo necesitan, la organización ha creado vínculos con las periferias de todo Brasil. Con el objetivo que va más allá de la caridad, con la intención de construir y fortalecer a la clase trabajadora. “Estamos construyendo la posibilidad de reflexionar sobre nuestra vida y existencia”, dice Ceres.

Para Gerônimo, el MST solo enfatiza cuál es su misión. Los trabajadores estamos muy contentos de poder ayudar en ese momento, es nuestra tarea en el campo producir alimentos y distribuirlos a otros trabajadores”.


Marmitas da Terra está formada por el MST-PR y otros movimientos sociales que, junto a más de 130 voluntarios, producen y entregan loncheras a la población socialmente vulnerable los miércoles (Foto: Jade / MST)

Ceres también evalúa las medidas que se han tomado para continuar el desarrollo interno, en las que existía la necesidad de fortalecer áreas como la salud popular, no solo en los territorios de la organización, sino también en las periferias urbanas y ocupaciones.

Muchos de los campesinos que ahora viven en campamentos y asentamientos, produciendo alimentos saludables, conocen la dificultad de la vida en las periferias de las ciudades grandes y medianas del país. Así, los vínculos entre el campo y la ciudad se fortalecen a finales de 2020.

Ceres señala que, desde el punto de vista de la batalla de ideas, 2020 fue un año muy importante, “tanto desde el punto de vista de la crítica como desde el punto de vista de anunciar lo que podemos y estamos construyendo como alternativa para el pueblo brasileño ”. El plan de emergencia, “apuntando al eje fundamental de la tierra y el trabajo, la producción de alimentos saludables, el cuidado de la biodiversidad, los bienes naturales y la vida, y este cuidado de nuestras relaciones humanas, apunta a una salida concreta para la socie

Te puede interesar

Deja un comentario