Home Opinión Apología de la historia de los vencedores: la ceguera de Tomás Mosciatti