Home Protagonismo social y Ciudadanía Ancud levanta la voz por Aysén y reflexiona sobre Chiloé

Ancud levanta la voz por Aysén y reflexiona sobre Chiloé

por Patricio Rivera

Por Rodolfo Norambuena Fernández / Revista El Chucao

El levantamiento ciudadano en la región de Aysén y sus demandas no han pasado desapercibidas en Chiloé. Es así como el Movimiento Ancuditano por la Educación (MAE) ha realizado ya dos actividades en apoyo a sus demandas. Sin embargo, no solo se trata de apoyar al vecino del sur, sino que también llamar a la reflexión sobre las similitudes de las demandas de Aysén con la realidad de Chiloé.

La semana comenzó con un “caceroleo” en Ancud, para luego dar paso a una marcha realizada el día jueves, la cual partió desde la Plaza de Armas y recorrió el centro de la ciudad con unas 200 personas.

Carteles alusivos a las demandas aiseninas y gritos de apoyo sorprendían a los transeúntes del centro de Ancud. Mientras, caras de extrañeza observaban la columna de personas que alzaba la voz por Aysén, tratando de explicarse ¿por qué aquí?

Un hombre que pasa caminado al lado de la marcha le comenta a un niño (asumo que es su hijo), “andan puro hueviando, reclaman puras huevás’”.

Puro “hueviando” me pregunté mientras se alejaba el hombre. Puras “huevás”?

No deja de ser extraño que alguien se moleste o hable mal de un acto solidario. No deja de ser extraño que alguien desconozca la tremenda similitud entre la forma en que viven los aiseninos y los chilotes.

¿Es que acaso la gasolina y el transporte en Chiloé son baratos?, ¿cuánto nos cuesta viajar a Puerto Montt en la actualidad?, ¿qué posibilidades de educación universitaria tenemos en Chiloé?, y si hay, ¿son suficientes? ¿Qué pasa en Chiloé si alguien se enferma gravemente? ¿Creemos que el sueldo mínimo alcanza para vivir en esta provincia? ¿Realmente nos sentimos partícipes de las decisiones que se toman y afectan los destinos de nuestras vidas en esta isla?

No, no creo que uno ande puro “hueviando`”.

Hoy Aysén está consciente y activo, está unido y convencido de que es necesario transformar la realidad en que viven. Eso es un ejemplo, eso es un camino.

En el andar de la marcha, muchas personas también se unieron, otros saludaron desde sus casas y algunos tocaron las bocinas de sus autos.

Es que hoy Chiloé ya está reflexionando, ya está pensando y pensándose de forma distinta. Preguntándose cuándo despertamos nosotros, cuándo dejamos de competir entre comunas, cuándo actuaremos desde nuestra diversidad, pero como un solo Chiloé.

La posición del MAE

El Movimiento Ancuditano por la Educación tomas las calles de Ancud el año pasado en el marco de las manifestaciones nacionales del Movimiento Estudiantil, generando en la comunidad ancuditana el apoyo (en otros el rechazo) sobre las demandas de una educación gratuita y de calidad al alcance todos/as.

Jóvenes universitarios y secundarios se unieron en un trabajo que pretende transformar la realidad de la educación en Chile.

En este sentido, y en algo que es percibido como un acto lógico y en consecuencia, son estos mismos jóvenes los que levantan la voz en Ancud, invitando a reflexionar a la comunidad sobre Aysén y Chiloé, sobre la injusticia y las luchas por una vida más justa y digna.

Fernando Gómez, integrante del MAE y vocero de la organización explica que “el MAE al hacer estas convocatorias, en primera instancia, busca solidarizar y mostrar apoyo a un movimiento social totalmente legítimo y fuerte, del cual hemos aprendido bastante y nos gustaría, e incluso creemos necesario, debiese replicarse en nuestra comuna y provincia, porque haciendo una comparación del contexto socio-político de las dos zonas, no encontramos grandes diferencias, y este tema es el segundo objetivo que pretendemos alcanzar, que es hacer una invitación a la reflexión, a que las personas hagan este mismo ejercicio de comparar ambas realidades y conocer las demandas para darse cuenta de que nosotros tampoco tenemos universidad pública de calidad, educación (en todos sus niveles) y salud de calidad, una calidad de vida que va en desmedro de otras grandes inversiones como el mall, casino, parque eólico y otras obras que solo beneficiarán a sectores reducidos, por identificar solo algunos problemas.”

La ciudadanía organizada de Aysén ya identificó sus problemas, de los cuales se desprenden 11 demandas referidas a lograr 1)rebaja sustancial a los combustibles, 2)salud de calidad, 3)equidad laboral, 4)participación ciudadana vinculante, 5)universidad pública regional, alta cobertura y calidad de la educación en general por la vía del sistema de diferenciado de financiamiento, 6)administración y regionalización de los recursos naturales (hidrobiológicos, agua, minería y suelos), 7)empoderamiento de la pesca artesanal regional, 8)canasta básica y mejoramiento de calidad de vida, 9)subsidio al transporte e integración física, 10)programa de desarrollo del pequeño y mediano campesino rural y 11)una política de vivienda regionalizada y pertinente a la realidad territorial.

¿Alguien podría pensar todavía que están locos los ayseninos haciendo esto y que los ancuditanos, y chilotes en general, que los apoyan andan puro ‘hueviando’”?

“Vivimos en una comuna que está en decaimiento económico, en la cual la delincuencia provocada por el abandono y la desigualdad, crece cada día más (situación que también se vive en Aysén); una comuna donde los jóvenes que tienen el privilegio de acceder a la Educación Superior, no vuelven a su tierra por falta de oportunidades laborales (otra coincidencia con los hermanos Ayseninos)” agrega Gómez.

¿Y dónde están los “grandes”?

Las transformaciones sociales se hacen en conjunto, de eso creo que no cabe duda. Y da la impresión de que siempre son movilizados los cambios por la gente más joven.

Sin embargo, sería una gran irresponsabilidad de parte de los “grandes” que todos estos cambios, que creo se estiman necesarios por una gran mayoría, los dejemos solo en las manos de los jóvenes.

Los compromisos de transformación social deben ser asumidos por el conjunto de la sociedad, por lo actores de distintos ámbitos y por representantes de diversos sectores.

¿Guardaremos silencio?, ¿omitiremos nuestra opinión?… ¿A qué le tememos?

¿Dónde queda ese orgullo chilote que hacemos sentir donde quiera que vayamos cuando se trata de cuidar y desarrollar el territorio para TODOS?

Terminando la marcha

Luego del recorrido por la ciudad junto a los del MAE, la marcha llega de vuelta a la plaza. Mágicamente se encuentra en la glorieta una banda musical que nadie sabe de dónde salió. Los micrófonos están dispuestos y la banda accede gustosa.

Entonces, el vocero del MAE sube a las escalinatas de la glorieta y toma el altavoz, explicando las razones de la marcha a la gente que está en la plaza, un punto de encuentro, no cabe duda, e invitando a todos/as los presentes a seguir informándose y reflexionando sobre el tema. Luego será el tiempo de la acción.

Los jóvenes músicos reafirman las palabras del vocero. El arte tiene algo que decir sobre el tema también.

Comienzan a sonar las primeras melodías. Un sentimiento de alegría, a pesar del tema, recorre el ambiente.

No estamos solos, hoy somos más.

La lucha es justa, no tenemos miedo.

Veo un padre con su hijo al lado mío y sonrío al escuchar que le comenta porqué la gente protesta y porqué hay que sumarse.

te puede interesar