Home DDHH Abogada y familiares valoran fallo que decretó prisión efectiva para culpables de masacre de Mulchén

Abogada y familiares valoran fallo que decretó prisión efectiva para culpables de masacre de Mulchén

por sedec


La Corte de Apelaciones de Concepción aumentó las penas a presidio efectivo para los responsables de los delitos de homicidio calificado y secuestro calificado de 12 trabajadores forestales de Mulchén, que fueron detenidos, ejecutados y hechos desaparecer los días 5, 6 y7 de octubre de 1973.
Marina jugaba con sus hermanos afuera de su casa, en el fundo Carmen Maitenes, aquella tarde del 6 de octubre de 1973. Su padre, José Lorenzo Rubilar Gutiérrez almorzaba para regresar a su trabajo en la Reserva Forestal Malleco. Fue cuando los niños se percataron de la presencia de un grupo de hombres a caballo vestidos con uniforme militar. Llamaron a su madre y al acercarse a la casa, preguntaron por su padre. “Lo invitaron a acompañarlos, revisaron la casa y se lo llevaron”. Fue la última vez que lo verían. Más tarde sabría que a sus tíos, Florencio y José Gregorio también los habían detenido, así como a otros 15 trabajadores y obreros agrícola y forestales de los fundos El Morro, Carmen Maitenes y Pemehue, en un operativo que se convertiría en una masacre.

Los detenidos fueron ejecutados y después enterrados a orillas del Río Renaico, en fosas clandestinas. Si bien los familiares supieron dónde estaban, por temor no dijeron nada. Fue solo en 1979, luego de los hallazgos de Lonquén y de Yumbel, cuando Pinochet dispuso mediante la “Operación Retiro de Televisores”, el levantamiento de todos los restos enterrados para hacerlos desaparecer definitivamente, que la verdad empezó a salir a la luz.

En esa larga lucha por la verdad y la justicia, la decisión de la Corte de Apelaciones de Concepción, emitida el 31 de diciembre, devolvió la esperanza a Marina, que preside la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y Ejecutados de Mulchén.

“Como comienzo de año fue la mejor noticia, esta resolución que esperábamos hacía varios meses. Hemos esperado tantos años por justicia para nuestros familiares, pero la alegría mayor es el aumento de las pena que los asesinos deberán pagar por estos horrorosos asesinato de personas que no hacían daño a nadie solo pensar distinto”, fue lo primero que comentó la emocionada hija de José Lorenzo Rubilar, que tenía solo 33 años al momento de su asesinato.

Si bien sabe que el dolor de estos años no se mitigará con los años de presidio decretados para los 11 condenados, lo que sí rescata es que las muertes de su padre, sus tíos y sus compañeros de labor no quedarán impunes. “Que la justicia tarda pero llega y que la perseverancia tiene sus frutos, solo queda esperar el plazo último para que los asesinos queden tras las rejas”.

Porque la Corte de Apelaciones elevó las condenas que en primera instancia había dictado el ministro en visita para causas de derechos humanos, Carlos Aldana, decretando prisión efectiva.

Así, Jacob Ortiz Palma, Juan Higueras Alvarez, Osvaldo Díaz Díaz y Héctor Leonel Saldaña, fueron condenados como coautores de 12 delitos de homicidio calificado a la pena de 15 años y un día en su grado máximo.

Mientras que José Iturriaga Valenzuela, Jaime Müller Avilés, Julio Fuentes Chavarriga, Luis Palacios Torres, Juan Balboa Ortega, Jaime García Zamorano y Julio Reyes Garrido, a 10 años y un día como coautores del delito de secuestro calificado y a 5 años y un día como encubridores de los delitos de homicidios calificados.

Al mismo tiempo, todos fueron absueltos del delito de inhumación ilegal.

Para la abogada querellante, Patricia Parra ha sido muy relevante que se haya condenado a presidio efectivo en el marco de la “Operación Retiro de Televisores”.

“Este hecho no podía quedar impune, su investigación significó poder establecer la relación directa que había entre las muertes y desapariciones del año 73 con este operativo de eliminación de todo tipo de antecedentes respecto de los ilícitos que se habían cometido”, explicó la abogada.

Agregó que se ha logrado “establecer con certeza la participación en calidad de encubridores de los miembros del Servicio de Inteligencia del Regimiento de Los Ángeles en el año 79 que significó la desaparición definitiva de los cuerpos de los trabajadores forestales de los fundos Carmen Maitenes, Pemehue y el Morro, de la comuna de Mulchén”.

En todo caso, aún falta por conocer el pronunciamiento de la Corte Suprema a donde con toda seguridad acudirán los condenados.

escrito por TBB

te puede interesar