#25N: Libertad, igualdad, sororidad

En el Día Internacional en contra de la Violencia Patriarcal, la imagen que encabeza esta crónica, registrada hoy en la mañana frente al Congreso Nacional, simboliza la unidad en la acción de los sectores feministas, de los trabajadores y trabajadoras, y del pueblo rebelde en general, en la lucha unitaria desarrollada en este período de rebelión popular que comenzó el 18 de octubre.

Las movilizaciones desplegadas por millones de chilenos y chilenas han ido lentamente incorporando dos conceptos centrales en pos de la liberación. Por un lado está el anticapitalista, que se manifiesta en el rechazo total al modelo neoliberal consagrado en la Constitución de 1980, y por otra parte el carácter antipátriarcal, que durante estos últimos años los Movimientos Feministas han logrado incorporar como elemento fundamental si de verdad se quiere hacer una revolución integral, ya que ambos conceptos representan elementos esenciales del poder de dominación de la sociedad actual.

“Fin al modelo neoliberal” y “La revolución será feminista o no será”, son consignas presentes en numerosos lienzos y pancartas que han inundado las calles de nuestro país, desde hace ya varios años.

El Bloque Sindical de la Mesa de Unidad Social, convocó a la realización de un paro sectorial para el día de hoy, junto a movilizaciones de distinta índole que desarrollen las distintas organizaciones populares que la integran, para preparar en forma eficaz la nueva Huelga General que se concretará mañana 26 de noviembre.

Por otro lado, la Red Chilena Contra la Violencia Hacia las Mujeres, junto a la Coordinadora 8 de Marzo, La Organización Pan y Rosas, y otras colectividades feministas, convocaron para esta tarde a una movilización para repudiar la violencia de todo tipo – y en todos los planos – que se ejerce en contra de las mujeres, violencia que tienen su origen precisamente en la estructura patriarcal del modelo económico, social y cultural imperante, no solo en nuestro país, sino a nivel mundial.

Hoy a mediodía, un gran número de porteñas y porteñas se congregaron nuevamente en el bandejón central de la Avenida Argentina, frente al Congreso Nacional, para expresar su rechazo absoluto al acuerdo alcanzado por parlamentarios y el gobierno, exigiendo soluciones inmediatas a los innumerables abusos que se arrastran por décadas y que se traducen en pensiones miserables, sueldos indignos, trabajos precarios, discriminación de género y de todo tipo, desigualdades exageradas, educación y salud indigna, depredación de los recursos naturales, destrucción de ecosistemas, contaminación del medio ambiente, y un largo etcétera. Todos estos problemas concretos que sufre la mayoría de la población del país, manifestaron las y los dirigentes que hicieron uso de la palabra en dicho sector, “son consecuencia de un modelo económico que favorece a un porcentaje mínimo, a un elite, razón por la cual se necesita la realización de una Asamblea Constituyente con protagonismo popular total, que termine con el modelo neoliberal imperante.”

Un grupo de mujeres encapuchadas realizó una performance frente a un de las puertas de acceso al Congreso Nacional, acuclillándose y orinando en el lugar, lo que se puede interpretar como: una acción de repudio al edificio que representa el poder político y patriarcal, marcar de cierta manera un territorio por fuera de lo institucional en una posición de parto ancestral, como una forma simbólica de “parir un mundo nuevo”.

La fraternidad y la solidaridad, o en este caso la sororidad, son componentes fundamentales en este proceso de liberación que las chilenas y chilenos llevan adelante resueltamente. Así quedó demostrado en la multitudinaria marcha que copó esta tarde las calles de Valparaíso, en la que alrededor de 20.000 personas, la gran mayoría de ellas mujeres, se congregaron en Plaza Sotomayor y Plaza Victoria, para confluir en una sola marea rebelde feminista y dirigirse por Avenida Pedro Montt hacia el Congreso Nacional.

En las inmediaciones del edificio legislativo fueron violentamente reprimidas por las Fuerzas Especiales de Carabineros, pero, sin miedo, una “primera línea de mujeres” resistió con escudos los primeros embates en dicho lugar, mientras la multitud se desplazó por distintas calles del puerto, esquivando los embates de las fuerzas represivas para continuar manifestándose con banderas violetas y pañoletas verdes flameando altivas, rebeldes y libertarias.

El “Día Internacional de la Eliminación de la Violencia en contra de las Mujeres” se instauró durante la realización del Primer Encuentro Feminista de Mujeres Latinoamericanas y del Caribe, en homenaje a las tres hermanas Mirabal, luchadoras de República Dominicana que fueron asesinadas por la dictadura de Rafael Trujillo el 25 de noviembre de 1960. Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, representan en esta ocasión a “Libertad, Igualdad, Sororidad”, mientras hoy nuevas “mariposas rebeldes” siguen manteniendo viva su memoria y su ejemplo de lucha.

Guillermo Correa Camiroaga, Valparaíso 25 de noviembre 2019

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *