Home Opinión “Assanginato”: Del asesinato del personaje a la realidad