Yo no soy Charlie, je ne suis pas Charlie

Por Leonardo Boff

Hay mucha confusión acerca del atentado terrorista en París, que mató a varios caricaturistas. Casi solo se oye un lado y no se buscan las raíces más profundas de este hecho condenable pero que exige una interpretación que englobe sus varios aspectos ocultados por los medios internacionales y por la conmoción legítima de cara a un acto criminal. Pero eso es una respuesta a algo que ofendía a millares de fieles musulmanes. Evidentemente no se responde con el asesinato. Pero también no se deben crear las condiciones psicológicas y políticas que lleven a algunos radicales a echar mano de medios reprobables sobre todos los aspectos. Publico aquí un texto de un padre que es teólogo e historiador y conoce bien la situación de la Francia actual. El nos ofrece datos que muchos tal vez no los conocían. Sus reflexiones nos ayudan a ver la complejidad de este anti-fenómeno con sus aplicaciones también a la situación en Brasil: Leonardo Boff.

Yo condeno los atentados en París, condeno todos los atentados y toda la violencia, a pesar de que muchas veces se puede maldecir y despotricar en medio de discusiones, soy de paz y me esfuerzo por tener autocontrol sobre mis emociones …

Recuerdo la frase de John Donne: “La muerte de cada hombre me disminuye, pues hago parte de la humanidad; y es porque nunca me pregunto por quién doblan las campanas: es por mí “. No creo que ninguno de los caricaturistas “mereció” ser fusilado, nadie merece, creo en el cambio en la evolución de la conversión. En ningún momento, quería que los dibujantes de Charlie Hebdo muriesen. Pero yo quería que evolucionaran, que cambiaran … aún estoy avergonzado por los ataques a la verdad, a la buena prensa, a la honestidad, que la revista Veja, la Globo y otros medios en la prensa brasileña promovieron en esta última elección.

La Charlie Hebdo es una revista importante de Francia, fundada en 1970, es más o menos lo fue el Pasquín. Eso allá en Francia. 90% del mundo (incluido yo mismo) sólo conoció a Charlie Hebdo en 2006, y ya en una manera muy negativa: la revista a publicó las caricaturas del diario danés Jyllands-Posten (identificado como “liberal-conservador”, es decir, la derecha Europea). ¿Y por qué hizo eso? Oficialmente, en nombre de la “libertad de expresión”, pero hay más …

El editor de la revista en ese momento era Philippe Val. El mismo que escribió un texto en 2000 llamando a los palestinos (¡Sí! Y todo el pueblo) de “incivilizado” (lo que generó críticas de la revista colega Mona Chollet (críticas que fueron resueltas con la renuncia sumaria de ella). Él estaba al mando hasta 2009, cuando fue sustituido por Stephane Charbonnier, conocido sólo como Charb. Fue bajo su mando que la revista ha intensificado sus cargas relacionadas con el Islam, sobre todo después del ataque que la revista sufrió en 2011 …

Francia cuenta con 6,2 millones de musulmanes. Son en su mayoría inmigrantes de las ex colonias francesas. Estos musulmanes no están insertados igualmente en la sociedad francesa. La gran mayoría es pobre, legada a la condición de “ciudadano de segunda clase”, víctimas de prejuicios y exclusiones. Después de los atentados al World Trade Center, la situación empeoró.

Algunos llaman a los dibujantes muertos “héroes” o de los “gigantes de humor políticamente incorrecto”, muchos otros los llaman “mártires de la libertad de expresión”. Voy a poner en la cuenta del momento de emoción. Las caricaturas polémicas de Charlie Hebdo, como los comentarios políticos de columnistas de la Veja, son de pésimo gusto, pero eso no está en cuestión. El hecho es que ellas son peligrosos, criminales, por dos razones.

La primera es la intolerancia. En la religión musulmana, hay un principio que dice que el Profeta Mahoma no puede ser retratado de ninguna manera. Este es un precepto central de la creencia islámica, y la falta de respeto a eso irrespeta a todos los musulmanes. Haciendo un paralelo, es como si un pastor evangélico pateara a la imagen de Nuestra Señora para atacar a los católicos …
¿Cuál es el objetivo de eso? El propio Charb dijo: “Es necesario que el Islam esté tan banalizado como el catolicismo.” “Es necesario” ¿Por qué? Para qué?

Tenga en cuenta que él no está hablando de atacar a algunos individuos radicales, algunos puntos específicos de la doctrina islámica, o el fanatismo religioso. El blanco es el Islam, por sí solo. Hace décadas, los culturalistas ya hablaban del intento de imponer los valores occidentales a todo el mundo. Atacar la cultura ajena es siempre un acto imperialista. En la época de las primeras publicaciones, diversas asociaciones islámicas se sintieron ofendidas y decidieron demandar a la revista. Los tribunales franceses, famosos hace más de un siglo por la xenofobia y la intolerancia (véase el caso Dreyfus), como el STF (Corte Suprema) de Brasil, que fue parcial en las decisiones en las últimas elecciones y no juzgar con dos personas y dos medidas de caos de corrupción de políticos del PSDB o del PT, dieron dictamen favorable para la revista.

Era como un incentivo. Y la Charlie Hebdo abrazó este incentivo e intensificó las caricaturas y textos contra el Islam y contra el cristianismo, si tiene alguna duda, busque en Google y vea las publicaciones que ellos hacen, no tengo coraje para publicarlas aquí …

Pero hay otro problema aún más grave. La forma en que el periódico retrataba a los musulmanes siempre fue ofensiva. Los adeptos del Islam siempre estaban caracterizados por sus ropas típicas, y siempre portando armas o haciendo alusiones a la violencia, con juegos de palabras infames como “matar” y “explotar” …). Algunos argumentan que el objetivo era sólo “los individuos radicales”, pero desde el momento en que sólo esas personas son mostrados, se crea una generalización. No siempre existe una clara señal que indique que aquel musulmán es un desviado, ya que en la mayoría de los casos es sólo el desviado el que aparece. Es como si hiciéramos en Brasil una caricatura de un asaltante negro y dijéramos que no critica/estereotipa a los negros, solamente a aquellos negros que asaltan …

Y ahí colocamos ese tipo de mensaje en la sociedad francesa, con sus 10% de los musulmanes ya marginados. El poeta satírico francés Jean de Santeul acuñó la frase: “Castigat ridendo mores” (las costumbres se corrigen riéndose de ellas). La broma tiene este poder. Pero las bromas siempre son preconceptuosas, ella transmite y alimenta los prejuicios. Si ella siempre retrata al árabe como terrorista, la gente empieza a creer que todo árabe es un terrorista. Si ese árabe terrorista de los cómics se visten exactamente del mismo modo que su vecino musulmán, la relación de identificación-proyección se crea aunque inconscientemente. Los Comics, portadas y los textos de Charlie Hebdo promovían la islamofobia. Como toda población marginada, los musulmanes franceses son objeto de ataques de grupos de extrema derecha. Estos ataques matan personas. Decir que “Con una pluma No degollo a nadie”, como dijo Charb, es hipócrita. Con una pluma se predica el odio que mata a la gente …

Una de las defensas comunes al estilo de Charlie Hebdo es decir que ellos también criticaban a los católicos y los Judios …

Si otras religiones no reaccionaron a la ofensa, ese es su problema. Nadie está obligado a ser ofendido callado.
“Pero esa es razón para matar a los chicos!?”. No. Por supuesto que no. Nadie en su sana conciencia apoya los atentados. Los tres tiradores representan lo que hay de peor en la humanidad: la gente incapaz de dialogar. Pero el hecho es que el ataque pudo haber sido evitado. Bastaba con que la justicia hubiese condenado a Charlie Hebdo en el primer exceso, así como debería / debe sancionar a la Veja por sus mentiras. Trazando una línea diciendo: “A partir de este punto usted no debe pasar.”

“Pero eso es censura”, alguien argumentará. Y yo diría sí, es censura. Uno de los significados de la palabra “censura” es reprender. La censura ya existe. Cuando se decide que usted no puede salir simplemente inventando historias calumniosas sobre otra persona, eso es censura. Cuando decimos que ciertos discursos fomentan el odio y por eso deben ser evitados, como el racismo o la homofobia, eso es censura. O incluso situaciones más banales: cuando dicen que usted no puede utilizar cierto personaje porque él es propiedad de otra persona, eso también es censura. No toda censura es mala …

Quiero dejar en claro que no estoy abogando por la censura previa, siempre estúpida. No estoy diciendo que debería tener una lista de palabras / situaciones que deben ser prohibidas de humor. Estoy diciendo que cada caso debería ser juzgado. Los excesos deben ser castigados. No es “No hables”. Es habla, pero aguanta las consecuencias”. Y es mejor que las consecuencias vengan en forma de demandas judiciales que de balas de fusil o bombas.

Volviendo a Francia, hoy tenemos un país de luto. Sin embargo, algunos buitres son más expertos que otros, y ya comenzamos a ver lo que el atentado va a dejar. En un discurso, Marine Le Pen declaró: “la nación fue atacada, nuestra cultura, nuestra forma de vida. Fue a ellos que la guerra fue declarada”.

Este discurso muestra exactamente las raíces de la islamofobia. Para los sectores nacionalistas franceses (derecha, centro o izquierda), es inaceptable que el 10% de la población no tenga ningún interés en seguir “el modo de vida francés.” Esa colonia, que no se mezcla, que no abandona su identidad, es extremadamente incómoda. Frente a esto, se toma todo tipo de medida. Desde leyes que prohíben a los inmigrantes a expresar su religión … hasta caricaturas ridiculizando la forma de vida de los musulmanes! Muchos caricaturistas de todo el mundo dibujaron armas hechas con plumas para homenajear a las víctimas. De largo, el homenaje parece válido. Cuando llegan noticias de que los lugares de culto islámicos en Francia fueron atacados, uno de ellos con granadas!, en esa madrugada, la cosa pierde un poco la belleza. Es la respuesta al discurso de Le Pen, quien pidió a Francia declaran “guerra contra el fundamentalismo” (pero que resuena en los oídos de los xenófobos como “la guerra a los musulmanes”, y ella lo sabe).

Por todo eso, a pesar de lamentar y repudiar el acto de barbarie del atentado, no soy Charlie. Je ne suis pas Charlie.

*******

Traducción: José Mármol/ Signis ALC

Fuente: EVARED

Enlace relacionado: Je ne suis pas Charlie (Yo no soy Charlie)

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *